30 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Además deja sin efecto la aplicación del artículo 100.2 por lo que el exduque de Palma tendrá que volver a dormir a la prisión de Brieva

La Audiencia Provincial de Baleares retira el tercer grado a Iñaki Urdangarin

Iñaki Urdangarin.
Iñaki Urdangarin.
Iñaki Urdangarin volverá a dormir en prisión cada día sin permisos como los que gozaba hasta ahora haciendo voluntariado en un centro de inserción. La Audiencia de Baleares ha aceptado el recurso de apelación interpuesto por el Ministerio Fiscal contra el auto del pasado 13 de agosto del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Valladolid y deja sin efecto la aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, manteniendo el segundo grado penitenciario.

Además la Sección Primera ha dictado una segunda resolución en la que estima el recurso de apelación interpuesto por la Fiscalía contra el auto de 3 de septiembre dictado por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Valladolid sobre la clasificación de grado de Iñaki Urdangarin. La Sala revoca la decisión del Juzgado y deja sin efecto la progresión al tercer grado penitenciario de Urdangarin, manteniéndose el segundo grado penitenciario.

Se cumple de esta manera lo ya adelantado por elcierredigital.com respecto a la obtención del tercer grado. El exduque de Palma tendrá que esperar a cumplir los plazos previstos por la ley.

El Ministerio del Interior, a través de Instituciones Penitenciarias, denegó ya el tercer grado a Iñaki Urdangarin, tal y como pedía con el beneplácito de la Junta de Tratamiento de la Prisión de Brieva donde cumple una condena de cinco años y diez meses por el caso Noos. Sin embargo, el exduque de Palma recurrió ante el Juez de Vigilancia Penitenciaria que le concedió el tercer grado, aunque no cumple los requisitos formales que se les exige a otros presos y por eso la Audiencia Provincial lo revoca ahora.

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria Número 1 de Castilla y León concedió la clasificación de tercer grado a Iñaki Urdangarin, condenado por el caso Noos. El juez Florencio de Marcos estimó así el recurso del preso que solicitó el tercer grado frente al acuerdo de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias que acordaba el mantenimiento en segundo grado penitenciario y le concedía un fin de semana más de salida al mes.

La Junta de Tratamiento de la prisión de Ávila había propuesto el paso de Urdangarin a este tercer grado pero Instituciones Penitenciarias se lo denegó en el mes de julio. La Fiscalía se había opuesto a su clasificación en tercer grado al no haber cumplido la mitad de la pena y debido a la lejanía del cumplimiento definitivo de la condena, previsto para abril de 2024.

En el auto el juez de Vigilancia Penitenciaria razonaba que "en este caso el interno ha estado es absoluto aislamiento y soledad desde su ingreso en prisión en junio de 2018 hasta septiembre de 2019, momento a partir del cual habría pasado, vía art. 117 RP, a disfrutar de unas salidas (dos en principio, ampliadas ulteriormente a tres) para realizar una actividad tratamental. Salidas que se han visto interrumpidas, meses después, hacia febrero de 2020 por razón de la actual pandemia".

El juez de Vigilancia también explicaba que la libertad condicional de Iñaki Urgangarin llegará en la primavera de 2022 y por tanto "sus posibilidades de acceso a la libertad condicional, vistas las numerosas actividades que realiza, será en el peor de los casos a las 2/3 partes, esto es el 1 de mayo de 2022, siendo posible, su adelantamiento por haber realizado actividades continuadamente actividades del artículo 90.2 b) del Código Penal, además de participado en programas de tratamiento, adelantamiento que podría alcanzar, una vez superada la mitad del cumplimiento, hasta 90 días por año de cumplimiento", reza el auto. Los cinco años y diez meses de condena de Urdangarin se cumplen en abril de 2024, pero mucho antes obtendrá la libertad condicional.

Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI, cumple una condena de cinco años y diez meses por delitos fiscales. 

Beneficios del tercer grado

El tercer grado permite a los presos ir a trabajar durante los cinco días laborables y acudir a dormir esas noches, solo durante ocho horas, a los Centros de Inserción Social (CIS) de la ciudad donde trabajan, pasando los fines de semana en sus domicilios que tienen oficializados ante Instituciones Penitenciarias. En caso de tener pulsera telemática adjudicada no tienen ni que acudir a los CIS correspondientes.

Cuando el exduque obtenga definitivamente el tercer grado, primero deberá presentar una oferta de trabajo y según el sitio donde este empleo esté situado -posiblemente Madrid o Vitoria- el marido de Cristina de Borbón debería ir a dormir a un centro penitenciario de régimen abierto cercano y tener establecido su domicilio ante Instituciones Penitenciarias en esta zona geográfica. Por eso, hace unos meses la familia Urdangarin-Borbón empadronó ya a su hijo mayor Juan Valentín en Madrid.

Un proceso aún lento

La decisión del juzgado de Vigilancia Penitenciaria fue recurrida por la Fiscalía, como explicamos antes ante la Audiencia Provincial de Palma, ya que el artículo 36.2 de la Ley Orgánica 10/1995 de 23 de noviembre del Código Penal es claro: "Cuando la duración de la pena de prisión impuesta sea superior a 5 años, el juez o Tribunal podrá ordenar que la clasificación del condenado en tercer grado de tratamiento penitenciario no se efectúe hasta el cumplimiento de la mitad de la pena impuesta". Es decir, el cuñado de Felipe VI debería cumplir al menos 35 meses, ya que Urdangarin fue condenado a 70 meses de prisión. Y por ahora solo ha cumplido 25 meses y algunos días desde que ingresó en junio de 2018 en la prisión de Brieva para cumplir la citada condena.

Hay que recordar que en anteriores ocasiones la Audiencia Provincial de Palma estimó los recursos interpuestos por la Fiscalía en contra de los permisos de fin de semana pedidos por Iñaki Urdangarin. La última vez fue contra el auto de 5 de marzo de 2020 dictado por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número uno de Valladolid que concedió a Iñaki Urdangarin el régimen de flexibilidad para que pudiera salir varios fines de semana al mes de prisión, según adelantó en su día Confilegal.

El pasado 1 de abril, en plena crisis sanitaria por la pandemia del COVID-19, ya la Audiencia Provincial de Palma revocó -previo recurso de la Fiscalía- la decisión del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid de flexibilizarle el segundo grado o régimen ordinario. Urdangarin quería acogerse al artículo 100.2, el mismo que disfrutan los presos condenados por el procés independentista, para tener permisos adicionales de salida dos fines de semana al mes.

De esta manera, la Audiencia de Baleares dejaba sin efecto la aplicación del artículo 100.2 del Régimen Penitenciario y, por lo tanto, dejaba sin efecto las salidas de dos fines de semana al mes que al principio iba a tener el marido de la infanta Cristina de Borbón. El Ministerio Público argumentó en su escrito que “lo relevante en este caso no es el tiempo de cumplimiento de condena” que lleva Urdangarín en el centro penitenciario de Brieva (Ávila), sino “las restricciones de vida ajenas al régimen que corresponde al interno, como si lo extraordinario fuera la norma”.

Urdangarin y su esposa, Cristina de Borbón.

 Iñaki Urdangarin ingresó en la prisión de Brieva el 18 de junio de 2018 para cumplir prisión por los delitos de prevaricación, malversación, tráfico de influencias, fraude y dos delitos fiscales en el marco del ‘caso Noós’.

Sin embargo, el marido de la infanta Cristina sí puede continuar saliendo de prisión para realizar labores de voluntariado en el Hogar Don Orione, de Madrid, algo que hace desde el pasado mes de septiembre de 2019, cuando el propio Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid le concedió un permiso de dos días a la semana, durante ocho horas cada día, para hacer voluntariado.

Un permiso luego ampliado a tres días a la semana, que ahora disfruta, aunque por motivo del coronavirus esas salidas se vieron paralizadas, aunque que ya las ha retomado este mes de julio. De momento, el cuñado del Rey disfruta de salidas programadas para hacer voluntariado en virtud al artículo 117 del Reglamento Penitenciario y de permisos de salida ordinarios.

Urdangarin entrando en Don Orione.

Estos permisos son de 36 días al año para los penados clasificados en segundo grado o de hasta 48 días para los que estén en tercer grado o régimen de semilibertad. Por el momento solo ha disfrutado de tres permisos ordinarios, ya que el tercero que tenía asignado este pasado mes de junio finalmente lo disfrutó este pasado mes de septiembre.

 

COMPARTIR: