20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Fiscalía Anticorrupción pide para el mayor de los hijos 29 años de cárcel por delitos que van desde asociación ilícita a blanqueo de capitales

La Audiencia abre juicio a los Pujol Ferrusola: La fortuna oculta de 'la familia' fuera de España

Toda la familia Pujol Ferrusola.
Toda la familia Pujol Ferrusola.
El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, ha acordado abrir juicio oral contra Jordi Pujol y sus siete hijos por delitos que van desde asociación ilícita a blanqueo, delitos fiscales, falsedad documental y hasta frustración de la ejecución. En este sentido, ha dado diez días al primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, para consignar una fianza de 7,5 millones de euros. Elcierredigital.com desgrana su fortuna oculta fuera de España.

El expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol Soley, así como sus siete hijos, se sentarán en el banquillo de la Audiencia Nacional por delitos de asociación ilícita, blanqueo de capitales, falsificación de documento mercantil, contra la Hacienda pública y frustración de la ejecución. En un auto fechado el 15 de junio, el juez Santiago Pedraz acuerda abrir juicio oral contra el clan y otras once personas, requiriendo además al primogénito de la familia, Jordi Pujol Ferrusola, que deposite una fianza de 7,5 millones de euros en diez días para cubrir las responsabilidades civiles que puedan derivarse del procedimiento. 

El 16 de junio de 2020, el anterior instructor ya propuso juzgar a los miembros de la familia Pujol Ferrusola por formar una organización criminal que, aprovechando su posición privilegiada de ascendencia en la vida política, social y económica catalana durante décadas, acumuló un patrimonio desmedido y presuntamente relacionado con ingresos económicos procedentes de actividades corruptas. Parte de los hechos investigados coincidieron con la etapa de Pujol como presidente catalán entre 1980 y 2003, tiempo en el que dirigió las actividades de la familia junto a su mujer, Marta Ferrusola. En el caso de ella se ha acordado el sobreseimiento por motivos de salud.

Ahora, la Fiscalía Anticorrupción pide para Jordi Pujol Ferrusola 29 años de cárcel y para su mujer, Mercé Gironés, 17. Por debajo queda su padre y expresidente de la Generalitat, para el que pide nueve. En cuanto a Josep, Pere, Oleguer, Oriol, Marta y Mireia, pide catorce años de cárcel para el primero y ocho para el resto. El escrito de la Fiscalía termina apuntando a una serie empresarios a los que acusa de cooperación necesaria en el blanqueo de capitales mediante la comisión de falsedades en documento mercantil, con lo que pide cinco años de cárcel para ellos y multas que, en el caso más alto, rozan los 50 millones de euros.

La fortuna oculta de los Pujol 

En junio de 2020, ante al argumento esgrimido por la familia de que la fortuna procede de la herencia de un abuelo, el entonces juez instructor, José de la Mata, ya destacó que no existen indicios sólidos para acreditar ese origen: “A lo largo de la investigación, no se ha aportado elemento alguno que permita contrastar la veracidad de esta versión, ni tampoco se ha suministrado explicación alguna razonable y contrastable por ninguno de las personas investigadas de esta familia sobre este particular”.

Las investigaciones llegaban a resultados positivos, pero muy lentamente, debido a la dificultad de las comisiones rogatorias enviadas a muchos y diversos países del mundo, donde los Pujol pueden tener escondida su inmensa fortuna. No obstante, finalmente recibieron los resultados y la instrucción pudo cerrarse. 

Jordi Pujol padre. 

Novedades que afloraron este pasado mes de diciembre gracias a un testigo protegido, hoy en prisión, y que fuera testaferro de esta poderosa familia catalana, cuando relató ante el Juzgado el procedimiento de las cuentas corrientes abiertas por los Pujol y los negocios familiares en Nueva Zelanda: "Saqué un extracto antes de entrar en prisión y son 179,5 millones de dólares de Nueva Zelanda", señaló.

Pero no es el único negocio de los Pujol fuera de España que se investigó por parte del juez José de la Mata. En el informe realizado por la Brigada Central de Investigación de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la UDEF, que obra en poder de elcierredigital.com, se habla de los distintos países donde los tentáculos de los Pujol han aterrizado y se han asentado, desde el continente americano al africano, desde México a Gabón.

Así, en la declaración de Cristian Gómez Martínez, designado por el Grupo Isolux para acudir a declarar ante la UDEF, se recogía lo siguiente: "Las relaciones de Jordi Pujol Ferrusola con el Grupo Isolux se remontarían al año 2000 y estarían relacionadas con un negocio que emprendió esa mercantil en Gabón (...) en las que tuvo alguna participación una empresa española llamada Ibadesa Cat".

Los investigadores de la UDEF señalan que no se duda en absoluto de este negocio como realizado, ya que la empresa investigada ha entregado varios documentos "donde efectivamente se observan comunicaciones entre las partes, siendo una de ellas, con diferentes personas de organizaciones gubernamentales del país africano".

El entramado montado por los Pujol y, sobre todo, por su hijo mayor Jordi Pujol Ferrusola, estaba situado en un domicilio en la calle Ganduxer 5-15, de Barcelona, "el sitio donde operativamente situamos a todo el esqueleto societario que cuelga en España de Jordi Pujol Ferrusola", indica textualmente el informe de la UDEF.

El informe de la UDEF. 

También estos tentáculos llegaron hasta México. Así, una empresa denominada Iniciatives Marketing i Inversions habría trabajado en "proyectos de construcción y concesiones de infraestructuras en México, según contrato de 30/05/2006”. Los investigadores conocen las distintas “colaboraciones en proyectos de construcción y concesiones de infraestructuras en México realizadas por Jordi Pujol Ferrusola”. Sin embargo, Jordi Pujol hijo no ha sido “capaz de entregar ni un solo documento que diera fe real de esos trabajos".

Sostienen los investigadores que esos contratos, "antecedentes de las posteriores facturas emitidas, decíamos que como ocurría en relación a la supuesta consultoría desarrollada en Gabón, se fechaba en el verano de 2006 y también lo suscribió Mercé Gironés Riera (esposa de Jordi Pujol), si bien está claro que la persona que realmente se encontraba detrás del diseño operativo, tanto en este caso como en otros, fue Jordi Pujol Ferrusola, no habiendo ningún declarante que mencionara actividad alguna ejercida, real o simulada, por Mercé Gironés Riera".

 Una investigación lenta

Las investigaciones sobre los Pujol se han parado en España durante muchos años, desde 1990 que comenzó a saberse entre bastidores. Por ejemplo, el Gobierno del PP de Mariano Rajoy conocía, desde meses antes de llegar al Palacio de la Moncloa, en diciembre de 2011, que la familia Pujol mantenía una inmensa fortuna oculta en paraísos fiscales, un patrimonio que no sólo se limitaba a Andorra sino también a otros países europeos, como Luxemburgo y Suiza, y a las islas del Canal de La Mancha, Jersey y Guernsey.

Fuentes próximas a la Agencia Tributaria y a las Fuerzas de Seguridad del Estado español confirman a elcierredigital.com que "el conocimiento de los dirigentes del PP fue tal que ordenaron a su entonces líder en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, que se reuniera con Victoria Álvarez, la disgustada excompañera sentimental del hijo mayor del expresidente catalán, Jordi Pujol Ferrusola", para intentar ratificar todo lo que ya conocían por filtraciones de determinados empresarios, algunos de ellos donantes del PP en la famosa lista de Luis Bárcenas.

Siguiendo la táctica diseñada desde Génova por la entonces mano derecha de Rajoy, Jorge Moragas, Sánchez Camacho se reunió el 7 de julio de 2010 con María Victoria Álvarez, la ex de Pujol Ferrusola, en el restaurante barcelonés de La Camarga para que esta “cantara” todo el entramado financiero montado por los hijos de Jordi Pujol para incrementar sus beneficios en paraísos fiscales. Por entonces, nadie podía imaginar que en el florero que había encima de la mesa reservada de este conocido restaurante había un micrófono oculto que grabaría toda su conversación, que fue interceptada por la agencia de detectives Método 3, que trabajaba para el PP entre muchos otros influyentes clientes.

Victoria Álvarez, ex compañera de Jordi Pujol Ferrusola.

La reunión gastronómica sirvió para que la dirigente popular ratificara toda la información de la que ya por aquellos momentos se disponía en la sede nacional del PP, en la madrileña calle de Génova. Y aunque en algunos momentos dicha conversación grabada degeneró en terrenos privados –sobre las habilidades degradadas de Pujol Ferrusola en la cama- la ex del hijo de Pujol narró con profusión de datos todos los movimientos de dinero en negro que realizaba la familia Pujol vía Andorra, por ejemplo, los realizados en metálico en una mochila con billetes de 500 euros. 

Esta información sirvió de base para que meses más tarde, tras la llegada del PP al poder y el avance nacionalista de la entonces CiU, las Fuerzas de Seguridad del Estado español se pusieran a trabajar en pro de conseguir nuevos datos, una información detallada sobre los movimientos de cuentas de los Pujol en España, Europa, América, Asia y África. Es decir, en todos los continentes.

La importante presencia de la exlíder del PP catalán en este gran embrollo, como partícipe de una información confidencial que sabía desde hacía años y que nunca puso a disposición de la Justicia y sí de su partido, sirvió de base para que desde la dirección de los partidos independentistas de Junts per Cat y Esquerra Republicana se armaran de una supuesta razón en pro de defender a Jordi Pujol, al que ahora de nuevo quieren limpiar su imagen.

Las explicaciones de los siete hermanos Pujol Ferrusola sobre la famosa herencia que el abuelo les había dejado y que su padre, el honorable Jordi, tenía desde 1980 curiosamente en Andorra a nombre de su mujer, Marta Ferrusola, ya no convence a los investigadores. Una millonaria fortuna que luego Marta Ferrusola distribuyó a partes iguales entre sus siete hijos.

Los informes de la UDEF, basados en “pantallazos”

En uno de los múltiples informes elaborados por la UDEF, la Unidad de Delitos Económicos y Financieros de la Policía, se señala que la información confidencial conseguida en Andorra les llegó por un chivatazo de un exempleado de la banca andorrana, donde los Pujol mantenían el dinero oculto. 

Sin embargo, en dicho informe no indican quién es esa persona, ni acreditan tal información con documentos oficiales, solo la justifican por “pantallazos” de dichas cuentas que les fueron facilitados. Desde hace años los investigadores vigilan y persiguen las cuentas de la familia Pujol.

Pero varios de dichos informes han sido guardados durante los gobiernos socialistas y populares en un cajón, según han confirmado fuentes sindicales de la policía a elcierredigital.com. En los círculos de poder de la capital de España se conocían con profusión, desde hace muchos años, las actividades financieras del hijo mayor del expresidente catalán y también de otros miembros de esta familia. “Muchos de estos informes sobre los Pujol fueron guardados sistemáticamente en un cajón", afirman fuentes policiales.

Jordi Pujol Ferrusola.

Por ejemplo, en poder de la Audiencia Nacional obra un informe de la UDEF que asegura que Jordi Pujol Ferrusola y su exmujer, Mercé Gironés Riera, recibieron comisiones ilegales por parte de al menos 17 empresas privadas, todas ellas contratistas de administraciones públicas de Cataluña por servicios falsos.

Y aunque inicialmente se ordenó a la policía paralizar el procedimiento, posteriormente se mandó investigar a fondo todo el entramado societario montado. Para ello la policía se entrevistó con decenas de empresarios que habían pagado presuntamente a los Pujol a cambio de posteriores éxitos, entre ellos, la práctica totalidad de las grandes empresas españolas, sin distinción alguna. Y, en la mayoría de los casos, sus directivos negaron ante la policía sus tratos comerciales con los Pujol Ferrusola. Por ejemplo, no se acordaban del asesoramiento que supuestamente les prestaron o presentaban, con contratos increíbles por trabajos inexistentes.

Precisamente es aquí donde radica la clave del problema para los Pujol, la gran incógnita del caso y el futuro de la base de la defensa de la familia del expresidente catalán. En saber cuáles son las pruebas que la Justicia española dispone contra el Muy Honorable y su familia, y cuáles son los documentos que les han facilitado las distintas entidades bancarias internacionales.

Por eso, ya en su día, la defensa de Pujol interpuso una demanda por revelación de secreto bancario en Andorra. Todo con el fin de paralizar la investigación y aplicar la táctica jurídica del “árbol envenenado”, que radica en que si se parte de un origen ilícito toda la investigación realizada está manchada y, por tanto, no tiene validez alguna a pesar de su aparente veracidad. 

En este recurso que los Pujol interpusieron contra la investigación judicial, se denunciaba que la información obtenida por la policía tenía “una finalidad política”, ya que indicaban que se les investigaba a raíz de que la familia Pujol se sumó a la causa independentista catalana. Se pretende así armar su defensa ante posibles ilegalidades jurídicas en la obtención de datos y defender la postura de Jordi Pujol Soley y su familia. 

Asesores instaron a regularizar el dinero

A finales del año 2010 la familia Pujol recibió la consigna de sus asesores fiscales de que regularizaran su fortuna oculta ante la Hacienda Pública española, pero no les hicieron caso. Les aconsejaron que, dado el elevado volumen de sus ingresos “extraordinarios”, se sometieran a la amnistía fiscal, que se produjo meses más tarde cuando llegó el PP al Gobierno. 

La familia Pujol desestimó acogerse a la amnistía fiscal del entonces ministro del PP Cristóbal Montoro, lo que le hubiera permitido legalizar la presunta herencia familiar de 1980 y tributar solo por un 10 por cien de los rendimientos generados por la misma en los últimos cuatro años.

El expresidente de la Generalitat, su mujer Marta Ferrusola y sus siete hijos se lo plantearon, pero finalmente lo descartaron por varios motivos, entre ellos el político, en un momento determinante para la lucha de la independencia de Cataluña. Eso hubiera significado, salvo el consabido desgaste político, acogerse únicamente a un delito fiscal, pero nunca a un delito penal por blanqueo de capitales como ahora tendrán que luchar en los tribunales.

Fue precisamente en ese año de 2010 cuando los Pujol tuvieron que sufrir que el Principado de Andorra, donde tenían la base principal de su dinero oculto, aceptara firmar el primer acuerdo de intercambio de información fiscal con España.

La entidad crediticia Andbank, en la que la familia Pujol había mantenido presuntamente oculta durante 34 años parte del legado heredado del patriarca Florenci Pujol, también les aconsejó legalizar su dinero B, pero los Pujol prefirieron sacar el dinero vía cash e ingresarlo en las cuentas de la Banca Privada de Andorra (BPA), el cuarto banco andorrano por volumen de activos. La BPA aceptó la cuenta que figuraba a nombre de la mujer de Jordi Pujol y de cuatro de sus hijos, Marta, Mireia, Pere y Oleguer, un movimiento bancario luego investigado por la Audiencia Nacional.

Los principales negocios internacionales familiares los llevaba inicialmente Jordi Pujol Ferrusola, "el encargado". Y lo hacía al lado de su padre, en los viajes oficiales de la Generalitat. Allí hacía los negocios y abría puertas, siempre acompañando al presidente Jordi Pujol y a los empresarios catalanes en sus viajes al extranjero. Lo hacía como consejero y representante de Consulting Centro España S.A., con domicilio en Madrid, en la calle Velázquez, y no en Cataluña.

De este modo iba abriendo puertas a sus negocios de influencias en América, África, etc... Intentaba no dejar rastro cambiando posteriormente las denominaciones de sus empresas pantalla. Así por ejemplo la sociedad Akendo cambió de nombre a Natural Stone Marketing Center SA, y luego a Iniciatives Marketing Inversiones, una de las empresas más activas utilizadas para las comisiones.

Una trama millonaria que dará aún mucho juego y bastante que hablar.

COMPARTIR: