20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Santiago Sánchez reclama 25 millones de euros a Atresmedia por usar sin permiso imágenes de su documental que realizó desde el hotel Villa Real

Las cuatro muertes de Felipe VI, el falso francotirador que simuló como matar al Rey cuenta la verdad de lo que sucedió

Santiago Sánchez, productor y documentalista.
Santiago Sánchez, productor y documentalista.
Santiago Sánchez Ramírez, guionista, productor y "experto tirador", que grabó un documental en el que simulaba un atentado contra el Rey Felipe VI el día de su coronación para demostrar los fallos en su seguridad, ha demandado a Atresmedia ante los Juzgados de lo Mercantil de Madrid. Acusa a la cadena de vulnerar sus derechos de propiedad intelectual y por daños morales, por lo que solicita una compensación de 25 millones de euros.

Santiago Sánchez Ramírez, el hombre que simuló un atentado contra el Rey Felipe VI el día de su coronación para demostrar los fallos en su seguridad, ha demandado a Atresmedia ante los Juzgados de lo Mercantil de Madrid por vulnerar sus derechos de propiedad intelectual y por daños morales, por lo que solicita una compensación de 25 millones de euros. Sánchez se defino como guionista, productor y "experto tirador".

La cadena de televisión está acusada por Sánchez de usar sin permiso las imágenes grabadas por él para demostrar cómo se podía haber matado a Felipe VI el día de su coronación. Las cintas habrían sido emitidas por los programas de La Sexta Más Vale Tarde (MVT) y los informativos de La Sexta Noticias sin autorización de su autor. El documental se titulaba "Investigación al límite-Los últimos días del Rey".

Una habitación en el hotel Villa Real

Para demostrar su tesis acerca de la falta de seguridad que rodeaba al jefe del Estado, Santiago Sánchez se alojó en la habitación 412 del hotel Villa Real, ubicado en la madrileña Carrera de San Jerónimo, frente al Congreso de los Diputados, el 23 de junio de 2014, el mismo día en que Felipe VI fue proclamado Rey. Ya instalado en la habitación plantó un trípode adaptado como arma de fuego de gran alcance y simuló disparar al Rey. También tuvo en su punto de mira a la infanta Leonor, heredera al trono, y a otras autoridades que acudían aquel día al acto de coronación de Felipe VI. En 2012 y 2013 realizó un experimento similar con la figura del ahora Rey Emérito Juan Carlos I, durante los desfiles de la Hispanidad. El reportaje de 2013 se tituló "El día que pude asesinar al Rey" y el de 2012 "Crónica de un terrorista".

El Rey Felipe VI el día de su coronación.

Tras conocerse la existencia del documental Sánchez fue denunciado por el club de fútbol Real Madrid, que también había sido objetivo del documentalista por la inseguridad en Valdebebas y denunciado ante la Audiencia Nacional. "Es raro, pero en la junta directiva del Real Madrid alguien dijo que no se me debía hacer denunciado, porque yo les ayudaba a hacer mejoras en la seguridad", explica Sánchez.

Fue juzgado en  2016 por un delito de depósito de armas y municiones de fuego y otro de tenencia de armas de fuego, por lo que la Fiscalía solicitaba 9 años de cárcel. El tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Nacional, que presidió el actual Ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, cuando era presidente de la Sala de lo Penal, lo absolvió. Las armas que encontraron en su poder no eran de guerra y tenía licencia para adquirlas. Y algunas de ellas eran simuladas.

En un principio, Sánchez fue imputado también por delitos de provocación al homicidio del Rey y enaltecimiento del terrorismo, pero se archivaron al quedar demostrado que no pretendía ni lo uno ni lo otro. "Previamente informé de lo que iba a hacer al Centro Nacional de Inteligencia y a la Policía, pero nunca me contestaron", explicó a elcierredigital.com.

Ahora en su reclamación ante la cadena de televisión, Sánchez Ramírez argumenta que Atresmedia hizo uso de su obra, "Investigación al límite", una producción audiovisual de dos horas, en varios de sus programas, de La Sexta, sin ningún tipo de autorización suya.

Una de las piezas titulada "Las cuatro muertes de Felipe VI" también se filtró con un informe y varias fotografías.  "Atresmedia tuvo mucho tiempo en la web el documental pero lo retiraron cuando recibieron el burofax", explica y recuerda que "aquello arruinó la productora que tenía, Santiman, porque tuve todo el material dos años retenido".

Demanda de 25 millones de euros

La demanda se apoya ahora en que "se hacen un total de once comunicaciones públicas de mi material en sus canales nacionales y lo retransmiten, además, internacionalmente a través de su web, donde lo dejaronn alojado», explicó y como "tenía la obra registrada puedo hacer la reclamación legalmente", añade.

Esta reclamación "está basada en una serie de sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que dicen que, por cada retransmisión, por diferentes medios técnicos, se ha de abonar una cantidad al autor. Es una demanda apoyada, además, en la jurisprudencia más actual del Tribunal Supremo", añade.

Cuando Sánchez llamó a La Sexta para pedir cuentas por la emisión de las imágenes dice que "me contaron que las imágenes estaban disponibles en la red, pero eso no es cierto como puede comprobarse, así que es de justicia, que quien se ha beneficiado de lo que no es suyo, compense al propietario legítimo", concluye.
COMPARTIR: