09 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La jueza de VIolencia de Género número 6 de Madrid comunicara el día 27 de junio al interno de Soto del Real este trámite judicial, inicio de la vista

César Román, el Rey del Cachopo: comienza este jueves la fase del juicio por el crimen de Heidi Paz con tribunal popular

César Román y la asesinada Heidi Paz.
César Román y la asesinada Heidi Paz.
Mañana, jueves 27 de junio, la jueza de Violencia de Género 6 de Madrid, Carmen Gamiz, que instruye el caso por el homicidio de Heidi Paz le comunicará a César Román Viruete, el rey del Cachopo el paso a la apertura de juicio oral con tribunal popular en el plazo que marca la ley. Previsiblemente, su nuevo abogado, Manuel Aloso Ferrezuelo, se opondrá a esta medida, que sólo podrá recurrir ante la Audiencia Provincial de Madrid.

María del Carmen Gamiz Valencia, titular del Juzgado de de Violencia de Género número 6 de Madrid, ha citado 27 de junio, jueves, a las once de la mañana a César Román, Rey del Cachopo y a todas las partes implicadas en el proceso por el homicidio de su novia, Heidi Paz.

A este proceso legal, trámite previo a la apertura del juicio oral, también está convocada la Fiscalía, la acusación particular y la acusación popular ejercida por la Comunidad de Madrid al ser un caso de violencia de género. Durante ese acto la jueza comunicará a todos los presentes su decisión de iniciar el procedimiento para la apertura de juicio oral con tribunal popular que se celebrará en la Audiencia Provincial de Madrid.

Independientemente de que la jueza comunique a Román su intención de iniciar el proceso, se continuarán incoando todas las diligencias necesarias para acumular pruebas contra el Rey del Cachopo, que tendrá que estar presente en la Sala por prescripción legal y si apareciesen otras nuevas se incorporarán a la causa, que ya consta de más de dos mil folios.

Hace varias semanas César Román fue trasladado de módulo en la prisión de Soto del Real, donde está internado desde noviembre del pasado año, al ser sorprendido intentando comunicarse con el exterior usando a otros presos, ya que tiene prohibidas y restringidas las comunicaciones por decisión de la Dirección de la cárcel.

Durante el acto judicial que durará unos minutos, la magistrada escuchará a las partes que expresarán su conformidad o no con la medida y en el caso de la defensa de Román es previsible que presente un recurso contra esta decisión, ya que Román no desea enfrentarse a un jurado popular.

Después se abrirá un plazo legal, que culminará, con vaciones veraniegas de por medio, con la celebración de juicio con un tribunal popular sobre finales de octubre o primeros de noviembre, un año después de la detención de Román y 14 meses más tarde del asesinato de Heidi Paz.

A la izquierda, la jueza Carmen Gamiz.

Aproximadamente un mes antes la Audiencia Provincial de Madrid comenzará la selección del jurado, con la elección de 36 personas, mayores de edad y menores de 65 años. Serán descartados todos los candidatos condenados por delitos, los acusados en algún proceso penal, personas suspendidas penalmente de empleo, los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, militares, diputados, senadores, ministros, secretarios de Estado, directores generales o asimilados y residentes en el extranjero.

De los 36 elegidos finales, la defensa y las acusaciones -Fiscalía, Acusación Particular y Acusación Popular- podrán descartar a cuatro candidatos sin motivo alguno, para finalmente quedarse con 9 jurados y 2 suplentes. La dificultad se encuentra en elegir a personas que no estén influidas por un caso tan mediático y que, a ser posible, no tengan prejuicios formados sobre el acusado.

No presentarse a la primera selección de jurado popular acarrea una multa de 150 euros y no hacerlo en segunda citación supone una multa de entre 600 y 1.500 euros. Negarse a prestar juramento o prometer, una vez que se ha sido elegido, supone una multa de 300 euros.

La instrucción del caso ha durado algo menos de un año y ha posibilitado la acumulación de numerosas pruebas objetivas contra César Román, gracias al impecable trabajo del grupo VI de Homicidios del Cuerpo Superior de Policía Nacional en Madrid, las decenas de declaraciones de testigos y las periciales practicadas que sostienen la acusación contra César Román, que fue detenido en Zaragoza después que estuviese huido de la Justicia durante tres meses.

COMPARTIR: