27 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Con datos del último estudio reciente son 3.679 personas las fallecidas de manera violenta, quitándose la vida, frente a las 1.943 en la carretera

La verdadera tragedia en España: mueren más personas suicidadas que en accidentes de tráfico

Un hombre víctima de intoxicación por pastillas.
Un hombre víctima de intoxicación por pastillas.
Son las cifras de una tragedia nacional. Casi 4.000 personas fallecieron en España víctimas de un suicidio, más muertos que por accidentes de tráfico, que no llegó a los 2.000, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) para nuestro país que se publicaron hace un par de año, último del que se dispone. En la estadística por sexos, los hombres sufrieron más esta lacra que las mujeres.

En el año 2017, el último del que se disponen datos, la tasa de suicidios aumentó un 3,1 por ciento, una cifra superior a la de los fallecidos en accidentes de tráficos en ese mismo año. Hasta 3.679 personas murieron de manera violenta quitándose la vida. El porcentaje de los hombres que se suicidaron fue de un 2,5 por ciento más con respecto al año anterior, mientras que el de las mujeres, creció todavía más aumentado un 4,3 por ciento la cifra del año precedente.

La estadística arroja un dato revelador. Por sexo, las principales causas de muerte externa en los hombres fueron el suicidio (2.718 fallecidos), las caídas accidentales (1.603) y los accidentes de tráfico (1.507). Y en las mujeres las caídas accidentales (1.454 fallecidas), el ahogamiento, sumersión y sofocación (1.450) y los suicidios (961).

Este dato desvela que las muertes por suicidio aumentaron en el año 2017, el último del que existen datos, en un 3,1% con respecto al año anterior, lo que supuso una cifra de 3.679 fallecidos durante todo 2017. Una cantidad superior a la de los muertos por accidentes de tráfico (2,8 por ciento) que fueron un total de 1.943. Estos son algunos de los datos correspondientes a 2017 que tiene en su página web el Instituto Nacional de Estadística (INE), en concreto dentro de la parte de Defunciones según la causa de Muerte.

En 2017, en España murieron un total de 424.523 personas, 13.912 más que en el año 2016 (3,4 por ciento más). De estas defunciones 214.236 eran hombres (2,5 por ciento más) y 210.287 mujeres (superior en un 4,3 por ciento).

Estas cifras sitúan la tasa bruta de mortalidad en 912,3 fallecidos por cada 100.000 habitantes, un 3,2 por ciento superior a la del año anterior, con bastante diferencia entre hombres y mujeres,  ya que la primera se situó en 938,4 fallecidos por cada 100.000 hombres (2,4 por ciento más) y la femenina en 887,2 (4 por ciento más). Por edades el colectivo más afectado fue el de hombre situados entre los 30 y los 39 años, ya que murieron 354 personas.

Muertes por causa natural

Señala el INE que en 2017 el 96,3% de las defunciones (408.686 personas, un 3,5% más que un año antes) se debieron a causas naturales. Las enfermedades del sistema circulatorio (infarto, angina de pecho...) se mantienen como la primera causa de muerte en 2017 (263,2 fallecidos por cada 100.000 habitantes), seguida de los tumores (243,4) y las enfermedades del sistema respiratorio (110,9).

Si se compara con el año anterior, los fallecimientos por afecciones del sistema respiratorio aumentaron un 10,3 por ciento; los del sistema circulatorio supusieron un 2,2 por ciento y los originados por tumores un 0,3 por ciento. Por sexo, los tumores fueron la primera causa de muerte en los hombres (300,1 fallecidos por cada 100.000, con un descenso del 0,2 por ciento) y la segunda en mujeres (188,8, un 1 por ciento más).

Mortalidad femenina

Las enfermedades del sistema circulatorio fueron la primera causa de mortalidad femenina (279,7 muertes por cada 100.000, un 2,8 por ciento más) y la segunda entre ellos (246,1, un 1,6 por ciento más). Por edades, entre los menores de un año, el 78,9 por ciento de las defunciones se debieron a afecciones perinatales y a malformaciones congénitas (56 por ciento y 23 por ciento, respectivamente).

Los tumores fueron la principal causa de muerte en los grupos de edad entre 1 y 14 años (30,2 por ciento del total) y entre los 40 y 79 años (44,3 por ciento). El segundo motivo en el grupo de 1 a 14 años fueron las causas externas (22,4 por ciento), mientras que entre los de 40 a 79 años fueron las enfermedades del sistema circulatorio (22,2 por ciento).

Las principales causas de muerte entre las personas de 15 a 39 años fueron las causas externas, entre las que destaca el suicidio con un 41,1 por ciento del total, y los tumores (23,8 por ciento). En los mayores de 79 años las enfermedades del sistema circulatorio (33,1 por ciento del total) y los tumores (17 por ciento) fueron los principales motivos.

Por sexo, las enfermedades isquémicas del corazón fueron la primera causa de muerte en los hombres mientras que entre ellas fueron las cerebrovasculares. Los tumores que más muertes provocaron volvieron a ser el cáncer de bronquios y pulmón, pese a bajar un 0,3 por ciento, y el de colon, que se redujo un 3,2 por ciento.

También aumentaron los suicidios por arrojarse a las vías férreas.

Por sexo, estos tipos de cáncer fueron los más frecuentes entre los hombres. Y, en ambos casos, ocasionaron menos fallecimientos que en el año anterior (un 2 por ciento y un 4,4% por ciento menos respectivamente).

Más mujeres con cáncer

Entre las mujeres, el cáncer con mayor mortalidad fue el de mama, que aumentó un 1,6 por ciento, seguido del cáncer de bronquios y pulmón (un 6,4 por ciento más). Éste último se sitúa, por primera vez, en segundo lugar entre las mujeres.

En 2017 se produjeron 15.837 fallecimientos por causas externas, 169 más que en el año anterior (1,1 por ciento), de los que 9.923 eran hombres (1,2 por ciento más que en 2016) y 5.914 mujeres (0,9 por ciento más).

El suicidio se mantuvo como la primera causa de muerte externa, con 3.679 fallecimientos, un 3,1 por ciento más que en 2016. Por detrás se situaron el ahogamiento, sumersión y sofocación (con 3.116 muertes y un aumento del 14,1 por ciento) y las caídas accidentales (con 3.057 y un incremento del 1,3 por ciento).

Por accidente de tráfico fallecieron 1.943 personas, lo que supuso un 2,8 por ciento más que en 2016. De ellos, 406 eran peatones y algo más de la mitad era mayor de 70 años. Por comunidades autónomas, las tasas brutas más elevadas de fallecidos por cada 100.000 habitantes correspondieron a Principado de Asturias (1.277), Castilla y León (1.195,8) y Galicia (1.182,3). Y las más bajas a las ciudades autónomas de Melilla (582,5) y Ceuta (658,9) y en Canarias (705,2).

COMPARTIR: