16 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La resolución contó con la oposición de PP y Cs y solo fue posible gracias al voto positivo de los socialistas en el Ayuntamiento de Madrid

El PSOE de Madrid, cómplice necesario del extraño regalo del software municipal CONSUL a una fundación holandesa

Pedro Barrero, concejal socialista partícipe de la trama Consul, observado por Begoña Villacís, de Ciudadanos Madrid.
Pedro Barrero, concejal socialista partícipe de la trama Consul, observado por Begoña Villacís, de Ciudadanos Madrid.
Pedro Barrero, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, fue el cómplice necesario para que el gobierno municipal saliente de la capital española se saliese con la suya in extremis y regalase el pasado 8 de mayo, apenas 20 días antes de las elecciones, un software propiedad de todos los madrileños a una oscura fundación con sede en la ciudad holandesa de Amsterdam.

Durante el debate en el pleno municipal extraordinario del pasado 9 de mayo, el grupo socialista aprobó sin matices la cesión del programa CONSUL, un software desarrollado por expertos informáticos contratados por el municipio para gestionar la participación ciudadana a través de la aplicación Decide Madrid. El pleno municipal aprobó, con gran controversia y la oposición de PP y Ciudadanos, la cesión gratuita de este programa a la Fundación Consul Democracy, radicada en Holanda y, además, sin ningún patrono español. Todo ello en connivencia y con la aprobación del PSOE en la ciudad de Madrid.

El punto 12 sometido aquel día a la aprobación de los concejales consistía en la "Propuesta del Área de Gobierno de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto para acordar la adhesión del Ayuntamiento de Madrid al Comité Consultivo de la Fundación Consul Democracy". Pedro Esteban Barrero, portavoz del PSOE en este tema, justificaba el voto favorable socialista en que "el PSOE sabe muy bien lo que tiene que hacer y desde luego cree en la democracia participativa directa", además aprovechaba para criticar el discurso previo de Silvia Saavedra, portavoz de Ciudadanos, que aprovechó para desenmascarar los planes del equipo de gobierno municipal en coalición con el PSOE.

Pedro Barrero, durante su toma de posesión.

Para Barrero, "Ciudadanos no se ha leído muy bien lo que es formar parte de este consejo consultivo (el de la Fundación), que lo forman representantes de organizaciones sociales de la sociedad civil. Los señores de Ciudadanos presumen de reunirse con estas organizaciones y ahora de repente tienen sus más y sus menos (sic) de incorporarse a una fundación que lo único que pretende, a nuestro juicio, es compartir experiencias y mejorar la democracia participativa en las ciudades y yo creo que eso es un bien para la ciudad de Madrid y creo que es un bien en el que debemos estar todos".

Continuaba el concejal socialista con su discurso: "Ustedes que presumen tanto de transparencia y de democracia, pues yo creo que deberían de estar contentos por entrar en una fundación que va a suponer en el futuro una mejor democracia participativa en esta ciudad. Por tanto apoyamos y compartimos formar parte de esta fundación en el consejo consultivo y el expediente ponía que no suponía ningún coste para la ciudad. Creo que es poner a la ciudad de Madrid a la altura de ciudades como París, Berlin, Londres o Amsterdam", pero sin explicar realmente por qué el PSOE defendía el regalo de Consul.

Silvia Saavedra, concejala de Ciudadanos.

El concejal Pedro Barrero tiene 53 años, estudió Formación Profesional en la rama de Artes Gráficas y Curso en técnicas de protocolo de la Escuela Internacional de Protocolo. Ha sido emprendedor de varios proyectos empresariales relacionados con el marketing y la publicidad desde 1984 hasta el año 2005. Desde el año 2000 es Asesor Técnico del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid en materia de Recursos Humanos, Servicios Sociales, Deporte y Juntas de Distrito. 

Es militante del Partido Socialista Obrero Español desde el año 1981  y de las Juventudes Socialistas desde 1983 desempeñando varias  responsabilidades en el ámbito regional y local en las Agrupaciones del Distrito Usera y de Latina donde he estado militando. Secretario de Programas, Calidad Democrática y Transparencia de la CER del PSOE-M desde el año 2015 a 2017. Además, en la actualidad es Secretario General de la Agrupación Socialista del Distrito de Latina PSOE Madrid. Barrero fue nombrado concejal en octubre de 2018, en sustitución de  Ramses Pérez, así que lleva apenas seis meses ocupando un cargo de responsabilidad municipal.

Retirado antes del orden del día

La adhesión a esta oscura fundación había sido retirada del punto 17 del orden del día de la última sesión ordinaria del Pleno de 30 de abril por el Delegado del Área de Gobierno de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, Pablo Soto. Tal y como ya contamos en elcierredigital.com, CONSUL es un software de código abierto ideado por cuatro personas que trabajaron para el Ayuntamiento de Madrid en el desarrollo de la plataforma Decide Madrid, de Participación Ciudadana.

El pasado 9 de mayo Soto defendió el proyecto argumentando que "el proyecto Decide Madrid llega a 35 países del mundo y casi 100 millones de personas (...). Nuestra colaboración es consultiva y no va a generar gastos al ayuntamiento".

Silvia Saavedra, concejala de Ciudadanos, respondió que "esa fundación se crea dos meses antes de las elecciones y nosotros no vamos a participar en este chanchullo, donde se le regala CONSUL con los datos de los madrileños, con dinero invertido en viajes, dietas y un servicio de atención telefónica para resolver dudas, todo con cargo al presupuesto municipal". "El truco está en la contratación externa a empresas de amigos del señor Soto, como la cooperativa Enreda, donde hay un técnico de Medialab, empresa municipal. Esta persona tiene dos sueldos, uno del ayuntamiento y otro de su empresa cooperativa. El ayuntamiento no pinta nada en una fundación que tienen intereses económicos reconocidos en sus estatutos", denunciaba Saavedra.

El patronato de la Fundación Consul.

Pero el PSOE, de manera inexplicable, apoyó y votó favorablemente esta propuesta, que salió adelante con los votos favorables de Ahora Madrid y socialistas contra los votos de Ciudadanos y del PP, que declinó defender su postura en el último pleno.

Hay que recordar que la Fundación objeto de crítica es Consul Democracy, radicada en la ciudad holandesa de Amsterdam y formada por patronos extranjeros para que gestionen y difundan la aplicación madrileña Consul usada en los procesos de Participación Ciudadana.

Un viejo conflicto

Ya el 18 de marzo de 2019 el grupo municipal de Begoña Villacís preguntaba al Ayuntamiento de Madrid quién era el propietario real de la aplicación Consul y su uso en el portal de Participación Ciudadana del ayuntamiento. Consul (acrónimo de consulta) es un software informático desarrollado por asesores externos en 2015, colaboradores de Podemos que habían desarrollado también la web de participación de la formación morada, tal y como ya contamos en elcierredigital.com, que trabajan como asesores y personal eventual con cargo a los presupuestos municipales. Consul se usa habitualmente para preguntar a los madrileños sobre los proyectos municipales a debate, como la reforma de la Plaza de España o la remodelación de la Gran Vía madrileña.

El 22 de marzo, apenas tres días después, Network Democracy, junto con otras seis organizaciones internacionales creaba en Amsterdam, Países Bajos, la Fundación "Consul Democracy", con un nombre mezclado entre la aplicación madrileña y Network.

Además de Network Democracy, con un holandés al frente, el consejo de la Fundación está formado por Fundacia Epanstwo (Polonia), Open Source Initiative (Estados Unidos), Mehr Demokratic (Alemania), Acces Info Europe (España), Danes Je Now Dan (Eslovenia) y Digidemlab (Suecia). Este comité cuenta con el asesoramiento de representantes ingleses, italianos, belgas, finlandeses, franceses, australianos y estadounidenses. En este maremágnum internacional desde el grupo municipal de Ciudadanos no sabían muy bien qué pintaba el Ayuntamiento de Madrid en todo esto.

El 26 de marzo la Fundación daba de alta sus estatutos en Amsterdam. Holanda es uno de los pocos países de la Unión Europea donde las fundaciones pueden realizar trabajos comerciales y no necesariamente son organizaciones sin ánimo de lucro, como sí ocurre en España.

El 27 de marzo el Ayuntamiento de Madrid contestaba al grupo de Ciudadanos que había preguntado qué pasaba, con evasivas, pero al mismo tiempo, la Dirección General de Participación Ciudadana llevaba a la Comisión correspondiente la aprobación de esta adhesión como "órgano consultivo" y presentaba el correspondiente expediente y toda la documentación.

La propuesta que finalmente se aprobó en el pleno del 9 de mayo recogía en su expediente que "para el Ayuntamiento de Madrid, compartir tecnología es el primer paso en la estrategia de compartir conocimiento, habiéndose reforzado este objetivo con la colaboración del ayuntamiento con entidades privadas sin ánimo de lucro que trabajan en los ámbitos de la participación ciudadana (...)". Más abajo añadían que "algunas de estas organizaciones han constituido el pasado 22 de marzo de 2019 la Fundación Consul Democracy".

 

COMPARTIR: