02 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Decreto del Gobierno de este martes no permite el traslado de trabajadores de una comunidad autónoma a otra ni contratar afectados por los ERTES

Caos en el campo español: Se necesitan 150.000 temporeros para recoger la cosecha de fruta

Un temporero recoge fruta en Aragón.
Un temporero recoge fruta en Aragón.
La recolección de frutas y espárragos corre peligro, en general toda la Agricultura podría peligrar por el coronavirus ya que son necesarios 150.000 temporeros extranjeros para llevarla a cabo. Se podría suplir esta ausencia con mano de obra nacional, pero el Decreto del Gobierno no permite la contratación de personas afectadas por los ERTES ni que se trasladen de unas comunidades autónomas a otras, lo que imposibilita que la mano de obra local se haga cargo de toda la recolección.

La cosecha de 2020 de productos como los espárragos, cerezas, nectarinas o melocotones puede echarse a perder si no se flexibiliza el modelo de contratación recogido en un Decreto por el Gobierno de España este pasado martes.

El asunto es muy importante y no es algo pequeño porque eso podría repercutir tanto en el precio de estos alimentos a nivel del consumidor como en un posible desabastecimiento de ciertos productos en los supermercados. Si no se flexibilizan las medidas recogidas en el Decreto del martes mucha fruta y espárragos quedarán sin recoger, y por tanto su precio se disparará porque habrá menos que en anteriores campañas.

El problema es que Gobierno aprobó el martes en Consejo de Ministros un Real Decreto con una serie de medidas para supuestamente paliar la falta de mano de obra en el campo. En concreto, se flexibiliza la contratación de inmigrantes y parados para que puedan incorporarse a estos trabajos -en el caso de los desempleados, podrán seguir cobrando el paro- y ampliará el permiso de residencia a los temporeros que ya están aquí, por ejemplo, en la campaña de la fresa. Pero de poco sirve esta medida si no dejan que estos trabajadores se trasladen de Andalucía a Cataluña, por ejemplo.

Porque la prioridad de ahora es la campaña de recogida de la fruta de hueso (melocotones, cerezas y nectarinas entre otros), que comienza la semana que viene y faltan entre faltan entre 100.000 y 150.000 personas para cubrir esta recolección, según reconoció el propio ministro de Agricultura, Luis Planas.

El ministro de Agricultura Luis Planas.

El Real Decreto también explicaba que los trabajadores contratados pueden ser de términos municipal o los colindantes, "para evitar desplazamientos", según ha dicho el ministro, pero no permite el trasvase de trabajadores entre comunidades autónomas, fundamental para llevar a buen término la campaña de la fruta.

Además, la medida no se aplicará a los trabajadores afectados por los ERTES del coronavirus y aquí comienza el primer gran problema para los agricultores. Lo explica muy claramente Juan José Alvarez, Director de la organización Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA): "No tiene sentido que no se pueda dar trabajo a camareros, dependientes u operarios de fábricas que se han visto afectados por un ERTE de ahora por el coronavirus, en su mismo pueblo donde se va a recoger la fruta y están pidiendo trabajo ahora, el ministerio tiene que arbitrar alguna medida, eso es lo que hemos pedido".

Solo en las provincias de Lérida y Huesca faltan 50.000 temporeros para recoger la fruta. "Pedimos que se regule esa mano de obra de manera que se puedan distribuir los trabajadores por otras comunidades autónomas. No es lógico que quien está recogiendo la fresa en Andalucía no pueda irse después a Cataluña al melocotón como todos los años, es imposible regular la recogida si no hay libertad de movimientos de los temporeros y no tiene sentido no poder contratar precisamente a los parados más cercanos", añade Álvarez, que dice que en la base de datos de ASAJA hay unos 40.000 trabajadores apuntados que ya se ofrecen, "pero muchos no cumplen los requisitos marcados por Agricultura, por eso pedimos que maticen el Decreto y lo flexibilicen en alguna medida".

Juan José Álvarez, director de ASAJA.

Otra de las preocupaciones sería el posible desabatecimiento de los mercados, pero desde ASAJA se muestras optimistas sobre este asunto. "Esperemos que eso no se produzca y mucho antes se solucione esto, porque es evidente que quien hace los decretos no entiende de temas del campo ni que la fruta si no se recoge se pudre en el árbol", dice el Director de Asaja. Es lo que ha ocurrido en Extremadura con las ciruelas y nectarinas, que las últimas tormentas han destrozado prácticamente toda la cosecha cuando estaban a punto de recogerla y se ha echado a perder.

Las próximas zonas que esperan a los 150.000 temporeros son Cataluña, Valencia, Alicante, Murcia y Guadalajara. Precisamente en esta última provincia los problemas ya no son de futuro sino de presente, porque ahora mismo se está recogiendo los espárragos verdes. En este caso falta un 70 por ciento de la mano de obra extranjera con la que han venido contando cada año, casi toda de origen búlgaro. El cierre de las fronteras amenaza con arruinar la campaña.

De los espárragos al esquilado de ovejas

El presidente de la Asociación de Productores del Espárrago Verde en Guadalajara, Jaime Urbina, hizo un llamamiento a los trabajadores desempleados que quieran trabajar en la recolección. De momento, las cuadrillas solo cuentan por ahora con el 30 por ciento de personas que el pasado año.

Si se pudiese recoger toda la producción de espárragos que se espera, la estimación rondaría los 15 millones de kilos, similar a la del año 2019.  "Es imposible traer temporeros del Este europeo, tenemos que hacerlo con los que ya estén en España", asegura Álvarez a elcierredigital.com.

En este contexto además, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Almería denuncia en un vídeo que El Corte Inglés de El Ejido vende sandías y melones de Senegal y no producto nacional.

Esta denuncia podría considerarse una anécdota en otras circunstancias pero ahora es preocupante, ya que si no se logra recoger los productos del campo español los supermercados se verán en la necesidad de importar alimentos extranjeros y al COVID-19 se volvería a unir los viejos problemas de los agricultores españoles que hace meses salieron a las carreteras para denunciarlos.

En el Ministerio de Agricultura se han llegado a preguntar si peligra la vendimia a finales de agosto y primeros de septiembre. "Yo creo que queda lejos todavía y si ahora colaboramos todos y se facilitan las cosas seguro que encontraremos una solución mucho antes de llegar a la vendimia", asegura Juan José Álvarez, de ASAJA, que señala la preocupación también de los ganaderos para la temporada de esquilado: "Normalmente vienen cuadrillas enteras de Uruguay y Polonia y esas no van a llegar, pero hay que esquilar a las ovejas porque no pueden estar con la lana en verano porque contraerían enfermedades. Ese es el próximo problema que tenemos que solucionar".

COMPARTIR: