16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

JESÚS ROMERA, BAJO TRATAMIENTO MÉDICO TRAS ASESINAR A SU COMPAÑERO DE CELDA EL DÍA DE SU INGRESO, NOQUEA ESTA VEZ A UN FUNCIONARIO

'El Nene' vuelve a atacar: El campeón de Muay Thai que mató a un preso en Soto del Real, agrede ahora en Estremera

El Cierre Digital en Jesus Romera, 'El Nene'
Jesus Romera, 'El Nene'
El pasado martes 5 de julio, Jesus Romero, conocido como ‘El Nene’, fue ingresado en la unidad psiquiátrica del hospital Gregorio Marañón tras agredir brutalmente a un funcionario en la enfermería del centro penitenciario de Estremera. ‘El Nene’ lanzó fuertes y precisos golpes en la cabeza del trabajador dejándolo noqueado, pero la rápida intervención de los presos de confianza logró evitar lesiones mayores.

Joaquín Leyva, portavoz de la ACAIP-UGT, ha explicado a elcierredigital.com que “el interno –Jesús Romera, 'El Nene', campeón de Muay Thai bajo tratamiento médico tras asesinar a su compañero de celda en Soto del Real– se encontraba en la enfermería del centro penitenciario de Estremera y se abalanzó contra un funcionario dándole varios golpes en la cabeza. Lo dejó noqueado, y el trabajador tuvo que ser atendido por los servicios médicos y llevado al hospital para poder evaluar su situación clínica. El funcionario está en casa con seguimiento médico, ya que preocupa la evolución de su salud por los golpes recibidos en la cabeza”.

“Este suceso nos adentra en el problema que padecen las prisiones en general, ya que tenemos un alto porcentaje de internos, en torno al 30%, que tienen algún tipo de patología mental y que son los que al final acaban provocando los incidentes más graves. Tenemos tres factores que propician este tipo de hechos: por un lado, la enfermedad mental, por otro, el problema de clasificación interior de los centros y, por último, la falta de personal que sufren todos los centros penitenciarios. Como añadido a estos tres elementos, tenemos la falta de formación y la falta de atención sanitaria”, explica Joaquín Leyva.

Exteriores de un centro penitenciario.

Con estas circunstancias, indica el portavoz de ACAIP, “se acaba produciendo un cóctel que deriva en acciones como las de ‘El Nene’, un interno que, además de sufrir una enfermedad mental, tiene una fuerza y una preparación física de ataque, lo que ha provocado que la lesión sea muchísimo mayor. Desgraciadamente, no es un hecho aislado, sabemos perfectamente de qué tipo de interno se trata y somos conscientes de su agresividad y del potencial de esta”.

Jesús Romero ahora mismo está ingresado en el hospital a la espera de que le realicen una evaluación psiquiátrica y para descubrir la descompensación médica que ha propiciado el ataque" aclara Leyva.

"Al final estamos hablando de que internos potencialmente muy peligrosos están en un régimen de vida ordinario cuando deberían tener un régimen de vida mucho más restrictivo, en este caso de primer grado. Existe una política 'buenista' donde se maquillan los datos por parte de la administración y en la que no se da la importancia necesaria a estos internos inadaptados y agresivos, cuando todos los informes y referencias que tenemos por parte de los funcionarios indican que tienen un comportamiento que debería dar lugar a un régimen de vida mucho más restrictivo”, cuenta el portavoz de ACAIP a elcierredigital.com.

“No es comprensible que se tenga una política de régimen de vida ordinario con internos que presentan un perfil tan complicado y tan conflictivo. Después de las pruebas hospitalarias pertinentes, lo lógico sería que este interno fuera ingresado en un periodo restrictivo de primer grado. Lo normal es que fuera trasladado de prisión,  ya que no sería lógico que este interno permaneciera en la prisión de Estremera, y que el funcionario que ha recibido la agresión se lo vuelva a encontrar y tenga que volver a trabajar con este interno. Al final, cuando son internos conflictivos, el traslado del preso entra dentro de lo normal para evitar el aumento de la conflictividad”, concluye Joaquín.

La condena de 'El Nene' por asesinato

El 24 de diciembre de 2018, Jesús Romero ingresó en prisión por apuñalar a un hombre en el metro de Madrid y golpear fuertemente a personal de la seguridad del metro. Tras ser detenido, ‘El Nene’ pasó a disposición judicial. En concreto, al Juzgado de Instrucción número 30 de Madrid, que decretó su ingreso en el Centro Penitenciario Madrid V Soto del Real, en donde entró Romero el 25 de diciembre de 2018. Un día después, sucedieron los acontecimientos que acabaron con la muerte de Juan José Buján, a quien se le había asignado como compañero de celda en la prisión madrileña. 

Jesús María Romero, finalmente fue condenado por el jurado por asesinato con alevosía, aunque se le aplicó un atenuante por padecer trastorno psíquico. La Audiencia Provincial condenó a Jesús Romero a doce años de prisión, estando obligado a seguir un tratamiento médico con control periódico durante diez años. También fue condenado a indemnizar con 150.000 euros a cada una de las hijas del fallecido, con 160.000 euros a la compañera sentimental de la víctima y con 75.000 euros al padre de Buján por los daños morales causados.

'El Nene' tras una pelea.

Durante el enfrentamiento, al parecer, Juan José Buján llegó a gritar “no me mates”. Los golpes recibidos de Romero fueron precisos y fulminantes produciendo daños irreparables en la víctima. A las 22:42 horas, después de ser atendido por los servicios médicos, Buján falleció por insuficiencia respiratoria aguda y shock traumático.

El fallecido sufrió varias fracturas, pérdida de dientes, distintos hematomas que terminaron desfigurándole el rostro y la rotura del esternón. Según la Fiscalía, Romero tendría trastorno mixto de personalidad, por lo que presentaría rasgos límites de paranoia y narcisismo, es decir, estaría al borde de la sociopatía. No obstante, estas características psicológicas no impiden que el acusado supiese lo que estaba haciendo y sus consecuencias.

 De campeón de Muay Thai a asesino

Desde los 15 años 'El Nene’ ya practicaba este deporte tailandés y poco a poco fue labrándose un nombre dentro del mundillo. Romero contaba en una entrevista para una web digital especializada que poco después de comenzar su andadura en esta disciplina, realizó un viaje a Tailandia y fue allí donde cogió el gusto a este arte marcial. “Cuando volví de este viaje mi vida cambió, me enganchó el Muay Thai por completo. Hice cuatro combates y mi sexta fue ya en profesional” aseguraba en la entrevista.

Romero había conseguido ganar muchos campeonatos en los circuitos profesionales, tanto a nivel regional como a nivel nacional. De este modo, su currículum deportivo cuenta con dos títulos de campeón de Madrid en categoría amateur, uno de campeón de España amateur, otro de campeón de España profesional K1 WKA, y uno de campeón del torneo Enfusion Madrid contra 8 luchadores internacionales.

Pese a la agresión que llevó a cabo en la cárcel, sobre el ring “El Nene” era un peleador muy competente a nivel estilístico. Utilizaba un estilo calmado con el que analizaba a su rival y no había signos de que fuese una persona que pudiese perder rápidamente el control.

COMPARTIR: