14 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Tras la muerte en 2002 de "PIchurri" Sarasola y la guerra entre sus hijos, Enrique y Fernando, María Cecilia se posicionó a favor del segundo 'Gigi'

Los otros Sarasola: La rica matriarca María Cecilia Marulanda y su hijo "Gigi", nacido en el paraíso fiscal de Curaçao

Fernando 'Gigi' Sarasola y María Cecilia Marulanda.
Fernando 'Gigi' Sarasola y María Cecilia Marulanda.
El apellido Sarasola vuelve a copar los titulares de los medios informativos como ocurrió en los años ochenta por los controvertidos negocios del patriarca Enrique 'Pichurri' Sarasola. Ahora los focos se centran en sus hijos, como Kike por el escándalo de la suite ocupada por la presidenta de la Comunidad de Madrid en uno de sus hoteles. Sin embargo, la familia se complementa con la matriarca María Cecilia Marulanda y Fernando 'Gigi' Sarasola, jinete, empresario y protagonista del papel couché.

El apellido Sarasola ha vuelto a la actualidad después de veinte años de silencio en los medios de comunicación por el caso del hospedaje de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Kike Sarasola, en uno de los hoteles familiares. Enrique Kike Sarasola ha salido en defensa de la lideresa en Madrid del Partido Popular asegurando que no es ningún favor lo que hace su empresa hacía esta política, conocida como IDA.

“La presidenta de la Comunidad de Madrid antes del Estado de Alarma decidió buscar un piso para pasar la cuarentena y le enseñamos un piso en un edificio que tenemos y que ella decidió quedarse. Me va a pagar 2.400 euros al mes de su propio dinero”, ha explicado Sarasola en una profusa intervención colgada en sus redes sociales para aclarar la polémica sobre las dos suites que ocupa la política en el hotel BeMate, situado en la céntrica Plaza de España, de Madrid.

También se ha pronunciado sobre una filtración en el Portal de Transparencia donde aparecía un pago de más 500.000 euros para convertir dos de sus hoteles en lugar medicalizado, asegurando que es “absolutamente mentira”. Los Sarasola han sido una saga siempre vinculada al poder establecido desde que su progenitor, el vasco Enrique Sarasola Lerchundi, conocido como 'Pichurri', se convirtiera en los años ochenta en la mano derecha del entonces presidente del Gobierno Felipe González y comisionista del felipismo socialista.

Pero ahora, casi veinte años después de la muerte de su padre, su hijo Kike es la cara visible de la familia después del duro enfrentamiento que vivió con su hermano Fernando, conocido en los ambientes familiares como Gigi, una cara conocida del papel couché y muy unido a la matriarca del clan, la rica colombiana María Cecilia Marulanda. Son los otros Sarasola.

La matriarca Cecilia

El vasco Sarasola había hecho fortuna en Colombia, tras casarse en 1966 con María Cecilia Marulanda Ramírez, 'Maria Cecilia' para sus amigos, hija de Alberto Marulanda Grillo, uno de los mayores terratenientes de Colombia y primer accionista de la compañía aérea Avianca.

Esta bella mujer colombiana formó con el empresario vasco una de las parejas más llamativas de la beautiful people española de finales de los ochenta. De ella dicen sus amigos que es una mujer "con ademanes afectados, muy controladora, celosa y una gran anfitriona", algo que ya demostraba en las reuniones de la jet set que organizaba junto a Enrique Sarasola en su extensa finca de El Espinar (Segovia), donde tenía sus magníficas cuadras de caballos.

En estas veladas de los Sarasola era habitual la presencia del boxeador Poli Díaz, de quién 'Pichurri' era esponsor y mecenas. El comisionista, amigo íntimo de Felipe González, gustaba de que Poli Díaz exhibiera sus dotes pugilísticas. En estas mismas veladas nocturnas, el empresario vasco también demostraba a sus amigos su talento en el arte de cantar boleros. 

Tras la muerte de Sarasola y la guerra entre sus dos hijos, Fernando Gigi y Enrique Kike, María Cecilia se posicionó a favor de Fernando, conocido como Gigi. Dicen que detrás de esto subyacía el hecho de que la colombiana nunca aceptó la homosexualidad de su hijo mayor Kike, que sí encontró compresión en su padre en su vida íntima, que incluso ayudo a tapar en los medios de comunicación, antes que Kike se convertiera en el gran dueño de los hoteles Room Mate. 

En 2016, el diario El Confidencial vinculó a Cecilia y a su madre, Cecilia Ramírez de Marulanda, en los conocidos Papeles de Panamá, así como también a sus dos hijos, Kike y Gigi Sarasola. Según este medio todos ellos habrían “tenido relaciones comerciales con el bufete de abogados Mossack Fonseca desde 1999, cuando tomaron el control de la compañía Breading Horse Inc., constituida en 1997 en Niue, un islote en medio del Océano Pacífico”.

Cecilia con su hijo Fernando 'Gigi' Sarasola Marulanda, su preferido.

“Durante estos 18 años y con la asesoría de Mossack Fonseca, los Sarasola Marulanda constituyeron varias sociedades y fundaciones en Panamá donde acumularon buena parte de su patrimonio. La familia asegura que estos fondos provienen de la herencia que les dejó el patriarca de la familia, Alberto Marulanda Grillo, estimada en unos 37 millones de euros”, aseguraba El Confidencial.

Los Marulanda son una de las familias más populares de Colombia y, gracias a su influencia, el ya fallecido patriarca Enrique Sarasola Lerchundi obtuvo grandes negocios en este influyente país sudamericano. Sarasola se vio involucrado en el escandalo de las comisiones del Metro de Medellín. Sin embargo, si por algo es recordada la familia Marulanda en el país hispanoamericano es por la conocida como 'Masacre de Bellacruz'. 

La Masacre de Bellacruz

Todo ocurrió el 14 y 15 de febrero de 1996 en la Hacienda Bellacruz, ubicada en el Sur del César, un extendio predio colombiano con más de cien hectareas entre los municipios de La Gloria, Tamalameque y Pelaya. En esa fecha 170 familias, más de 1.500 personas en total, fueron desalojadas a la fuerza por un grupo paramilitar colombiano de esta finca propiedad de los Marulanda.

Tres años después de este acto, la Fiscalía dictó al político Carlos Arturo Marulanda, hermano de Maria Cecilia, una medida de detención preventiva, pero Marulanda ya no estaba en el país. A partir de ese momento la Interpol rastreó su periplo. Su fuga se inició en Estados Unidos para luego pasar por Egipto, Argelia, Portugal, Marruecos y España, donde finalmente fue detenido.

Carlos Arturo Marulanda Ramírez, ministro de Desarrollo con el Gobierno colombiano del socialista Virgilio Barco, fue también Embajador de Colombia ante Bélgica-Luxemburgo y ante la Unión Europea entre 1991 y 1997, y fue quién había heredó de su padre la citada Hacienda Bellacruz. 

La leyenda negra que siempre ha rodeado la historia de la familia de la esposa de 'Pichurri' Sarasola está ligada a esta Hacienda, situada en esta región del sur del de Colombia, en el departamento del César. El primero en llegar a estas tierras, proveniente de la zona cafetera, fue el patriarca Alberto Marulanda Grillo, quien había hecho fortuna como negociante en la populosa ciudad de Barranquilla. Otros dicen que llegó a esa región hacia 1945 y que pronto sacó provecho de las leyes agrícolas que impulsó el entonces presidente Mariano Ospina Pérez para hacerse con las tierras que hoy conforman uno de los latifundios más conocidos que existen en el país colombiano.

Carlos Arturo Marulanda.

Los historiadores dicen que con la ayuda de funcionarios locales, presuntamente  corruptos, y con persecuciones judiciales Marulanda padre se apropió hasta de 22.000 hectáreas de tierra de este gran eje cafetero. Luego, el fundador de la estirpe se casó con Cecilia Ramírez, con quien tuvo cuatro hijos: dos varonesy dos féminas. Una de ellos fue María Cecila. Pero  su preferido fue Carlos Arturo, su predilecto que nació un 25 de noviembre de 1940 en el Estado americano de Nueva York. Sus otros hermanos son Francisco Alberto y Gloria.

Tras la muerte de su progenitor, Carlos Arturo Marulanda Ramírez se encargó de Bellacruz y montó con su madre y sus hermanos una sociedad familiar bajo el nombre de Inversiones Marulanda Ramírez Ltda. Sin embargo, no sólo heredó la heredad sino también el conflicto agrario. En 1987 un grupo de 500 familias campesinas ocupó unas 2.000 hectáreas de tierras de la hacienda.

Un año más tarde, en 1988, Marulanda fue nombrado ministro de Desarrollo del ejecutivo socialista de Virgilio Barco. Después de su paso por el Ministerio la sociedad familiar intentó venderle al Estado otras 2.000 hectáreas de la finca. Para entonces Marulanda llevaba ya varios años como Embajador de Colombia ante Bélgica, Luxemburgo y la Unión Europea y la finca era administrada por su hermano Francisco Alberto y por Edgar Rodríguez Rodríguez, un hombre de confianza de la familia.

La investigación señala textualmente que "en febrero de 1996 un grupo, de por lo menos 40 hombres armados, llegó en volquetas y camionetas a la vereda Trocadero, ubicada dentro de la hacienda Bellacruz. Allí golpearon a los campesinos y no les importó maltratar a las mujeres, ancianos y niños. Llevaban armas de largo alcance y para maltratarnos llevaban rejos de tres puntas de cuero de ganado; en cada punta de los rejos amarraron vainillas de fusil para golpear dejando mayores heridas”, según el relato de una de las víctimas.

Una de las personas que declaró ante la Fiscalía por este proceso les dijo a los investigadores que los hombres que llegaron les gritaron: “Hijueputas, salgan de aquí, ladrones, estas tierras son de Carlos Arturo Marulanda”.

Carlos Arturo Marulanda en el momento de su detención.

Este caso se convirtió en una célebre causa célebre internacional Varias organizaciones de Derechos Humanos lo asumieron como propio y presionaron al Gobierno colombiano de Ernesto Samper para que Marulanda fuera retirado del cargo de Embajador. Finalmente, tras ser capturado en España en 2001, Marulanda fue puesto en libertad.

Su hermana María Cecilia también se situó en España, pero no lo hizo así, sino de la mano del comisionista Enrique Sarasola Lerchundi, con el que se casó en 1966. Hoy la viuda del íntimo amigo de Felipe González, con el que aún guarda más que una gran amistad, está siendo investigada en España por la Justicia como en su dia lo fue su hermano Carlos Alberto en Colombia.

Gigi, el niño que nació en un paraíso fiscal 

A su lado siempre ha estado su segundo hijo Fernando Javier Gigi Sarasola Marulanda, que vino al mundo en 1966 curiosamente en el paraíso fiscal de Curaçao, en plenas Antillas Holandesas, siendo el hijo menor del empresario amigo de Felípe González.

Durante años prácticó la hípica, llegando a ser campeón de España en 1980. Junto al aristócrata Cayetano Martínez de Irujo, con el que se llevaba bastante mal, consiguió que este deporte olímpico se hiciera popular más allá de los niños bien de la jet set española.

El mayor logro de su carrera deportiva a nivel internacional tuvo lugar en los Juegos Olímpicos de 1996, celebrados en la ciudad estadounidense de Atlanta, llegando a obtener un diploma olímpico. También participó en las Olimpiadas del año 2000 en Sidney. Sin embargo , su hermano Kike Sarasola siempre le superó en sus ambiciones ecuestres deportivas.

Pero donde Gigi Sarasola gana la batalla, como todo el mundo de la farándula conoce, y la que debe su gran popularidad, al igual que también Cayetano de Alba, es en sus conquistas amorosas. Ya en 1989 los fotógrafos le sorprendían con la cantante Marta Sánchez. Curiosamente, la artista también en esa época fue ‘cazada’ en compañía de Cayetano Martínez de Irujo, mientras alternaba esos affaires amorosos de poder con  Juan Tarodo, uno de sus compañeros del grupo musical Olé Olé.

Fernando 'Gigi' Sarasola. 

Sin embargo, la relación más sonada de Gigi Sarasola fue con la actriz Penélope Cruz. La de Alcobendas venía de tener un romance fugaz con el actor Javier Bardem en el rodaje de Jamón, jamón (1992), una cinta del director catalán Bigas Luna, y con quien años después acabaría casándose.

La relación de Cruz y Sarasola duró varios años. Rompieron en 1997 y la actriz se consolaría unos meses después con un técnico de cine polaco que conoció en el rodaje de La niña de tus ojos (1998), de Fernando Trueba, rodada en la República Checa, la película que la consagró como estrella cinematográfica.

En sus años de romance, Gigi Sarasola paseando junto a Penélope Cruz. 

Tras este romance, Gigi Sarasola encontraría la estabilidad con una joven de la alta sociedad con apellido vinculado a la hípica: Tita Astolfi, hermana de Luis Astolfi, jinete y ex pareja de la Infanta Elena de Borbón.

La boda de Teresa Tita Astolfi  y  Fernando Gigi  Sarasola tuvo lugar en la finca y cuartel general de la familia hispano-colombiana, situada en El Espinar (Segovia). Pero el matrimonio apenas duró dos años. Tras el divorcio, Tita Astolfi trabajó en el gabinete del político y exportavoz del Partido Popular, el segoviano  Rafael Hernando.

Actualmente, la pareja oficial del menor de los hermanos Sarasola es Sara Incinillas, con la que tiene un niño llamado Tristán, nacido en septiembre de 2017. Sara es veinte años más joven que Gigi y junto a su amiga Carmen Panadero es copropietaria de Hountess of Art, una consultoría experta en el mundo del arte, centrándose en la tasación de obras.

La boda de Gigi Sarasola con Tita Astolfi en 2007. 

Fernando Sarasola Marulenda ha figurado a nivel empresarial, según el BORME (Boletín Oficial del Registro Mercantil), en cuatro empresas, oficialmente  conceptuadas como inmobiliarias: Procasa &Decala S.A.Grupo Salermar 98 S.L., Alicantina de Inmobiliaria S.L. y Procadosinmo S.A. 

Pero actualmente solo figura como administrador en Procasa &Decala S.A., creada en 2004. La empresa no presenta cuentas, como es habitual en la ingeniería familiar, desde el año 2012. Gigi Sarasola es administrador solidario en ella junto a Miguel Barrio Sainz y Francisco Sánchez Gómez.

Con su actual pareja Sara Incinillas. 

Pero durante años la empresa que figuró con más actividad en el entramado de 'Gigi`' fue el Grupo Salermar 98 S.L. creada a principio de 1998. En esta sociedad fue consejero delegado, consejero y presidente desde el 15 de octubre de 2013, en que su madre dejó de ser consejera de la empresa, hasta el 28 de agosto de 2019 cuando pasó a ser administrador único de la empresa Rafael Valenciano González de Martino.

Estos son algunos aspectos fundamentales del apellido Sarasola que vuelve a copar los titulares de los medios informativos, como ya ocurrió en los años ochenta por los controvertidos negocios del patriarca Enrique 'Pichurri' Sarasola. Ahora los focos se centran en sus hijos, como Kike por el escándalo de la suite ocupada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en uno de sus conocidos hoteles. 

COMPARTIR: