08 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sindicato Acaip denuncia casos como el del Centro Penitenciario de Valencia donde sólo se cubrirán 23 plazas vacantes de las 87 disponibles

Instituciones Penitenciarias no cubre las numerosas vacantes de funcionarios en las cárceles

Instituciones Penitenciarias.
Instituciones Penitenciarias.
El 23 de junio se convocaba el Concurso General de Provisión de Puestos de trabajo en los Servicios Periféricos de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. Sin embargo, sindicatos como Acaip dicen que estas plazas no son suficientes y que no cubren todas las necesidades. Acaip denuncia casos como el del Centro Penitenciario de Valencia donde sólo se cubrirán 23 plazas vacantes de funcionarios de las 87 que hay disponibles.

El pasado martes 23 de junio se convocaba el Concurso General de Provisión de Puestos de trabajo en los Servicios Periféricos de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. Ese concurso es el instrumento mediante el cual la Administración penitenciaria debe reponer las vacantes existentes en los distintos centros penitenciarios.

Mediante ese concurso se deben reponer y compensar las carencias de personal que hay en las prisiones españolas.  Sin embargo, esta convocatoria no cubrirá todas las vacantes que hay en las prisiones de España. Se ofertan menos plazas en aquellos puestos en los que hay más plazas vacantes, que son los que están en contacto directo con los internos durante 24 horas al día, con horario a turnos, que sufren una mayor penosidad, y que durante toda la crisis sanitaria del Covid-19 son los que han estado en primera línea cada día.

En Picassent solo se cubren 23 de 87 vacantes

Es el caso del Centro Penitenciario de Picassent (Valencia) ya que el mencionado concurso no va a suponer, ni de lejos, ni siquiera un pequeño parche a la angustiosa situación de falta de personal que viene sufriendo el mismo. Según los últimos datos oficiales del Ministerio del Interior de fecha 2 de junio en el Centro Penitenciario de Valencia hay 87 vacantes de los diferentes puestos ofertados en este concurso, de las cuales únicamente se van a reponer 23, es decir un 26,44 por ciento.

Este número de plazas ni siquiera permite reponer el número de trabajadores que cada año pasan a situación de segunda actividad, o se jubilan. Todo esto vuelve a poner de manifiesto una vez más el desconocimiento total y absoluto por parte de los responsables de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias de la realidad.

Prisión de Picassent.

No se trata sólo de los fríos datos numéricos, pese a que aún no estamos en plena época vacacional, cada día hay problemas para llegar a cubrir los servicios mínimos de trabajadores que debería haber en el centro, llegando incluso a estar por debajo de los servicios esenciales que se fijan, por ejemplo, en caso de huelga. La única solución que desde el centro se ha buscado ha sido reducir el número de funcionarios de servicio en cada departamento, lo cual supone poner en riesgo la seguridad de los trabajadores, pero también la de los internos.

Pese a que hay muchos menos trabajadores que el verano pasado, unos 30, se ha incrementado el número de puestos de trabajo a cubrir, en algunos casos con motivo de medidas relacionadas con el coronavirus.

Desde Acaip‐Ugt han propuesto en numerosas ocasiones que se debe trasladar con carácter de urgencia a unos 200 internos a otros centros penitenciarios que no tienen tanta sobreocupación, de forma que se pudieran cerrar módulos y, por tanto, reducir el número de funcionarios necesarios cada día. Sin embargo, esa petición no ha sido aceptada.

También en la prisión de A Lama

Reclaman que se cubran todas las vacantes existentes en la plantilla de trabajadores en el penal de A Lama, a la vista de que, según aseguran, con las plazas ofertadas en el concurso de traslados de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias solo se ocuparían siete de los 48 puestos pendientes de cobertura.

Prisión A Lama.

A través de un comunicado, las centrales sindicales también han expresado un reconocimiento al trabajo de la plantilla, "especialmente del área de vigilancia interior y de servicios sanitarios", para destacar que ha afrontado “con profesionalidad” las “incidencias” registradas en el periodo de alarma “a pesar del déficit de personal”.

Además, señalan, que entre el 15 de marzo y el 21 de junio se produjeron “incidentes regimentales de distinta consideración”, 26 por agresiones entre internos. Los sindicatos también advierten de que la carga de trabajo se incrementó especialmente en los módulos con “internos más conflictivos, con una mayor peligrosidad e inadaptados al régimen ordinario de vida”.

COMPARTIR: