03 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En la mayoría de ocasiones el lavado de dinero de algunos territorios de Europa se realiza en países de África y a veces en España

El sistema 'Hawala': Utilizado por narcos y terroristas para realizar sus transacciones y lavar dinero

La Guardia Civil interceptó una gran cantidad de dinero en metálico en un banco ilícito del sistema hawala
La Guardia Civil interceptó una gran cantidad de dinero en metálico en un banco ilícito del sistema hawala
Este jueves la Guardia Civil desmanteló un domicilio en Málaga que servía como banco para diversas organizaciones de narcotráfico que lavaban dinero a través del sistema conocido como "Hawala", una palabra árabe que sirve para definir una transacción. Este sistema supone el uso de intermediarios de confianza de los narcotraficantes que almacenan grandes cantidades de dinero en metálico para solventar las transacciones de narcotráfico o compra de armas con el fin de no ser detectados.

Este jueves los agentes de la Guardia Civil desarticularon en Málaga una vivienda que era utilizada como un banco para las transferencias entre distintas bandas de narcos. El lugar disponía de grandes cantidades de dinero en metálico para realizar los pagos por los cargamentos de droga que adquirían algunas de las bandas adscritas a esa improvisada entidad bancaria.

Este sistema es conocido con el nombre de “hawala”, una palabra de origen árabe utilizada para referirse a una transacción. El encargado de este sistema puede ser un individuo o varios, solo se necesita dinero en efectivo y un lugar donde almacenarlo. El dinero en efectivo es un aspecto imprescindible ya que es más difícil de rastrear y permite realizar compras y pagos sin dejar rastro de la actividad. Los narcos depositan no solo su dinero en manos de estos individuos sino también su confianza. Cuando un narco en particular tiene que realizar una compra o pago, simplemente realiza una llamada a la persona que almacena su dinero para que la realice con el dinero en efectivo de su depósito.

La Guardia Civil interceptó un camión con 1,6 millones de euros en efectivo

En el caso de esta operación en Málaga, la casa que servía como depósito del dinero tenía reunido más de 1,6 millones de euros en efectivo. Esta organización movía tantas cantidades de droga que, según los agentes de la Guardia Civil, no solo compraban el producto a un solo cultivador, sino que tenían que realizar encargos a varios proveedores a quienes pagaban a través de este domicilio malagueño que servía como intermediario bancario. La mayoría de las peticiones de cargamentos de marihuana venían por parte de los Países Bajos.

En 2014 ya había sido desarticulada una banda que utilizaba este mismo sistema de transferencias que movía hasta 100.000 euros al día. "Es un sistema de enviar fondos a cualquier parte del mundo sin dejar rastro y de forma rápida. Se puede lograr en menos de un día. El origen del dinero puede ser legal o no", explica el investigador de terrorismo y crimen organizado, Alfonso Jiménez. Por otra parte, Juan Carlos Galindo, experto en prevención de lavado de dinero y financiación del terrorismo, explica que los intermediarios cobran una comisión muy pequeña por cada transporte, apenas 20 euros.

Es muy común que algunos de los intermediarios sean propietarios de pequeños negocios con los cuales puedan justificar ingresos pequeños de efectivo en cuentas bancarias convencionales. De esta manera logran burlar la seguridad financiera del país fraccionando los pagos procedentes del narcotráfico de manera que puedan ser ingresados periódicamente en entidades bancarias legítimas.

Esta organización desarticulada en 2014 blanqueaba el dinero realizando ingresos en cajeros automáticos siempre inferiores a la cuantía de 3000 euros. Mediante este método eran capaces de blanquear al día hasta 100.000 euros.

En algunos casos los narcos pagaban a indigentes o padres de familia en situación desesperada para que ingresasen cantidades más grandes de dinero en cuentas bancarias de personas o empresas con sede social en paraísos fiscales. Las personas contratadas para realizar estas transferencias utilizaban su propio nombre y así mantenían al verdadero propietario del dinero en el anonimato.

Hawala como método dominante en Europa

En Europa se ha instaurado toda una economía sumergida en torno al sistema hawala, que no solo se utiliza para poder realizar transacciones entre proveedores y distribuidores, sino que se ha utilizado para lavar grandes cantidades de dinero. En algunos casos el dinero no se almacena dentro de un mismo país, sino que se envía al exterior. Una persona que decide enviar dinero a otra en un país diferente llama a un corredor de confianza, denominado hawaladar, y este llama a personas de confianza que se encuentren físicamente cerca del destinatario del dinero.

Para evitar conflictos y que las relaciones de confianza, pilar principal del sistema hawala, se mantengan, el dinero debe correr en ambas direcciones de manera equitativa para que ninguno de los implicados ponga más dinero que otro. Las cadenas de intermediarios entre estas transferencias suelen estar conformadas por cientos de personas, lo que implica un cuidado especial a la hora de mantener las relaciones financieras.

En Holanda se lavan alrededor de 16.000 millones de euros al año con el sistema hawala

En casos mas inusuales se hace uso de un transportista de dinero al que se conoce como “hormiga”, quien es el encargado de pasar cantidades de dinero entre 5000 y 10.000 euros  y a cambio estos reciben 500 euros por el trabajo.

En Europa es el método predilecto para lavar dinero. Según el Centro de Investigación Científica de Holanda, en ese territorio se lavan unos 16.000 millones de euros al año. De los cuales la mitad provienen del narcotráfico. Lo que supone un equivalente al 2% del PIB durante el año 2018.

Por supuesto, los Países Bajos ya han tomado medidas para detectar operaciones con dinero utilizado a través del sistema hawala. La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) contabiliza cada año 6.700 millones de euros en transacciones sospechosas. Es por esto que todas las instituciones financieras deben reportar cualquier movimiento fuera de lo común que involucre grandes pagos con dinero en efectivo. Por ejemplo, la compra de un vehículo o vivienda con dinero en metálico. En 2018 la UIF recibió 400.000 sobre transacciones sospechosas.

Según los informes de la UIF, Amsterdam es la capital europea de las hawala. En 2014 la ONU estimó que la red financiera de contactos internacional era capaz de mover alrededor de unos 200.000 millones de euros al año a través de este sistema.

Todo ese dinero es lavado en el extranjero y vuelve a través Holanda en la forma de inmuebles, lo que mantiene el mercado de la vivienda de los Países Bajos en alza. Los informes relatan que una cuarta parte de se compran sin recurrir a hipotecas.

Para los Países Bajos es difícil lavar dinero de manera clandestina sin llamar la atención de las autoridades. Es por ello que deciden mover el dinero al exterior a países con extensiones territoriales más amplias o sencillamente con mayor posibilidad para realizar estas operaciones. Los países más populares para lavar dinero mediante el método hawala son Turquía, Marruecos, Dubái e incluso España y el efectivo atraviesa la frontera mediante coches, camiones o aviones.

También utilizado por el terrorismo

Al igual que ocurre con las guerrillas en Sudamérica, los grupos yihadistas se financian muchas veces con dinero procedente del narcotráfico. Muchas de las actividades de lavado de dinero que se realizan en países africanos están destinadas a la compra de armas y munición para cometer actos terroristas. Algunas de las actividades realizadas para financiarse van más allá de la droga, puesto que se incluyen el tráfico de armas, la piratería, el mercado del marfil y el contrabando de petróleo entre Marruecos y Argelia.

Los grupos terroristas utilizan el método hawala para financiar sus actividades

El ejemplo más sonado es el del grupo terrorista Al Qaeda Magreb Islámico que durante los años 2003 a 2013 consiguió unos 116 millones de dólares mediante actividades de secuestro. Según los analistas, las organizaciones islámicas vinculadas a grupos yihadistas logran ingresar al año 5.000 millones de euros. Todo este dinero es lavado mediante el método hawala al enviarlo a través del estrecho para ingresarlo en bancos ilegítimos regentados por practicantes islámicos residentes en España. Miembros de confianza de las células que no se dedican a los atentados, sino a financiar el comercio de armas para las operaciones de las células terroristas en otros países.

COMPARTIR: