19 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Guardia Civil desmantela en la Operación Nongreta la mayor estructura de traficantes de armas de España, con más de 160 pistolas,fusiles y granadas

'El nieto del chófer de Hitler' surtía de armas de guerra a los cárteles de narcos del Estrecho

Exclusiva
/ Foto de la investigación de la Guardia Civil
Los especialistas de la Jefatura de información de la Guardia Civil han desmantelado la mayor organización de traficantes de armas que surtía a los narcos del Campo de Gibraltar. Armas que se emplearon en ajustes de cuentas y robos de droga. Entre los tres detenidos despunta Tilo, un alemán que se vanagloriaba de ser el nieto del "auténtico" chófer de Adolf Hitler.

Se llama Tilo, alemán de 54 años, pero no se consideraba uno más de los nazis que tras la caída del III Reich se refugiaron en la Costa del Sol. Él insistía en que era "el nieto del auténtico chófer del líder nazi Adolf Hitler" y siempre estaba dispuesto a contarle su historia a cualquiera que le escuchara. Así lo hizo en alguna ocasión, incluso en entrevistas radiofónicas.

Su compromiso con la causa nazi estaba fuera de toda duda. De cara al público regentaba un puesto de venta de parafernalia militar y nazi. Las camisetas con la cara de la activista y ecologista sueca Greta Thunberg con el rótulo de “persona Non Greta” en un juego de palabras para mostrar el rechazo a los ecologistas. Precisamente, esras camisetas eran uno de los artículos más vendidos del puesto y curiosamente terminaron originando el nombre en clave a la operación “Nongreta” de la UCE 3 del servicio de información de la Guardia Civil.

Sin embargo, según los expertos de la Guardia Civil, la venta de camisetas y de banderas filonazis no era la principal fuente de ingresos del nieto del chófer de Hitler. Su verdadera actividad consistía en surtir de armas de guerra a los cárteles de narcos del Estrecho, hecho por el que ahora se encuentra en prisión provisional.

Operación Nongreta

En la llamada “operación Nongreta” los guardias civiles han desmantelado la citada organización criminal en las localidades malagueñas de Coín y Alhaurín de la Torre, deteniendo a Tilo y a dos personas más, y se han incautado de un enorme arsenal de armas con más de 160 pistolas y subfusiles en perfecto estado de uso, además de montañas de munición, silenciadores, cargadores y hasta una granada anticarro de un kilo y medio de explosivo militar. El montante de las armas incautadas da una idea de la importancia y del peligro que entrañaba esta organización de traficantes nunca vista hasta ahora en España.

Armas requisadas durante la operación. 

Nada que ver con otras organizaciones de traficantes que venden armas de fuego por unidades y tras un encargo con meses de antelación. La trama desarticulada, según la Guardia Civil, ponía a disposición de las bandas de narcos un completo supermercado de armas de guerra que se entregaban al comprador sobre la marcha y en las cantidades requeridas, ya fueran pistolas o fusiles de asalto.

La forma de operar de la organización era bastante sencilla. Las armas se compraban en tiendas online de países del Este de Europa que se han hecho con los antiguos arsenales soviéticos. En concreto, la banda compraba en tiendas de la antigua Yugoslavia los fusiles M70, la copia yugoslava del exitoso Kalashnikov ruso, a 700 euros.

Son armas inutilizadas parcialmente pues sólo tienen invalidado el cañón, de forma que si el comprador tiene los conocimientos necesarios basta reemplazarlo para disponer de un fusil de asalto capaz de disparar 600 balas por minuto. La organización fabricaba los cañones y una vez puesta el arma en uso, vendía ese mismo fusil por un precio de entre 3.500 y 4.000 euros a través de su intermediario, un narco británico con contactos entre otros importantes narcos de la Costa del Sol.

El precio final del arma para los narcos era considerable, salvo si se tiene en cuenta, según los investigadores, “que par ellos es lo que normalmente se pueden llegar a gastar en una sola noche de juerga”. La organización de los presuntos traficantes también era sencilla. Uno de los detenidos es un ciudadano alemán que aparentaba ser un jubilado más entre sus compatriotas afincados en la Costa del Sol.

Arma requisada. 

Sin embargo, a sus 70 años, ya había cumplido 4 años de condena por hechos similares, en Alemania tenía pendiente otra acusación por un arsenal ilegal descubierto por la policía de Hannover. Aquí, en su casa de Coín, seguía dedicándose a su verdadera afición: manipular las armas de guerra para volver a ponerlas en perfecto estado de uso. Era “el manitas” de la organización y disponía de un taller de tal envergadura que se conectaba ilegalmente a la red eléctrica para no despertar sospechas por el elevado consumo de la maquinaria.

Tilo, el nieto del chófer de Hitler

El segundo de los cabecillas de la banda es, según la investigación, Tilo, el nieto del chófer de Hitler y su tarea era el almacenaje y ocultación de las armas. Durante el registro de su domicilio aparentaba cierta tranquilidad porque los guardias sólo hallaron una pistola con el número de serie borrado, sin embargo comenzó a mostrarse nervioso cuando le anunciaron que el registro continuaría en su nave de Alhaurín.

El detenido negaba conocer la nave, pero finalmente no tuvo más remedio que presenciar el registro y la incautación de más un centenar de armas en el local. El tercer arrestado es un súbdito británico que hacía de intermediario entre los alemanes y las bandas de narcos de la Costa del Sol.

Según la investigación, aprovechaba sus contactos como narcotraficante para vender las armas a otros narcos. Solía transportarlas en dobles fondos de su vehículo y operaba con tres pasaportes falsos.

La operación de la Guardia Civil gana aún más relevancia si se tiene en cuenta que en la Costa del Sol se cuenta una veintena de homicidios a tiros desde 2018, además de decenas de tiroteos relacionados con el tráfico de drogas. Azuzados por la presión policial, los narcos llevan ya unos años dedicándose a robarse la mercancía entre ellos (los famosos “vuelcos” de droga), secuestrando a otros narcos o familiares e incluso ajustando cuentas a tiros de la forma más salvaje.

Ajustes y vuelcos de droga

De hecho, la Guardia Civil ya ha confirmado el uso de las armas de esta organización de traficantes de armas en varios ajustes y vuelcos de droga, y se investiga si se usaron en el asesinato a tiros de una persona en Marbella en diciembre de 2019.

                                                                Armas requisadas durante la operación en la Costa del Sol. 

Sin embargo el aumento del tráfico de armas en España no es algo privativo de la Costal del Sol. En los últimos cinco años los especialistas de la UCE 3 de la Jefatura de Información de la Guardia Civil han llevado a cabo 87 operaciones contra traficantes de armas con más de 400 detenidos pero ante todo han conseguido retirar en España más de 4.000 armas de fuego del mercado negro evitando que se emplearan en todo tipo de actos delictivos con el peligro evidente que representan.

COMPARTIR: