25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El abogado penalista Juan Gonzalo Ospina explica en elcierredigital.com las claves para protegernos de este tipo de ciberdelitos

El último truco con el WhatsApp para estafar a sus usuarios: El engaño de los códigos

El último truco del WhatsApp para cometer estafas.
El último truco del WhatsApp para cometer estafas.
Los mensajes de texto o por WhatsApp se han convertido en el mejor instrumento para que los delincuentes se apropien de datos de cientos de usuarios engañados a través de un falso mensaje. Juan Gonzalo Ospina, abogado penalista especializado en delitos informativos, explica en qué consisten estas nuevas modalidades delictivas, cómo podemos protegernos de este tipo de engaños y cuáles son los pasos a seguir en caso de ser estafados.

Las estafas online son tendencia en una sociedad altamente tecnológica donde estamos concienciados de cerrar la puerta con llave al salir de casa u ocultar nuestro número de seguridad al sacar dinero de un cajero, pero donde no tomamos las mismas precauciones en el mundo virtual, menospreciando o ignorando que los ladrones se adaptan rápidamente a los nuevos tiempos.

Las fuerzas de seguridad alertan constantemente de que se detectan nuevas modalidades de estafas realizadas a través de las redes sociales, y cuyo objeto siempre es el mismo: "robarnos los datos personales sin que nos demos cuenta", nos alerta Juan Gonzalo Ospinaabogado penalista especializado en delitos informativos y una cara conocida como referente en el derecho penal en España, por su aparición habitual en los medios de comunicación y en los diferentes programas de televisión, con quien vamos a recorrer las últimas estafas "de moda" a través de WhatsApp.

Utilizando tus contactos de confianza

La última estafa de WhatsApp se ha tornado muy efectiva para los ladrones ya que se vale de tus contactos de confianza para que bajes la guardia: alguien te manda un mensaje en el que pone algo del tipo: "Te envié un código de 6 dígitos por error. ¿Me lo pasas?". 

Efectivamente momentos antes te habrá llegado un código al móvil, el cual, sin tu saberlo es el código de identificación de WhatsApp. Si se lo das, podrá suplantarte por completo y perderás el acceso a tu cuenta de WhatsApp y pondrás tus contactos en peligro.

"Este ataque en cadena lleva varios meses en activo y lo más preocupante no es solo que pierdas el acceso a tu cuenta y pongas en peligro a tus contactos, sino que acabas de ofrecer sin querer muchos datos sensibles, expones tu identidad y en algunos casos incluso los datos bancarios" nos afirma el letrado de Ospina Abogados.

Juan Gonzalo Ospina, abogado penalista

Este caso fue alertado por la Guardia Civil en sus redes sociales, donde recomiendan establecer algún tipo de sistema de seguridad en la aplicación para poder protegernos de este tipo de ataques, como la verificación de dos pasos, que es una función opcional que añade más seguridad a la cuenta, ya que además requiere la introducción del número PIN, que solo el usuario conoce.

La actualización maliciosa

Otro ejemplo de ello se dio con la entrada en vigor de la nueva política de términos de servicio de la app de mensajería, cuando los delincuentes aprovecharon esta oportunidad para, haciéndose pasar por el servicio técnico de la app (bajo una apariencia oficial y simulado incluso el logo de la empresa) hacían llegar mensajes a miles de usuarios con un código de verificación que debe compartirse si es que se quiere seguir utilizando del servicio. De utilizar ese código, al igual que en el caso anterior, perderás el control de tu perfil.

Ospina nos relata que los casos que han llegado a su despacho vinculados a esta estafa "tenían la finalidad de aprovechar tu situación de bloqueo para contactar con tus personas de confianza mediante mensajería, y pedirles en tu nombre dinero de manera urgente, por lo que es importante nunca ingresar dinero a nadie sin antes haber podido hablar con el supuesto solicitante" nos indica el letrado.

Las vacunas como excusa

Como podréis ver WhatsApp se ha convertido en uno de los medios favoritos de los ciberdelincuentes para cometer delitos, y aunque la siguiente modalidad de estafa se ha detectado más en Latinoamérica, también se han denunciado casos en España.

Su objetivo es el mismo, secuestrar las cuentas de WhatsApp, en esta ocasión haciendo creer a las víctimas que se comunican para asignar el turno para la segunda dosis de la vacuna COVID-19, una vez que los delincuentes toman el control de la cuenta. 

Un click con mal final 

Dentro de las anteriores modalidades delictivas, está también la instalación de un virus en el teléfono móvil. Los criminales virtuales envían mensajes sms o por el WhatsApp, haciéndose pasar por entidades reales desde empresas de paquetería, en las que el mensaje suele ser: "su envío está de camino, acceda al siguiente enlace para comprobar su destino" o páginas oficiales como hacienda con mensajes del estilo: "acceda al siguiente enlace para descargar su formulario de devolución".

Beatriz Uriarte y Juan Gonzalo Ospina, penalistas. 

"En este tipo de estafa online los delincuentes introducen un virus en los teléfonos móviles afectados, que les permiten desde clonar los datos íntegros de los terminales contaminados,  hasta poder ver en tiempo real las operaciones de los móviles pudiendo conocer las claves y contraseñas bancarias de sus víctimas", refiere el abogado Juan Gonzalo Ospina.

La ciberdelincuencia crece rápidamente a nivel global, y ante esta situación la Guardia Civil afirma que: "No todos los hechos investigados llegan a ser esclarecidos, pero su conocimiento ayuda a disminuir la cifra negra de delitos ocultos y a dimensionar adecuadamente el problema de la delincuencia informática". En la misma línea Juan Gonzalo Ospina nos recuerda que "la denuncia, conforme a nuestra Ley de Enjuiciamiento Criminal, artículos 265 y 266, exige la personación del denunciante o su representante legal, en un juzgado o centro policial, donde debe acreditar su identidad" por ello, si hemos sido estafados, su consejo profesional es que aportando todas las pruebas que tengamos a nuestro alcance, y sin eliminar ningún dato, acudamos a un abogado penalista experto en ciberdelincuencia para determinar las posibilidades reales que tenemos de resarcir el daño que hemos sufrido en la vía judicial. 

Eso sí, la prudencia y la precaución ante mensajes sospechosos, refiere el abogado, deben de ser las dos claves fundamentales para no caer en las manos de estos delincuentes que se ocultan en la red para producir el mal.

COMPARTIR: