30 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

En 2002 el Presidente del Tribunal Supremo de Perú aseguró que la cantante pagó 80.000 dólares a Vladimiro Montesinos a cambio de la niña

La verdadera historia de la adopción de Isa Pantoja: Así fueron las andanzas de la tonadillera en el Perú de Fujimori

Alberto Fujimori e Isabel Pantoja con Chabelita en 1996.
Alberto Fujimori e Isabel Pantoja con Chabelita en 1996.
La vida de Isabel Pantoja Martín Jr. más conocida como Chabelita parece estar rodeada de escándalos desde el momento en que la tonadillera Isabel Pantoja decidió convertirse en su madre. La adopción de la pequeña, nacida en Perú, generó polémicas desde el principio, sobre todo cuando en 2003 la artista tuvo que prestar declaración en la Audiencia Nacional tras asegurar el presidente del Tribunal Supremo de Perú que Isabel Pantoja pagó 80.000 dólares a Vladimiro Montesinos a cambio de la niña.

Mientras se desarrolla la guerra entre Kiko Rivera y su madre Isabel Pantoja por Cantora y la herencia de Paquirri, Isa Pantoja más conocida como Chabelita, participa en un reality junto a su novio Asraf. Ajena a gran parte de la polvareda mediática, la joven ha decidido abrir el corazón a sus compañeros del concurso La casa fuerte, compartiendo con ellos algunos momentos que le han marcado de alguna manera así, ha recordado la entrevista que concedió su madre biológica, Roxana, a la revista Lecturas hace unos años.

“Mi madre estaba en la cárcel, y una mañana me llama mi repre y me dice: Oye, que mañana sale. Así, aparecer de la nada, a mí me demuestra que tiene interés, en plan dinero, porque si realmente le importo yo, me hubiera venido a hablar”, ha recordado. “No quise saber nada de ella porque si realmente me quieres encontrar tienes mi teléfono, sabes dónde encontrarmeMi madre lo que me dijo fue que si ella hubiera venido a Madrid y hubiera dicho: Quiero hablar con mi hija, ella no le hubiera dicho a esa mujer que no. Le hubiera dicho: Gracias por la hija que tengo. El problema fue cómo lo hizo”, continuaba.

Roxana, la madre biológica de Chabelita/ Lecturas.

Por su parte, Roxana ha vuelto a hablar para Lecturas. “Después de que ella sepa de mí, he perdido la esperanza de conocerla”, cuenta mientras recuerda que “no busco dinero”. Lo cierto es que la aparición de Roxana volvió a poner en los medios el asunto de la adopción de Chabelita. Cómo Isabel Pantoja se convirtió en madre por segunda vez siempre generó polémica e incluso, llegó a los tribunales.

Buscando ser madre en Perú

En octubre de 1995, como siempre Isabel Pantoja estaba en el ojo del huracán mediático. Su amistad con la también tonadillera María del Monte era uno de los asuntos favoritos de la Prensa del corazón del momento desde que meses atrás fueran fotografiadas juntas en una playa gaditana. Esas instantáneas provocaron la abrupta ruptura de la amistad entre Isabel Pantoja y la periodista Encarna Sánchez. Su relación, que tuvo un punto mercantil, hizo que la locutora de COPE enloqueciera bramando de ira y convirtiendo su micrófono en una tribuna desde la que arremeter contra Isabel y de paso, contra María del Monte.

En ese mes de octubre fue cuando la viuda de Paquirri se animó a volver a ser madre apoyada por María del Monte. Sin embargo, la tonadillera no sería de nuevo madre de forma biológica. Recurriría a la adopción. En esas fechas, durante una gira por Latinoamérica, el empresario que llevaba sus conciertos en Perú, Domingo Castro Garanchena, le recomendó que dejara el asunto de la adopción en sus manos. Castro Garanchena tenía excelentes relaciones con el entonces todo poderoso presidente andino Alberto Fujimori y con su mano derecha Vladimiro Montesinos. Ambos protagonizaron un periodo de la historia peruana marcada por la corrupción y el nepotismo. Fujimori y Montesinos acabarían en prisión.

Los recuerdos más felices de la vida de Chabelita al lado de María del Monte

Chabelita con María del Monte e Isabel Pantoja. 

En noviembre de 1995 vino al mundo en Cuzco Isabel Pantoja Martín ‘Chabelita’. Claro que no lo hizo con este nombre sino con el de Andrea Celeste. Su madre biológica, Roxana Giovana Luque Sala lo eligió en honor a la telenovela que seguía en esa época, María Celeste, y a la actriz que la interpretaba, la argentina Andrea del Boca. Ni Roxana ni el padre de la criatura, Juan Carlos Rodríguez Tintaya, podían hacerse cargo de la niña debido a su situación económica y optaron por darla en adopción.

Unos meses más tarde, Isabel Pantoja solicitó entrar en la lista de posibles padres de la pequeña. La justicia peruana da su aprobación y comienza a estudiar el caso aunque todo parece indicar que la cantante no tendría ningún problema para ello. Hasta tal punto parecía todo fluir adecuadamente que, tal y como publicó la prensa de la época, pasó unas semanas con la niña en un hotel. Es el 2 de mayo de 1996 cuando la Juez Margarita Aguirre da su visto bueno para que Isabel Pantoja se convierta en madre de la niña a la que  llamaría igual que ella.

Desde que la tonadillera puso sus pies en Perú para recoger a su hija se hizo evidente que contaba con el apoyo del Gobierno de la nación: Acude con el presidente Fujimori a visitar un orfanato público para contar lo bien que estaban allí los niños huérfanos y además, el Presidente acompaña a la madre y la niña hasta el aeropuerto para despedir a la artista a pie de pista y delante de la Prensa. En Madrid, quien la esperaba en el aeropuerto era María del Monte que se convertiría en la madrina de Chabelita. La niña daría sus primeros pasos ante las cámaras que no dejaban ni un minuto de seguir la vida de Isabel y María.

La adopción en los tribunales

Los problemas comenzarían más tarde, en 2002, cuando María del Monte había sido expulsada del circulo afectivo de la intérprete de Marinero de luces para unirse al empresario Diego Gómez. En mayo de ese año, el diario peruano Hoy aseguraba que la folklórica había pagado 80.000 dólares al entonces asesor presidencial peruano Vladimiro Montesinos a cambio de facilitar la adopción de Chabelita. Según ese diario fue el citado Domingo Castro quien hizo de contacto entre la artista y Montesinos.

Poder Judicial condena a 4 años a Vladimiro Montesinos | POLITICA | CORREO

Vladimiro Montesinos. 

Por si fuera poco, en enero de 2003, el entonces presidente del Tribunal Constitucional de Perú, Javier Alva Orlandini declaró en otros periódicos limeños que, efectivamente, la cantante pagó por la adopción de su hija. “Isabel Pantoja tuvo que pasar por las oficinas de Montesinos para facilitar el trámite de adopción” aseguró el magistrado ya que, según él, “durante el Gobierno de Fujimori (1990-2000) no hubo nada que no supusiera un ingreso económico para Montesinos”.

A finales de 2003 Isabel Pantoja compareció ante el juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco, a petición de las autoridades peruanas, ocasión en la que negó que cometiera irregularidades o pagara cantidad alguna para facilitar la adopción de su hija María Isabel. Además, aseguró que eligió el país americano para ser madre “porque en España les estaba prohibido adoptar a las viudas”. La investigación se cerró en 2004. El Tribunal Constitucional de Perú concluyó que no había pruebas contra Isabel Pantoja y que la adopción era legal. A pesar de esto sí quedó probado que la actriz y cantante mintió cuando dijo no haber conocido a Montesinos.

Julia Beatriz Escudero.

Sin embargo, el asunto no se enterró y en septiembre de 2006 la Fiscalía Anticorrupción de Perú reabrió el proceso de la adopción de la hija de la cantante. El Fiscal Anticorrupción, Jorge Chávez, tomó la decisión dos años después de que su colega Juana Meza lo archivara.

La reapertura se produjo a causa de una nueva denuncia presentada en 2005 por la expolicía Julia Beatriz Escudero, hoy recluida en el penal de Santa Mónica por múltiples casos de estafa, tras un tiempo en busca y captura. Beatriz Escudero se encargó de la seguridad de Isabel Pantoja durante las semanas que estuvo en Perú para tramitar la adopción de su hija. De hasta dónde llegaron los desvelos del Gobierno de Fujimori para proteger a la diva dan testimonio los fotógrafos españoles que se trasladaron hasta Lima y que se encontraron con formas de actuar muy contundentes para evitar que se retratara a la tonadillera. En 2003, cuando la Prensa española se hizo eco del proceso judicial que ponía en duda la legalidad de la adopción de Chabelita, Beatriz Escudero se paseó por los platós de las televisiones españolas a pesar de estar condenada por estafar 60.000 dólares a un casino con una jugada de póker fraudulenta e inculpada por sobornar a miembros del poder judicial de su país.

El asunto generó mucha controversia en Perú y llegó a poner en aprietos a alguna productora televisiva. Mientras, la exagente de policía sigue en prisión, la Justicia volvió a cerrar una vez más y esta vez para siempre, el caso de las irregularidades en la adopción de Chabelita, por falta de pruebas. 

COMPARTIR: