07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El secretario general del partido que lidera Santiago Abascal seguiría los pasos de Macarena Olona, que cambia el Congreso por la política autonómica

Javier Ortega Smith podría ser el 'paracaidista' de Vox en las próximas elecciones de Castilla-La Mancha

/ Javier Ortega Smith
Vox sopesa presentar a Javier Ortega Smith como candidato a la Junta de Castilla-La Mancha. El secretario general del partido que lidera Santiago Abascal asegura estar dispuesto a estar donde quiera la formación conservadora. Para ello, deberá dejar el Congreso de los Diputados y el Ayuntamiento de Madrid, consistorio en el que Rocío Monasterio previsiblemente será la candidata en 2023.

La influyente Rocío Monasterio "está incómoda en la Asamblea de Madrid", donde ejerce de puntal al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso "sin tener una consejería que llevarse a la boca", según indican fuentes cercanas. Es por ello que Vox sopesa situar a la hispanocubana como candidata a las elecciones municipales de Madrid en 2023, con el ánimo de que se convierta en la nueva vicealcaldesa de José Luis Martínez-Almeida.

Este cambio provocaría que quede libre el cartel a las elecciones autonómicas madrileñas del próximo año y que Javier Ortega Smith pueda emprender nuevos bríos. El secretario general de Vox, que ejerce al alimón como diputado en el Congreso y portavoz del partido en el Ayuntamiento de Madrid, podría seguir los pasos de Macarena Olona.

Si la alicantina se ha convertido en paracaidista para cambiar la Cámara Baja por la política autonómica, en su caso andaluza, el nombre de Ortega Smith suena para convertirse en candidato a las elecciones de la Junta de Castilla-La Mancha, que es una de las autonomías en las que el PSOE tiene posibilidades de retener el poder.

Rocío Monasterio, 'incómoda'

Monasterio reconoció en Es Radio que hay posibilidades de dejar el parlamento madrileño: "En la Asamblea hay una izquierda que no da ni para atizarles, son malísimos. Yo estaré donde más leña pueda darle a la izquierda, donde pueda repartir a los comunistas. Los que tenemos ganas de repartir, nos divertimos cuando podemos arrinconar a la izquierda".

Ortega Smith, preguntado por la posibilidad de lanzarse a la política castellanomanchega, dice que "ni sí ni no", ya que asegura estar al servicio de Vox y afirma que serán los órganos del partido los que elijan, siempre sin primarias y desde Madrid, a sus candidatos.

Y dice que lo que puede "dejar claro es que tenemos un elenco de candidatos de primer orden, gente muy preparada que conoce bien la tierra y se siente unida a los problemas de los castellanomanchegos, por lo que van a ser candidaturas muy potentes".

El secretario general de Vox, que en las últimas semanas ha visitado Ciudad Real o Albacete, no es la única carta que baraja el partido para intentar convertirse en el número dos de un Gobierno que lideraría el candidato del PP, Francisco Núñez, que aspira a recuperar Castilla-La Mancha para la derecha tras ocho años con el socialista Emiliano García-Page liderando la región.

Otra candidata que Abascal podría designar en Castilla-La Mancha es la diputada toledana Inés Cañizares, recién ascendida a adjunta a la portavocía de Vox en el Congreso tras la marcha de Macarena Olona.

Cabe recordar que la designación de Ortega Smith no es el único caso de paracaidismo político de Vox en la región, ya que el madrileño Rafa Lomana ejerce de diputado por Albacete.

Boda en Toledo y presente en Andalucía

El número dos de Vox asegura tener especial afecto por Castilla-La Mancha ya que el pasado año se casó en el toledano monasterio de San Juan de los Reyes con la mexicana Paulina Sánchez. El diputado agradeció a las puertas del monumento "las innumerables muestras de cariño que hemos recibido de familiares, amigos, conocidos y compatriotas que han hecho más especial, si cabe, este día. Es imposible responder una a una a tantas muestras de afecto, por ello queremos ofrecer este agradecimiento público a todos ellos".

Ortega Smith, el día de su boda en Toledo. 

Cierto es que antes de las elecciones castellanomanchegas llegarán las andaluzas, campaña en la que Ortega Smith está volcado. Vox arranco su precampaña en Málaga ante 3.000 personas y el diputado tiró de ironía al presentar a Olona como "la salobreña del año", guiño sobre la polémica de su controvertido empadronamiento.

La candidata aseguró que "en Andalucía comenzó verdaderamente la reconquista de España", y asegura que tienen "opciones reales de asumir la presidencia para que Andalucía se convierta en el foco de esperanza para toda España y que acabará con Santiago Abascal como presidente de España".

Olona reconoce que hace cuatro años permitieron "un gobierno para el cambio y mintieron". Eso sí, reconoce que no pueden decir "que no se haya producido ningún cambio, de momento han echado a un 10% de la red clientelar socialista, pero seguimos teniendo un 90% de enchufados".

La candidata asegura que "quien todavía no entienda que esto no va ni de derechas ni de izquierdas es que están muy perdidos. Cuando Andalucía pueda expresar en las urnas el castigo que merecen unos, y la esperanza que merecen todos, será un honor ser la presidenta".

Los sondeos pronostican que podría convertirse en vicepresidenta de Juanma Moreno, al que Olona afea que no haya cumplido un acuerdo que firmó con Vox para facilitar a la Policía Nacional los datos de personas migrantes en situación irregular que dispongan de la tarjeta sanitaria andaluza.

COMPARTIR: