04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El nuevo relato de Alonso Guerrero 'Las mujeres felices son una quimera' ha sido premiado con 9.000 euros en Granada, pero antes ya dinamitó otra obra

El guardián de los secretos de la Casa del Rey: El exministro del PP Pimentel publica de nuevo al exmarido de Letizia Ortiz

El Cierre Digital en
/ Manuel Pimentel
La editorial del exministro Manuel Pimentel, Almuzara, ha vuelto a bendecir el nuevo relato novelado de Alonso Guerrero sobre su exmujer, la reina doña Letizia Ortiz. El profesor extremeño va a celebrar su 60 cumpleaños con un premio literario de 9.000 euros que le han concedido en Granada y que el exministro del PP del Gobierno Aznar va a publicar en su editorial Almazuara. También hace unos años una autobiografía de Manolo Prado y Colón de Carvajal fue 'al molino' (es decir, fue destruida).

Las voladuras controladas de la editorial del exministro del PP Manuel Pimentel se han convertido en célebres ya en el sector editorial. La compañía editorial Almuzara, propiedad del exministro de Trabajo y Asuntos Sociales del Gobierno de José María Aznar, ya mandó hace unos años una autobiografía de Manolo Prado y Colón de Carvajal 'al molino' (es decir, así se conoce en el argot literario cuando se destruye una obra cuando ya está editada y a punto de publicarse). La obra del ya fallecido primer gestor de la fortuna millonaria del Rey Emérito finalmente vio la luz mucho tiempo después, pero ya totalmente descafeinada tras la muerte del exadministrador personal de Juan Carlos de Borbón. 

La citada obra 'Una lealtad real. Memorias', que llegó a las librerías con casi diez años de retraso, iba a ver la luz en 2009. Pero, tal y como denunció en su día el director de elcierredigital.com Juan Luis Galiacho, Pimentel ordenó destruir 5.000 libros y frenar un lanzamiento editorial que iba a arrancar con la presentación del libro por parte de los periodistas Carlos Herrera y Pepe Oneto y con la participación incluida del propio Colón de Carvajal. 

"Yo era, como han dicho cual melopea, el intendente, el administrador de los dineros privados del Rey. Formaba parte de lo que la prensa más acerada, que hasta entonces había respetado la figura de don Juan Carlos, daba en llamar 'los amigos de Juanca'. Yo era, y sigo siendo, no un 'amigo de Juanca', sino de don Juan Carlos I, Rey de España", explicó el fiel exadministrador del Emérito. 

Alonso Guerrero

El ex ministro Pimentel también en el año 2018 publicó un libro del exmarido de doña Letizia Ortiz, Alonso Guerrero, que contó la vida con su exmujer en 'El amor de Penny Robinson'. Ahora Almuzara, con su dueño el exministro Pimentel,  ha vuelto a confiar en el escritor extremeño, que este 12 de noviembre cumple 60 años tras celebrar su victoria en el Premio Internacional de Novela Jurídica del Ilustre Colegio de Abogados de Granada, y le va a publicar su nueva obra titulada 'Las mujeres felices son una quimera'. 

El profesor de Lengua y Literatura se ha embolsado 9.000 euros gracias a este premio y asegura que el galardón "supone un respaldo de personas inteligentes a un escritor que no ha dejado de ser una promesa desde que publicó su primera narración y me anima como si fuera un escritor que empieza, alguien que tiene por delante toda la parte ascendente de la vida". 

No sabía que...

Casulamente, el exlíder popular Pimentel sonrojó a propios y extraños al asegurar en el año 2018 que no sabía que Alonso Guerrero era el exmarido de doña Letizia cuando decidió publicarle. "El mismo Manuel Pimentel nos explica que es editor desde hace 14 años pero no se ocupa de contratar a los autores y no tenía ni idea de quién era Alonso Guerrero, ni sabía nada del libro ni ha recibido llamadas o presiones para que no saliera a la luz. Es el director de la editorial quien se ocupa de elegir los autores y las obras que van a publicarse", contó en su día Informalia. 

Alonso_Guerrero2

Doña Letizia y Alonso Guerrero. 

El profesor Guerrero desveló ese mismo año de 2018 la presión mediática que sufrió cuando se conoció el compromiso de boda entre el etonces príncipe Felipe de Borbón, hoy Rey Felipe VI, y la periodista asturiana. El extremeño aseguró por entonces que no hablaba nada en televisión sobre su ex "por pudor". 

Pero este "pudor" no le impidió contar su vida en los libros. Así lo intentó razonar: "La he convertido en un argumento literario. Simplemente, por eso. No he contado mi vida. Esta novela no es mi vida. Esta novela son mis sentimientos, que es diferente".

Según contó Guerrero, "en la contraportada del libro se explica que hay mucha ficción, pero no hay mentiras. Entonces, es eso lo que he puesto en la novela, mi forma de percibir todo lo que ocurrió a través y a partir de los hechos que muchos no han ocurrido. Aquí hay un argumento literario. Lo que me ha interesado de la novela es el argumento. Me sentí muy atraído por el argumento, que sí que contenía todo lo que yo sentía, pero transcrito en unos hechos que muchos de ellos no han ocurrido". También afirmó Alonso Guerrero que doña Letizia había leído el libro y que sus opiniones eran "favorables". 

El programa de Mediaset 'Socialité' denunció en 2018 que Guerrero sí estaba dispuesto a hablar con las teles... "pero previo pago":  "Un equipo de este programa se ha puesto en contacto con él para concretar una entrevista íntima, y la respuesta de su agente literario es que Alonso no va a conceder ninguna entrevista sin antes efectuar un pago, es decir, que no habla con ninguna televisión si no hay por medio un cheque. Llama la atención porque con ese dinero sí hubiese habido entrevista, pero no vamos a pagar, evidentemente", señalaron en su día.

Penny Robinson

Así es cómo arranca su libro 'El amor de Penny Robinson': "Por razones que no vienen al caso, perdí mi vida privada entre las nueve y las diez de la noche del pasado doce de noviembre, día de mi cumpleaños. Digo perdí, pero en realidad me la arrebataron de un zarpazo. Desde entonces no he vuelto a pisar con negligencia los lugares públicos, ni contemplo los atardeceres sin que me separe de ellos una cortina de teatro. Y todo porque un desconocido me sacó una foto con un teléfono móvil, desde el otro lado del cristal de un escaparate".
 
"Sin darme cuenta, había llegado a obsesionarme con sus ojos y su boca. Ambos permanecían en mi memoria por alguna razón. Quizá los había visto en una portada de disco [doña Letizia aparece en la portada de un disco del grupo Maná]. Todas las mujeres que cantaban tenían esos ojos y bocas, aunque cada una destilaba con ellos una mirada distinta, y daba besos tan diferentes como sellos de lacre. Nené lo sabía, por eso quería la fama", añade en su texto. 
 
En el libro asegura que se molestó cuando se publicó su fotografía junto a la mujer del Rey Felipe VI: "Estuve tentado de telefonear a la revista y preguntar cómo habían conseguido la foto, pero sabía que esos hallazgos no pertenecen a quienes los fabrican, sino a quienes los consumen. Tanto si habían pagado la foto como si la habían encontrado en el cepillo del anonimato, la gente la donaba como un artista puro y perfeccionista, sin nada a cambio. Llamar y presentarme como quien era, Alonso Guerrero, con todas las sílabas de mi nombre —por más que mi nombre no hubiera dicho nada de mí hasta salir en los periódicos— era arriesgarme a que no me creyeran".

Tampoco se ahorró Guerrero insultos contra parte de la clase periodística: "Sus cortes de cara me recordaban vagamente a la mula Francis, un personaje de serie televisiva de mi infancia. Como adelanto, con frases entresacadas de un tráiler, pues la función de esa noche era en directo, una de ellas decía que yo era un tipo muy poco agraciado, y que no se explicaba cómo había adquirido tanta notoriedad. Yo tampoco me lo explicaba. Aquella notoriedad que ellas mismas me adjudicaban no me parecía grande, sino vacía. Me obligaba a vivir junto a un teléfono, dentro de una casa asediada", afirmó.

Un polémico editor

Manuel Pimentel es ingeniero agrónomo y abogado, ha escrito nueve novelas, tres libros de relatos, ocho ensayos y un libro infantil. En los años noventa fue secretario general del PP andaluz y, durante un año, titular del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales en el primer Gabinete de José María Aznar. En la actualidad preside la editorial Almuzara y la Fundación Adecco. 

Cierto es que los negocios han dado más de un disgusto a Pimentel. Tal y como contó Extraconfidencial, en 2015, en plena investigación de los Pujol, la UDEF señaló a Pimentel por tener negocios irregulares en Angola y la República Dominicana. El editor andaluz habría obtenido cuantiosas comisiones de proyectos a través de la empresa Globaltec, vinculada con el exministro. Pimentel desmintió "de manera rotunda" cualquier relación con los Pujol y señaló que en 2008 y 2009 "no presidía la compañía (Globaltec), ni tenía relación alguna con la misma".

De Angola a la Junta de Andalucía

No es la única polémica que ha protagonizado Pimentel, que vio como el diario El País publicaba en 2011 que "la Junta de Andalucía pagó en 2009 los salarios atrasados de la empresa Taller de Libros, que presidió el exministro de Trabajo del PP Manuel Pimentel (1999-2000), con 300.000 euros del fondo de ayudas a empresas en crisis, tildado de fondo de reptiles por el ex director general de Trabajo Javier Guerrero, (PSOE), que luego se desdijo. La subvención se concedió como ayuda directa a los trabajadores, pese a que Taller de Libros ya se encontraba en concurso de acreedores y había comenzado a liquidarse a finales de ese año. La Consejería de Empleo incluso sugirió a los trabajadores que se asociaran para recibir el abono al margen de los administradores".
 
Y añadía el periódico del Grupo Prisa que "la Junta mantuvo durante una década un criterio arbitrario para conceder las ayudas a empresas en crisis. Taller de Libros es un ejemplo de las beneficiadas por este fondo, que al margen de los expedientes de regulación de empleo (ERE), utilizó más de 60 millones para empresas, pero también para Ayuntamientos, fundaciones y empresarios autónomos".

En 2015 la Fiscalía Anticorrupción solicitó la imputación de Pimentel por el Caso ERE y el exministro se mostró "sorprendido" y señaló que cumplió "la estricta legalidad" durante la crisis de la empresa cuyo consejo de administración presidía. De ambas polémicas Pimentel salió indemne en el plano jurídico, pero su reputación ya era la misma. No obstante, el ex ministro de Trabajo y Asuntos Sociales con Aznar, fue premiado luego con el cargo de mediador en el conflicto entre la empresa Endesa y los sindicatos para la negociación de un nuevo convenio laboral. Un buen pellizco para sus bolsillos.

COMPARTIR: