15 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En una carta los progenitores del joven fallecido dicen: "Deberían haber hecho al conductor del coche las pruebas de alcoholemia y drogas"

Caso Rafa Moral: Los padres recogen todos los fallos en la investigación de su accidente

Rafael Moral se accidentó y murió cuando iba en su motocicleta.
Rafael Moral se accidentó y murió cuando iba en su motocicleta.
Los padres de Rafa Moral, un joven motorista fallecido en un accidente de tráfico en enero de 2017, llevan casi cuatro años luchando para que la investigación sobre el suceso que le costó la vida a su hijo no se cierre en falso. Acaban de mandar una carta abierta al teniente de la Guardia Civil que investiga la instrucción previa realizada del accidente mortal.

"Quiero agradecerle al teniente jefe del GIAT de la Agrupación de Tráfico (calle Emilio Muñoz de Madrid), por su posición ante el interés suscitado por un Teniente Coronel para realizar la revisión del informe". Así comienza la carta abierta que los padres de Rafael Moral Castro han mandado a elcierredigital.com para denunciar el archivo y la parálización que sufre desde 2017 la investigación del accidente que costó la vida de su hijo Rafa y su novia.

El documento al que se refiere este teniente de la Guardia Civil de Tráfico es el "Informe de Atestados" realizado por el destacamento de tráfico de Paracuellos del Jarama sobre este siniestro de tráfico producido el 8 de enero de 2017, con el resultado del fallecimiento de los dos ocupantes de la motocicleta.

Este informe llegó a su departamento gracias a la queja presentada por la familia ante Asuntos Internos de la Guardia Civil, la unidad encargada de investigar las supuestas irregularidades cometidas por sus compañeros de Tráfico en la investigación del accidente de circulación que acabó con la vida de Rafa Moral.

El nuevo instructor modificó el informe

Dice la familia de Rafa Moral que "si bien es cierto que modificó gran parte del informe, aproximadamente un 60% del mismo",  como es posible que en dicho informe se reflejase lo siguiente:

- Situó por primera vez el vehículo que venía en dirección contraria en la escena del siniestro; la declaración de la supuesta conductora decía: “La motocicleta hizo un movimiento brusco a la derecha para evitar el obstáculo y para no salirse de la vía intento virar a la izquierda”, no habla de caída de la motocicleta en la línea continua que separa ambos carriles en la declaración..

-Deberían los instructores haberle hecho las pruebas de alcoholemia y drogas al conductor del vehículo por la posibilidad de intervención directa.

-Los instructores actuaron de manera parcial, arbitraria y subjetiva al descartar al vehículo Lancia, haciendo caso de lo que le dijeron los ocupantes del Lancia.

-Elimina la culpabilidad total del conductor de la motocicleta y expone tres posibilidades: La motocicleta invadió el carril del vehículo Lancia o el vehículo Lancia invadió el carril de la motocicleta o los dos iban muy cerca de la línea que delimita ambos carriles".

También crítican los familiares del fallecido que el instructor olvidase que "el punto donde se produce el siniestro es una curva con cambio de rasante, por lo que si la motocicleta hubiese invadido el carril del vehículo Lancia, hubiese impactado sobre éste. También ignora las marcas de frenadas tanto de la motocicleta como del vehículo Lancia, en el carril de la motocicleta y entregadas a usted por la familia".

Los padres de Rafa han conseguido reunir innumerable documentación.

La familia de Rafa Moral, fallecido en el accidente, reprocha en su carta al teniente de la Gurdia Civil que "los instructores de tráfico de Paracuellos no hayan inspeccionado el vehículo Lancia, para comprobar si ha sufrido algún tipo de daños".

Tachan en su escrito a los Instructores de Paracuellos, "de parciales, subjetivos y arbitrarios al no tener en cuenta la declaración de la supuesta conductora del vehículo que con su manifestación se autoinculpaba".

También señalan "la ausencia del itinerario seguido por los vehículos. Solo describe la motocicleta. La falta de explicación objetiva y argumentada de las supuestas infracciones del conductor de la motocicleta cuestiona la imparcialidad de los instructores. Errores en las mediciones con respecto a los puntos fijos. Errores en la descripción del lugar del accidente. No se reseña con antelación la trayectoria previa de la motocicleta y su posición inicial y tampoco se reseña y se ubica la posición del vehículo del testigo participante del accidente. Las medidas de las curvas y su arco no se corresponden con las medidas reales. La descripción gráfica del tramo del accidente no se corresponde con el tramo real del accidente. El trazado dibujado en el croquis no se corresponde con el trazado real. No es una doble curva peligrosa. Según describe el ERAT en el sentido de la motocicleta, una recta de unos 70 metros una pequeña curva a izquierda en rasante y una visibilidad de 150 metros hasta llegar a la curva a derecha”.

                                                 El joven fallecido.

Los padres de Rafael Moral advierten a su vez más errores en este informe, como que "existe un cambio de rasante que no se cita en el informe técnico de atestados y situados sobre el carril por donde circulaba la motocicleta Honda, se verifica un tramo recto previo al inicio de la curva a izquierda de 72,80 m. de buena visibilidad que queda afectada por un cambio de rasante y seguido de un tramo recto de unos 150 m. de buena visibilidad hasta la siguiente curva por donde circulaba el coche Lancia".

Los progenitores del fallecido añaden que hay "puntos importantes del informe de atestados y que usted dio por válidos y que usted en su informe avala, apoyando así el resto del Informe y que a continuación le enumero: Desvirtúa la declaración del/a conductor del vehículo que venía en dirección contraria al manifestar que “al haber tardado 27,50 h. en declarar desde la ocurrencia de los hechos, la declaración pierde el valor probatorio de inmediatez y espontaneidad".

                A Rafa Moral le gustaban las motos.

Sin embargo, los padres de Rafa explican que "estos datos no se corresponden con la realidad; ya que está la declaración del instructor del accidente que realizó en las oficinas del sector de Tráfico de Madrid, y manifiesta que le tomó “in situ” la filiación completa y le preguntó por lo sucedido; en días posteriores se le toma declaración al conductor/a del vehículo, ratificando todo lo que le había manifestado el día del accidente en el lugar de los hechos. Además, en la presentación de este Informe a la familia por usted a finales de marzo de 2019, nos lee una declaración de un agente de la Guardia Civil que estaba dando apoyo en el accidente, que manifiesta que los ocupantes, del vehículo Lancia, estuvieron hablando con el Jefe" y añaden que además "indica que la motocicleta y el cuerpo del conductor de la motocicleta no se ha movido o manipulado. Según este informe no se ha producido ninguna modificación de la motocicleta, a pesar de haberle entregado imágenes que indican todo contrario, entre ellas, dos agentes desplazando la motocicleta caída en el asfalto. Entre las diferentes imágenes fotográficas del Informe de Atestados de los Instructores de Paracuellos se puede apreciar sin lugar a dudas que el cuerpo del conductor de la motocicleta está en dos posiciones diferentes, cosa que solo es posible si se ha manipulado y cambiado de posición".

Desgaste de los neumáticos

Los padres siguen criticando este informe de la Guardia Civil, encontrando fallos como que "no hace mención en su informe ni explica porque el neumático trasero tiene un fuerte desgaste de haber frenado en su parte central y por tanto en que parte del asfalto ha marcado el neumático. Las marcas de frenada en la rasante del carril derecho por el que circulaba la motocicleta, identificadas por testigos que la vieron, las desestima en su informe por entender que no se corresponden con una marca de frenada. No se pronuncia al hecho de que los instructores del Informe de Atestados de Paracuellos, hallan medido la presión del neumático trasero, unos 2,6 bares, a pesar de estar pinchado por el agujero que tenía el neumático; y también hallan medido la profundidad en la escultura del surco central de 4,7 mm., aunque el neumático trasero no tiene surco central, sino surcos laterales".

Respecto a los testigos se critica el informe del instructor de la Guardia Civil, ya que "no aparecen los testimonios de conductores que declararon ante su unidad, resaltando al testigo que dice que quién conducía el vehículo Lancia era un hombre y no una mujer".

Rafael Moral Miranda, padre del joven fallecido, quien firma esta carta de denuncia al teniente jefe de la Guardia Civil, se despide con un "sepa usted que seguiremos luchando hasta conseguir que se aclaren estos posibles homicidios y que los responsables paguen por ellos".

COMPARTIR: