07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras dos años de ruptura,se ha vuelto a ver al torero en el Starlite de Marbella junto a la que fue su pareja durante dos décadas y su hijo de 13 años

José Tomás, posible vuelta con su ex Isabel Montes y un patrimonio de unos cuatro millones

El Cierre Digital en José Tomás e Isabel Montes.
José Tomás e Isabel Montes.
El torero José Tomás y su exnovia Isabel han vuelto a ser vistos juntos en público en el festival Starlite de Marbella. La actitud familiar de la que fue pareja —que acudió con su hijo al concierto— ha hecho saltar los rumores sobre su posible vuelta dos años después de haber roto su relación. ‘El Cierre Digital’ ha informado sobre los movimientos del torero y sobre su patrimonio.

En septiembre de 2020, comenzaron los rumores sobre la separación del torero José Tomás Román Martín y su por aquel entonces mujer, Isabel Montes. A pesar de que el conocido como ‘el Manolete del siglo XXI’ siempre ha llevado una vida discreta, los vecinos de Estepona —localidad en la que reside— empezaron a percatarse de que se le empezó a ver menos con su novia y más en compañía de otra mujer. Dos años después, los rumores sobre la vida sentimental del torero han vuelto a apuntar a su exnovia Isabel.

Según comentan en Informalia, el torero e Isabel Montes han sido vistos, junto a su hijo de trece años, en el festival Starlite de Marbella durante el concierto del cantante Leiva. Tal y como apuntan, su última aparición pública fue en octubre de 2018 en la inauguración de la glorieta que lleva el nombre de José Tomás, en Estepona.

En el medio mencionado se destaca que “la estampa de una familia unida” podría significar que la pareja haya vuelto a retomar su relación. Sin embargo, según fuentes del entorno, mantienen una buena relación por el bien de su hijo en común.

La relación de José Tomás e Isabel: 20 años de amor

Elcierredigital.com ya informó en su día sobre la ruptura de José Tomás e Isabel. Al torero ya se le había empezado a ver con una nueva acompañante y se conocía que vivía en la Hacienda Beach mientras que Isabel permanecía en la casa familiar con su hijo.

José Tomás e Isabel con su hijo.

Por aquel entonces, Isabel y José Tomás ponían fin a casi veinte años de relación, que iniciaron cuando él tenía 27 años —ahora tiene 47—. El diestro fue a revelar un carrete de fotografías a un laboratorio de Foto Lab, en Carrefour, donde trabajaba Isabel. Ella estaba casada, pero el amor surgió a primera vista. Según las propias palabras del torero, pensó que estaba “ante un retrato de Julio Romero Torres”.

Isabel dejó a su por aquel entonces marido y comenzó su romance con el diestro, llevando una vida relajada y sin exhibicionismos, acorde a la discreción de la que siempre ha hecho alarde el torero. Juntos tuvieron un hijo, que actualmente tiene 13 años.

José Tomás levantó pasiones en el mundo del toro por su maestría en la arena. Considerado un torero excepcional y maestro de toreros, los amantes del ruedo siempre han estado dispuestos a asistir a sus corridas. Sin embargo, desde 2011 las actuaciones del diestro comenzaron a escasear, así como sus apariciones en actos públicos. Este semi retiro comenzó pocos años después de haber sido padre con Isabel.

Y es que, años antes, en 2002, el torero anunció su retirada de los alberos, aunque se acabó arrepintiendo. Este anuncio fue el detonante de sus pocas apariciones hasta que en 2022 anunció su vuelta, llenando plazas y generando reventas de entradas por miles de euros.

En los ruedos desde el año 1995, personalidades tan dispares como el rey emérito Juan Carlos I o Joaquín Sabina han seguido a José Tomás por las plazas, donde su tremendismo le ha hecho llenar siempre. La frase “no se lo pierda antes de que lo mate un toro” se hizo célebre tanto en Europa como en América. En México lo llamaban ‘el diestro del millón’ porque su caché en su mejor momento era de un millón de euros.

El millonario patrimonio de José Tomás

En cuanto a su situación económica, José Tomás posee varias sociedades, todas ellas a nombre de su hermano Andrés. El diestro, por su parte aparece en dos compañías en España como presidente y apoderado, según ha comprobado Elcierredigital.com en el Boletín Oficial del Registro Mercantil de España (BORME).

José Tomás es presidente y apoderado desde julio de 2021 de la Fundación José Tomás, con domicilio social en la Plaza de la Constitución de Galalpagar (Madrid). No aparecen, sin embargo, registros de su capital social dado que se trata de una fundación y no está obligada a depositar sus cuentas en el Registro mercantil. Por otro lado, José Tomás es apoderado de la Fundación para la Innovación en Sostenibilidad José Manuel Entrecalles, con domicilio social en el número 10 de la Avenida de Europa en Alcobendas (Madrid).

La primera de las empresas a nombre de su hermano Andrés, Agropecuaria Quinchos S.L., tiene su domicilio social en la plaza que lleva el nombre del torero en su localidad natal, Galapagar, en concreto en el número 8. Esta empresa tiene como objetivo la “explotación de otro ganado bovino y búfalos”. Fue constituida el 28 de abril de 1998 y tiene como administrador único y accionista mayoritario a Andrés Román Martín, hermano del diestro de Galapagar.

La agropecuaria tiene una probabilidad de retraso en pagos de 0’76 por ciento y un índice de resiliencia reducido del 38 por ciento. En 2019, el balance de ventas fue de 32.850 euros, su activo total de 874.490 euros y el capital social de 18.000 euros. El índice de resiliencia es la capacidad que tiene la entidad analizada para hacer frente a una situación excepcional y no prevista, con impacto significativo en el proceso productivo y/o capacidad de la entidad.

El activo total de la empresa creció en un 6,92 por ciento entre 2018 y 2019. Este crecimiento ha sido menor en el caso del activo no corriente, que sólo se incrementó un 5,70 por ciento. Este crecimiento se ha financiado en mayor proporción con un aumento del endeudamiento, que se ha incrementado un 9,25 por ciento.

No obstante, el Patrimonio Neto de la sociedad aumentó un 1,70 por ciento. Este crecimiento es consecuencia del aumento del activo no corriente, que se incrementó un 114,81 por ciento. Este crecimiento se ha financiado con un aumento del endeudamiento del 9,96 por ciento. 

La segunda sociedad es Román de Galapagar S.L., cuyo domicilio social también está en Galapagar (Madrid), en el número 11 de la plaza de la Constitución, y su negocio son las “actividades recreativas y de entretenimiento”. Constituida el 1 de enero de 1999, su administrador único es, al igual que en la anterior, el hermano del torero, Andrés Román Martín.

Esta empresa tiene una probabilidad de retraso en los pagos del 2,24 por ciento y un índice de resiliencia del 68 por ciento, es decir elevado. En 2019, el balance de ventas fue de 240.000 euros y su activo, de 4.707.342 euros.

El activo total de la empresa decreció un 1,45 por ciento entre 2018 y 2019, lo que se ha reflejado en la reducción del activo no corriente en un 0,25 por ciento. La reducción del activo contrasta con el crecimiento del Patrimonio Neto que han aumentado un 1,76 por ciento. Por tanto, el endeudamiento de la empresa se ha reducido un 9,08 por ciento.

Por último, nos encontramos con Promin José Tomás S.L., situada, al igual que la anterior, en el número 11 de la plaza de la Constitución de la misma localidad madrileña. En esta empresa, dedicada al “alquiler de bienes inmobiliarios por cuenta propia” y constituida el 20 de mayo de 1998, aparece José Tomás Román Capelo, sobrino del diestro, como accionista mayoritario y como administrador único Andrés Román.

En 2019, presentó un balance negativo de 3.335 euros, un activo total de 6.846.772 euros y un capital social de 3.926.778 euros. Tiene una probabilidad de retraso en los pagos del 2’02 por ciento, o sea, moderada-baja y un índice de resiliencia reducido, del 35 por ciento.

La situación financiera de la compañía es desfavorable y la evolución de los resultados ha sido negativa. La capacidad para convertir en recursos líquidos las ventas generadas por el ejercicio de su actividad, se sitúa por debajo de las empresas de su sector y tamaño. La capacidad de la empresa para generar efectivo a partir de sus actividades ordinarias y hacer frente a sus deudas a corto plazo es aceptable.

COMPARTIR: