14 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Daniel José Santomé Lemus tiene más de ocho millones de seguidores en sus redes sociales

El youtuber Dalas Review habla de 'conspiración' de su expareja y de su madre para defenderse de las acusaciones de ciberacoso

Dalas Review a la salida del juzgado
Dalas Review a la salida del juzgado
El youtuber Daniel José Santomé Lemus, más conocido como Dalas Review, se sentó este viernes en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid, acusado por la Fiscalía por delitos de ciberacoso sexual infantil y abuso sexual a menores de 16 años. A la salida del Juzgado, el youtuber lo negó todo ante los medios. Durante los últimos años, este influencer ha cosechado un total de 8,4 millones de suscriptores y una larga lista de polémicas, así como otras denuncias.

La noticia publicada por El Confidencial ha causado mucho revuelo e indignación en ls redes sociales y en los medios de comunicación. La Fiscalía pide una pena de prisión de cinco años por los supuestos delitos de ciberacoso sexual infantil y abuso sexual a menores de 16 años, por unos hechos ocurridos entre julio y agosto del año 2015.

En este período de tiempo, Dalas comenzó a hablar a través de mensajes privados en Twitter con una menor de 13 años, teniendo él 22 por aquel entonces, según el escrito de la Fiscalía. Pero no fue hasta septiembre de ese mismo año cuando las conversaciones pasaron a darse a través de Skype. En ellas, según el  mismo escrito de acusación, Dalas "comenzó a manifestarle que ella le gustaba y que entendía que había tensión sexual entre ambos. Y cuando ella le objetaba que era menor de edad, él le manifestaba que eso era una tontería".

Dalas pidió a la chica que borrase las conversaciones que mantenían “para que sus padres no se enterasen de nada”, según consta en el documento de la Fiscalía, donde también aparece que "le proponía mantener relaciones sexuales y le pidió que le enviara una foto de ella desnuda, a lo que ella se negó".

El_polAmico_youtuber_Dalas_Review_acusado_de_ciberacoso_sexual_infantil_y_abuso_sexual_a_menores_de_16_aAos

Daniel José Santomé Lemus, alias Dalas Review, en el vídeo que contesta a las acusaciones 

Más tarde, Dalas presentó Fugitivos en el tiempo, su primer libro, en la Casa del Libro de Madrid. Fue el 26 de enero del mismo año, fecha en la que él y su presunta víctima se conocieron en persona y "allí se saludaron y solo hablaron durante unos instantes, a pesar de que el youtuber le pidió que se escapase por la noche y se fuera a un hotel con él, a lo que ella también se negó", como recoge la Fiscalía Provincial de Madrid.

El polémico youtuber "le empezó a mandar wasaps y propuso un encuentro el 8 de febrero de 2016 en la estación de Atocha. Quedaron allí y fueron al parque de El Retiro. Tras una larga conversación, él la besó en la boca, llegando a efectuar tocamientos en la zona vaginal y en los pechos por encima de la ropa, mientras le decía frases como "Me gustaría que la primera vez que lo hagas sea conmigo" y "Me gustaría follarte", señala el fiscal en el escrito de acusación y concluye diciendo que a partir de ese momento, Dalas "continúa mandándole mensajes y efectuando llamadas de manera reiterada con el objeto de volver a quedar con ella, hasta el mes de abril".

Además de la petición de 5 años de cárcel, la Fiscalía también solicita 11 años de inhabilitación para cualquier trabajo, cargo público o ejercicio de cualquier oficio o profesión que pueda tener relación con menores. También pide 4 años de alejamiento sobre la presunta víctima de abuso sexual.

Dalas dice que es una conspiración

Dalas, que vive desde el año pasado en Irlanda con su pareja, la youtuber Lizy P, para evitar el acoso de sus fans, los denominados “pambisitos”, y porque "los impuestos en España son horriblemente altos", relaciona la acusación de la Fiscalía a una supuesta conspiración organizada por su expareja Miare y por su madre. A la salida de la Audiencia Provincial de Madrid, atendió a los medios mientras se grababa un vídeo con su propio móvil para asegurar que él no cometió ningún tipo de abuso sexual a la menor, con la que asegura que "solo nos vimos para firmar un libro" y que "el encuentro no llegó ni a los 15 minutos".

De la misma manera, ha manifestado que "soy muy consciente de lo que hago y sé que si hubiese enviado fotografías de ese tipo estarían por todo Internet", además asegurar que ha recibido mucho apoyo por parte de sus fans e incluso por parte de "gente que le odia".

Su último vídeo negando los presuntos delitos

 En su último vídeo de YouTube también ha querido contestar a las informaciones publicadas sobre los supuestos delitos de los que está acusado, alegando que se trata de una conspiración de su expareja Miare y de su madre. "¿Quién tiene hasta ahora antecedentes de que le guste ir a la prensa a hablar mal de mí para que me condenen? La madre de mi ex", manifiesta en el vídeo.

Con un tono humorístico e irónico, Dalas se mostraba despreocupado y señalaba que “no hay motivo para que sea condenado” y que confía en la justicia: "sé que la justicia funciona y, aunque a veces no funcione, estoy seguro de que no será mi caso".

Denuncias de sus exnovias y ‘contratos de relación’

No es la primera vez que Daniel Santomé se enfrenta a acusaciones y denuncias relacionadas con este tipo de situaciones. En 2016 se enfrentó a dos denuncias de sus exnovias por un presunto delito de violencia de género. La primera, por parte de Ingrid Míchel (SoyMia), quedó archivada por falta de pruebas y la segunda, por parte de María Rubio (Miare), la cual continúa en proceso de instrucción.

En la denuncia presentada por Miare, la expareja de Dalas expone situaciones de control y manipulación psicológica. "Yo hacía todo lo que él quería para mantenerlo contento, él me hacía sentir que me había portado muy mal constantemente. Yo necesitaba siempre luchar por recuperar la relación, intentaba hacerme ver que perderlo a él era perderlo todo”, se puede leer en un extracto de la denuncia.

Miare conoció a Dalas en el Salón del Cómic de Barcelona en noviembre de 2013. La chica estudiaba un grado de Artes Gráficas y comenzaba su carrera como youtuber, por lo que Dalas se ofreció a ayudarla y promocionarla y comenzaron a salir. A los nueve meses se fueron a vivir juntos y, según el relato de Miare, empezaron a tener “peleas y discusiones continuas, echándola de casa en numerosas ocasiones”.

Miare cuenta como perdió el juicio contra Dalas para quedarse con su perro

 Tanto en su denuncia como en Youtube o en Twitter, Miare siempre ha descrito a Dalas como una persona “celosa y controladora”, que intervenía sus conversaciones de móvil y que durante la época en la que convivieron en la misma casa, el youtuber la “degradaba y minusvaloraba”.

Otras muchas chicas también han lanzado acusaciones contra Dalas, aunque sin llegar a formalizarlas judicialmente, por supuestos casos de acoso y de manipulación psicológica. Algunas de estas incriminaciones han llegado de parte de youtubers como Anne Reburn, Aida Explorer o Mel Domínguez (focusinsvlogs).

Entre los relatos en redes sociales de chicas que han estado relacionadas con Dalas, también llegan a acusarle de establecer incluso un 'contrato de relación' con las youtubers con las que fue colaborando y manteniendo una relación sentimental. Un contrato en apariencia profesional, pero en el que se alude a posibles cláusulas de confidencialidad en caso de existir relaciones sexuales.

COMPARTIR: