26 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"El presidente Pedro Puente, el director Isidro Rodríguez y el presidente de honor Álvaro Gil-Robles, no pertenecen a nuestra etnia", dice Juan Cortés

El "Secretariado Gitano" señalado por la millonaria subvención de Irene Montero, no tiene a ningún gitano en su directiva

El leonés Pedro Puente, presidente de la Fundación, dice que es de
El leonés Pedro Puente, presidente de la Fundación, dice que es de "gitano de adopción".
El pueblo gitano lleva más de un año en pie de guerra contra la Fundación del Secretariado Gitano porque no se sienten representados ni amparados por ella. "Está regida por 'payos', personas que no son de etnia gitana y no nos conocen",dice el patriarca Juan Cortés, abuelo de la niña Mariluz. La Asociación de Protección al Menor Gitano o la Confederación EMDEROM del mundo gitano han alzado la voz contra esta Fundación a la que Irene Montero acaba de conceder 839.268 euros públicos de subvención.

Ell Ministerio de Igualdad, dirigido por Irene Montero, dictaba una orden ministerial publicada en el Boletín Oficial del Estado, con fecha 1 de abril, en plena vigencia del Real Decreto de Estado de Alarma en toda España por la grave crisis sanitaria que ya ha causado más de 13.000 muertos en nuestro país, tuvo a bien publicar una orden por la que se otorgaba para un "servicio para la asistencia y orientación a víctimas de discriminación por origen racial o étnico" la cantidad de 839.268 euros a la Fundación Secretariado Gitano (Expediente 201903PA001). 

Esto ha provocado la indignación de muchos colectivos del pueblo gitano que se oponen a esta cuasi millonaria subvención pública otorgada por la mujer de Pablo Iglesias en plena crisis del coronavirus a la Fundación del Secretariado Gitano (FSG), a los que señalan de no ser de la etnia por no tener a ningún gitano en la directiva general.

Los colectivos gitanos no se sienten representados por esta Fundación, por lo que desde hace unos meses han estado alzando la voz con el propósito de cambiar las cosas en la denominada FSG.

Así, Julián Cortes, familiar de Juan Cortés, abuelo de Mariluz, la niña tristemente asesinada en Huelva por Santiago del Valle en marzo de 2008, ha señalado para elcierredigtial.com que en “toda la directiva general de la Fundación del Secretariado Gitano (FSG) no hay ni un solo gitano”. El pueblo de esta etnia no entiende que esta Fundación ahora beneficiada, en la que todos los cargos importantes "son payos", sea la que para el Ministerio de Igualdad de Irene Montero sea la encarga oficial de protegerles.

El propio Julián Cortés advierte que “pueden taparse diciendo que sí hay algún gitano, pero solo como vocal no como diectivo”.

Julian_Cortes

Julián Cortés denunció ante el Parlamento Europeo a FSG

El patriarca gitano Tío Juan, cuyo nombre es el de Juan Cortés, ya explicó hace unos días a elcierredigital.com que “a nosotros no nos representa para nada la Fundación Secretariado Gitano, no somos un secretariado somos un pueblo, a ver si se entera de una vez la ministra Montero como también la Reina Letizia".

Muchas han sido las voces que se han levantado con esta fundación y las importantes subvenciones públicas que recibe y que recojemos en este vídeo, uno de los muchos que hay advirtiendo de la grave situación:

Eva González de Madrid se queja en este vídeo de la FSG

Los colectivos gitanos también han afirmado que la Fundación del Secretariado Gitano, "el secretariado ese" como la califican, estuvo unido "en su inicio a los curas, que son payos, pero lo más grave es que hoy no hay ningún gitano dentro de su directiva general, solo alguno como vocal para tapar la imagen. Hasta están metidos los sindicatos Comisiones Obreras y la UGT. Eso no es lógico. Qué está pasando aquí. Por qué se llevan tanto dinero. Te repito no es lógico que ahora les den casi 900.000 euros en plena crisis del coronavirus. Si alguien entiende mejor a un gitano es otro gitano o no lo sabe la ministra Montero para darles esa casi millonaria subvención en pleno coronavirus", señala el patriarca gitano Tío Juan. 

Organigrama de la Fundación del Secretariado Gitano (FSG)

Entre los cargos más importantes destacan tres sobre manera: el presidente de la FSG, Pedro Puente, el director general de la Fundación, Isidro Rodríguez Pérez, y el presidente de honor de la misma el conocido Álvaro Gil-Robles. Según confirman los movimientos gitanos, “no hay ni un solo gitano ahí. Eso no puede ser”.

Como señala la propia web gitanos.org, el presidente de FSG Pedro Puente es de origen leonés, “gitano del alma” y “gitano de adopción”, como él mismo se define. Las quejas de muchos colectivos recaen sobre él como presidente de la Fundación Secretariado Gitano y miembro fundador e impulsor desde sus orígenes hace más de treinta años. Sobre él, Juan Cortés señala a elcierredigital.como que “por favor que se quite el nombre de gitano. No nos representa. Como va ser gitano de adopcion o gitano del alma. Un gitano es un gitano y un payo es un payo”.

Pedro Puente, presidente de la Fundación.

Pedro Puente, según su curriculum oficial, "es titulado en Trabajo Social y ha ocupado diferentes puestos en la Conferencia Episcopal. Sacerdote desde 1973, en 2003 recibió el título de Prelado de Honor del Papa, que reconoce los 23 años de servicio en los que fue responsable, entre otras áreas, del departamento de Pastoral Gitana de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Es presidente de la ONG Asociación Comisión Católica Española de Migración (ACCEM) y de la Fundación Secretariado Gitano”, explica la citada web.

Un escalón por debajo se encuentra el director jefe del FSG, Isidro Rodríguez Pérez, que lleva también en la Fundación muchos años, en concreto, 25 años. Rodríguez, según su curriculum oficial, "se licenció en Psicología en la Universidad Complutense de Madrid. Empezó en la FSG en 1994 como responsable del Área de Salud, cargo que mantuvo hasta el 2000, en el que asumió el puesto de subdirector hasta 2005. En esta fecha es escogido como director general, cargo que ocupa en la actualidad".

Isidro_Rodriguez_Perez_FS

Isidro Rodríguez Pérez, director general de la FSG

En noviembre de 2019 reivindicó que se desarrollara la Ley de Igualdad de Trato y no Discriminación y ha aplaudió pasos como el compromiso del Gobierno de Pedro Sánchez de incluir en los datos sobre delitos de odio un desglose de los casos de antigitanismo, "como una forma de visibilizar más esta realidad".

El tercero en discordia es el presidente de honor de la Fundación, el ex Defensor del Pueblo Álvaro Gil Robles. Como explica la web gitanos.org, en el año 2008 Gil-Robles se hizo con la presidencia de honor de la Fundación del Secretariado Gitano. Con anterioridad  desempeñó, “entre otros importantes cargos, el de Defensor del Pueblo (1988-1993) y el de Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa (1999-2006)”.

En este cargo al frente de la presidencia de honor de FSG sustituyó al exministro Marcelino Oreja Aguirre, quien ejereció el puesto desde el año 2001 a  2008. Como también lo sustituyó en la presidencia de otra fundación, la Fundación Pelayo en 2019. 

Alvaro_Gil-Robles_FSG

Álvaro Gil-Robles, presidente de honor de la FSG

Alvaro Gil-Robles y Gil-Delgado nació en Estoril (Lisboa) el 9 de septiembre de 1944. A los 10 años de edad se trasladó a Madrid, donde se graduó como Licenciado en Derecho y en 1973 como doctor en Derecho por la Universidad Complutense en la cual ejerció como profesor de Derecho Administrativo y Letrado del Tribunal Constitucional.

En 1981 fue autor del proyecto de ley que reguló las competencias del Defensor del Pueblo, cargo que desempeñó entre 1988 y 1993, en los mandatos del líder socialista Felipe González Márquez. De octubre de 1999 a marzo de 2006 fue el primer Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa.

El pueblo gitano contra la FSG

José Maldonado, conocido también entre el pueblo gitano como “el tío Pepe Maldonado”, presidente de la Asociación de Protección al Menor Gitano, fue uno de los primeros en alzar la voz contra la Fundación del Secretariado Gitano (FSG). En un vídeo de agosto de 2019, Maldonado se queja de que “una asociación sin ánimo de lucro como ésta tenga 70 locales comprados en propiedad”.

Maldonado no entiende como "los gitanos no ven el dinero de esas millonarias subvenciones que recibe la FSG del Ministerio de Igualdad, la última concedida por Irene Montero". Y al igual que afirman otros colectivos, no se siente representado por la Fundación "porque el núcleo central no está conformado por gitanos. Son gente que no nos representan para nada”, concluye en el vídeo que mostramos el patriarca Tió Pepe Maldonado.

Jose_Maldonado

José Maldonado, presidente de la Asociación de Protección al Menor Gitano

También elcierredigital.com ha podido acceder a la denuncia interpuesta por la Confederación "EMDEROM" ante el Parlamento Europeo contra esta fundación FSG. Lo hizo  a través de su representante Julián Cortes en un texto que especifica claramente la causa. Ricardo Torres, presidente de dicha Confederación junto con Asociaciones Gitanas de León, “denuncian ante el Parlamento de Europa, la discriminación contra los gitanos que ejerce la Fundación Secretariado Gitano. La FSG nos asfixia y nos niega avanzar”, explica el texto.

Otra de las partes de la denuncia explicita las quejas de la manera siguiente: “En España existe un tejido asociativo gitano como no existe en ningún otro lugar de Europa. Organizaciones serias y reconocidas que tienen capacidad sobrada de llevar adelante con éxito, cualquier acción destinada a mejorar las condiciones de vida de nuestro pueblo. Sin embargo, se está produciendo una gran paradoja, pues al mismo tiempo que se nos insta a ser los protagonistas y los artífices de nuestro proceso de inclusión, los gobiernos locales, los gobiernos regionales, el Gobierno de España y…. tengo que decir que también el propio Gobierno Europeo, nos marginan a la hora de adjudicar el desarrollo de los proyectos más importantes que se están realizando”.

“Ciertamente esto es una gran contradicción, y lo es en la medida que continúan negándonos esa confianza entregando la mayor parte de los recursos económicos a organizaciones o entidades no gitanas, principalmente a una de ellas, la Fundación Secretariado Gitano (FSG) pincha. Organizaciones que no reconocemos como interlocutores nuestros y que carecen de la capacidad de actuación y de maniobra con nuestro pueblo que, lógicamente, sí tenemos las organizaciones gitanas”, detalla el texto enviado por Cortés.

Gitanos no se sienten representados por la FSG

Los colectivos gitanos señalan a elcierredigital.com que nuestro pueblo “no necesita ni quiere ya más “paternalismos”, hemos tenido suficiente durante décadas. Y por culpa de éstos, al tejido asociativo gitano se nos ha impedido, y se nos está impidiendo, trabajar y desarrollar nuestros proyectos".

Otro punto importante de la denuncia señala que "mientras tenemos que contemplar con impotencia, que organizaciones no gitanas reciben los millonarios recursos públicos que a nosotros se nos niegan reiteradamente".

Por todo ello, el pueblo gitano se ha puesto en pie de guerra contra una Fundación, la FSG, a la que no ven con buenos ojos "por no tener esencia gitana y con la que no se sienten amparados tras ver como reciben millones de dinero público sin que recaiga en su bienestar", afirman.

COMPARTIR: