20 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El director de la Guardia Civil, Félix Azón, ha asegurado que la muerte del pequeño solo pudo deberse a un "homicidio imprudente"

Continúa el extraño silencio de la investigación sobre qué ocurrió y cómo se rescató a Julen en el día del homenaje a los voluntarios

Félix Azón ha afirmado que la muerte de Julen solo pudo deberse a un
Félix Azón ha afirmado que la muerte de Julen solo pudo deberse a un "homicidio imprudente"
La Iglesia de San Francisco en Vélez Málaga acogió este sábado la misa funeral por el eterno descanso del pequeño Julen, que apareció muerto en el pozo de Totalán (Málaga) hace siete días. En este acto de homenaje, se ha realizado un reconocimiento a todos los que participaron en su rescate, desde bomberos, Guardia Civil, Protección Civil, mineros y también hacia la labor de comunicador de Juan José Cortés, el padre de la niña asesinada en Huelva Mari Luz Cortés. El acto fue muy emotivo.

La tarde de este pasado sábado fue un reconocimiento a todos aquellos que participaron en el rescate del pequeño Julen Rosello García, el niño de dos años que cayó a un pozo malagueño en Totalán. Una prospección que todavía hoy se investiga para saber su origen y si gozaba de los permisos administrativos correspondientes y, por tanto, si era legal.

El propio director general de la Guardia Civil, Félix Azón, ha señalado públicamente que la muerte del pequeño Julen solo pudo deberse a un "homicidio imprudente". Estas declaraciones tan directas del director de la Benemérita se basan en el informe elaborado por los especialistas de la Guardia Civil (Seprona), que han indagado exhaustivamente en todas los aspectos y circunstancias que acontecieron en la caída del niño en este pozo malagueño y qué ocurrió antes y después. Se han centrado en la relevancia del célebre tapón del pozo que estaba sobre el niño. Un informe que indica que también había restos de tierra no compatible con las características geológicas de la composición del pozo. Desde el primer momento, las investigaciones de la Guardia Civil atisbaron grandes incongruencias e interrogantes en las declaraciones tomadas a todos los testigos, desde los padres, al dueño de la finca, pasando por el pocero.

El misterio en torno al tapón de tierra del pozo

El informe inicial elaborado por los mandos de la Guardia Civil señala, como ha podido saber elcierredigital.com, que la Guardia Civil duda de la existencia natural de ese tapón de tierra. Por eso se introdujo a personas de su máxima confianza en el entorno de la familia del pequeño Julen. A día de hoy nadie duda de que el accidente haya sido fortuito (“una desgracia”), pero sí quedan muchas incógnitas por responder: cómo se produjoe, qué ocurrió en los momentos anteriores y posteriores, y qué papel ha jugado el dueño de la finca David Serrano Alcaide, el novio de una prima de José Rosello, padre de Julen.

Félix Azón felicita a los Guardia Civiles que participaron en el rescate

La declaración del director de la Guardia Civil, donde toma partido claramente sobre que se trata de un homicidio imprudente, ya ha levantado las consiguientes críticas. Así, la Asociación de Jueces Francisco de Vitoria ha lanzado un comunicado donde lamenta esta declaración de Felix Azón: “tener que recordar -asegura la segunda asociación más representativa de la carrera judicial- a quien, paradójicamente, proviene de la carrera judicial (dada la condición de magistrado de Azón), que tan triste suceso está siendo objeto de investigación por una juez instructora de Málaga, quien ha decretado el secreto de sumario".

Esto para la AJFV es algo incomprensible dada la condición de magistrado de Azón. Por eso, le recuerdan que "incumple el deber de sigilo" sobre quien haga pública "cualquier información relativa a detalles de las investigaciones declaradas expresamente secretas de los que haya tenido conocimiento por razón de su cargo (..). Esto socava la confianza en la Justicia, por cuanto se trata de condicionar la decisión de la juez instructora encargada del caso que, a la sazón, es a quien corresponde legalmente calificar los hechos".

Homenaje a los voluntarios

Hasta el día de hoy, y así se ha contrastado este sábado en el homenaje a todos los voluntarios, la labor prestada por los investigadores de la Guardia Civil ha sido callada y efectiva. Sin embargo, los responsables de la Asociación Francisco de Vitoria critican "las continuas injerencias de los poderes públicos en las investigaciones judiciales, condenando especialmente la actitud del director del Instituto Armado, dada su gran responsabilidad institucional (..) Pedimos dejen trabajar a los jueces -concluye la AJFV- para que cuanto antes los familiares del pequeño fallecido puedan conocer los pormenores de lo sucedido".


Cartel de la misa funeral celebrada ayer.

A pesar de estas supuestas injerencias, los investigadores de la Guardia Civil se han mantenido en el más absoluto silencio durante los catorce días que ha durado la tragedia. La titular del Juzgado de Instrucción nº 9 de Málaga ya ha iniciado el procedimiento instructor y cuenta  ya con varios informes.

Desde los primeros momentos, los investigadores empezaron a creer que algo extraño había pasado. Las dudas inmediatas de los agentes hicieron que desde el momento en que el caso saltó a los medios de comunicación con gran repercusión mediática, se volcaran en la investigación.  Las primeras declaraciones incongruentes recabadas de los testigos del suceso, tal y como publicó en exclusiva Elcierredigital.com, llevaron a los mandos de la Guardia Civil a tomar la decisión de introducir a personas de su máxima confianza en el entorno de José Rosello y de Victoria García, padres de Julen, con el fin de intentar saber que había ocurrido de verdad, ante el silencio y cierre absoluto de los testigos del caso.

Silencio sobre lo sucedido en el pozo de Totalán

Ahora, como ya se ha mencionado, será el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, que lleva la instrucción, quien deberá tomar las medidas decisivas tras haber ordenado a la Guardia Civil que realice un pormenorizado informe de las horas previas al suceso, de todo lo concerniente al pozo de Totalán y por qué pudo producirse ese significativo tapón de tierra. Los especialistas de la Benemérita ya han tomado muestras para determinar si esa tierra acumulada procedía de la caída del niño o bien ha sido arrojada después por alguien. Precisamente, por eso ya se han tomado las muestras para saber si el tapón de tierra pertenece o no al pozo. Todo indica que hay partes que no corresponden a la tipología de los materiales del pozo.

Las diligencias abiertas por el Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, se iniciaron por la desaparición de un menor, pero al aparecer muerto Julen en un pozo ilegal, han cambiado. Lo que actualmente investiga la Justicia y la Guardia Civil es un homicidio imprudente, como ya ha señalado el director general de la Guardia Civil.  

Precisamente, en los interrogatorios iniciales, la Guardia Civil ya encontró grandes contradicciones,  como publicó  Elcierredigital.com. Tanto en el dueño de la finca como en el pocero, se echaron la culpa uno al otro. Pero lo cierto es que el pozo carecía de los permisos necesarios que expiden dos organismos de la Junta de Andalucía, la Dirección General de Minas y la de Dominio Público Hidráulico y Calidad de las Aguas en la Demarcación de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas. Tanto el pocero como el propietario de la finca no presentaron solicitud para recibir el permiso, ni un proyecto técnico firmado por un ingeniero, como es preceptivo. Las obras de la zanja posterior realizada, de 35 por 5 metros, tampoco contaban con el permiso del Ayuntamiento de Totalán.

Juan José Cortés con los padres de Julen y otros familiares

La Guardia Civil sí cree que el pocero tapó el hueco con una piedra, que luego fue movida por una retroexcavadora al aplanar el terreno, pero nadie se explica todavía por qué había escombros, como indican algunos informes policiales, taponando el pozo a 70 metros. Y también se duda del movimiento de tierras posterior en torno al pozo y para el que tampoco había permisos.

Otra duda que invade a los investigadores es la razón por la que la madre del pequeño, Victoria, no estaba con Julen en el momento en que ocurrieron los hechos. Según las declaraciones tomadas por los agentes, con grandes incongruencias por parte de los progenitores, “el padre del niño estaba muy cerca del pequeño cuando éste cayó al pozo, aunque no pudo alcanzarlo y evitar su muerte”.

La llamada al 112, elemento importante de la investigación

La investigación analiza además las llamadas al teléfono de emergencias 112 que realizaron unos senderistas ajenos a la familia. Por qué  fueron ellos y no la familia quienes la realizaron. Y saber con exactitud dónde se encontraban todos y cada uno de los testigos, quién dio permiso o no para hacer las obras en la finca, por qué se construyó un pozo en un punto tan alto y con qué propósito y por qué había escombros en su interior, como ya se ha mencionado.

El tapón que mantuvo e impidió el rescate rápido del pequeño Julen Roselló a 71 metros bajo tierra sigue siendo un misterio y uno de los enigmas más importantes del caso. Este tapón fue el primer contratiempo que los equipos de rescate se encontraron cuando quisieron inspeccionar con una cámara el estado del niño dentro del pozo. La composición y procedencia de esta tierra todavía no ha sido aclarada. Pero todo apunta a que no se trataría de misma tierra del pozo, además del excesivo volumen que esta ocupaba dentro del pozo.

Labores de rescate en la finca de Totalán

Durante los primeros días se extrajo tierra con un potente equipo de succión y se rebajó entre 30 y 60 centímetros su grosor, pero el tapón siguió impidiendo el acceso al niño y desconcertando tanto a los investigadores como a los rescatadores, que al principio tenían la esperanza de que el niño pudiera seguir con vida en el pozo. Una hipótesis que desgraciadamente luego no se cumplió.

La relevancia de dicho tapón, cuya composición aún oficialmente no ha trascendido es clave para dirimir responsabilidades y determinar cómo sucedió todo. Las miembros del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, que durante los 13 días que duró el rescate de Julen han trabajado duro a pie de obra, han deslizado confidencialmente que la existencia de ese tapón era difícilmente explicable

Por eso, saber de dónde proceden esos materiales será importante para saber cómo esa tierra caída sobre el niño se compactó tan rápido, sin que lloviese encima. Cuando se descubrió el tapón al intentar rescatar a Julen el clima era seco y sólo había llovido 30 horas antes.

Antonio Sánchez, el pocero que ejecutó la prospección -sin permisos de obra-, asegura que él lo tapó con "unas piedras" y que el terreno, cuando ocurrió el accidente, estaba "transformado", diferente a como lo dejó. En sus declaraciones explicó que también se habían desplazado las varias toneladas de tierra que él había dejado al aire como resto de sus trabajos de búsqueda de agua.

David Serrano, el dueño de la finca, estaba preparando el terreno, según dijo en sus declaraciones a la Guardia Civil, “como preparación para construir un muro de contención”.

La autopsia, clave en la investigación

A día de hoy, todavía queda pendiente de confirmar el estado de ciertos órganos, tejidos del cuerpo del pequeño Julen. Y, sobre todo, queda por determinar la hora exacta de la muerte que aportará más pistas a los investigadores. Los resultados del examen preliminar forense señalan que el cuerpo del niño presentaba un "traumatismo craneoencefálico severo" y "politraumatismos compatibles con la caída".  Los cinco forenses, que analizaron sus restos, dictaminaron que el pequeño falleció el mismo día de la caída.

Operativo de rescate en el pozo de Totalán

Según la investigación inicial, Julen cayó de pie en el pozo -de 25 centímetros de diámetro y donde llegó a una profundidad de 71 metros-, tras precipitarse por el agujero. El informe forense indica que el cuerpo del pequeño, de dos años, tenía los brazos hacia arriba y presentaba erosiones compatibles con roces en la caída. Una caída que se ha comprobado fue libre y rápida hasta dar con el tope de tierra donde finalmente fue encontrado por la Brigada de Salvamento Minero de la empresa estatal HUNOSA.

Ahora, en el informe que se entregará al Juzgado nº 9 de Málaga, los investigadores encargados de este caso deberán responder a todas estas incógnitas que han conmocionado a toda España y que han prolongado la angustia de millones de personas.   

 

A partir del lunes Elcierredigital.com entrevista a Laureano Oubiña, extraficante gallego que contará su vida después de permanecer 33 años en la cárcel. 

 

COMPARTIR: