23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Georgie Dann cantaba "Mami qué será lo que tiene el negro" y la serie 'El equipo A' arrasaba en la televisión

Serie El Cierre Digital "Qué fue del verano de...": La despenalización del aborto, 1985 (X)

Corría el verano de 1985 y Georgi Dann empezaba a convertirse en el King África de los 80 con su “Mami, qué será lo que tiene el negro”. El verano de 1985 presenciaría la llegada del 'Equipo A', la crisis de Gobierno que provocó Miguel Boyer, los primeros pasos para poner fin a la Guerra Fría, la ley del aborto que décadas después enfrentaría en decenas de ocasiones a Gobierno y oposición, la muerte del Yiyo y la adhesión de España a la UE.

El 12 de junio de 1985 se produjo la firma del Tratado de Adhesión a la Unión Europea. España, el país de Europa en el que más se fumaba, el país donde los mayores de 64 años sólo representaban el 11,9% de la población, entraba por fin, y después de años haciendo logros, en la UE.

El Salón de Columnas del Palacio Real de Madrid se convirtió en el escenario de una firma histórica que cambiaría el rumbo del país. Un tiempo de prosperidad económica llegaría después de aquel Tratado que supuso la salida del aislamiento internacional que padecía desde la Declaración de Potsdam de agosto de 1945 y la estabilización de la recién instaurada democracia.

No sería la única firma que González tendría que suscribir ese verano. A principios de julio de 1985, la dimisión del ministro de Economía, Miguel Boyer, forzó una crisis de Gobierno. Cuando parecía que el presidente ya tenía todo decidido sobre la reestructuración gubernamental, Boyer le pide marcharse. El jefe del Ejecutivo, quiso hacer ver que la dimisión del ministro de Economía nada tenía que ver con la política sino que se trataba de un asunto personal.

El misterioso silencio del gran protector (y del gran detractor) de Miguel  Boyer

Felipe González y Miguel Boyer.

Sin embargo, muchos entendieron que la lucha por la vicepresidencia entre Boyer y Guerra fue la razón por la que el ministro de Economía se plantó. Al final, Felipe González realizó seis cambios entre caras nuevas e intercambios de cartera. De nuevo, la época estival servía para ocultar otras carencias.

Aborto

España seguía evolucionando. Y fue en ese verano, exactamente el 5 de julio, cuando la interrupción voluntaria del embarazo en España o aborto inducido se regula en el Título II de la Ley Orgánica 2/2010, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.

Con esta ley se despenalizó el aborto inducido en tres supuestos: riesgo grave para la salud física o psíquica de la mujer embarazada (supuesto terapéutico), violación (supuesto criminológico) y malformaciones o taras, físicas o psíquicas en el feto (supuesto eugenésico). Según la ley, la gestante podía interrumpir el embarazo en centros públicos o privados en las primeras 12 semanas en el caso criminológico, en las 22 primeras semanas en el eugenésico, y en cualquier momento del embarazo en el caso terapéutico.

La despenalización del aborto en los años 80 supuso un importante cambio social para las mujeres en los primeros años de la democracia. Aún así, esta primera ley contemplaba de seis meses a un año de cárcel (o multa de 6 a 24 meses) para las que abortaran fuera de los tres supuestos.

Televisión

No todo en el verano fue política, firmas, crisis, luchas internas. Ese verano trajo consigo una de las series que marcaría a toda una generación: 'El Equipo A'. John Hannibal Smith, H. M. Howling Mad Murdoc, Templeton Faceman Peck, M.A. entraron en las pequeñas pantallas de todos los hogares españoles a través de La 1 para quedarse durante muchos años.

'El equipo A'.

Gente de todas las edades se sentaban frente al televisor a media tarde evadiéndose por un rato de otras actividades para centrarse en las aventuras de estos cuatro ex militares, a pesar de que el formato del capítulo era casi siempre el mismo, el de ciudadanos con problemas que buscaban los servicios del 'Equipo A' que, por supuesto, siempre conseguían solucionarlo.

Cine

La pequeña pantalla no era la única que estrenaba. Como todos los veranos, el cine también se convirtió en protagonista con grandes éxitos de taquilla difíciles de olvidar. El capitán Navarre y Lady Halcón obligaban a sacar el pañuelo en muchos cines de verano.

Esta película de amor, fantasía y aventura dirigida por Richard Donner se convirtió en un visto y no visto, en una de las películas históricas de los 80. Protagonizada por Matthew Broderick, Rutger Hauer y Michelle Pfeiffer relata la historia de un amor trágico entre dos amantes que no pueden estar juntos por el hechizo de un celoso obispo que condena a Lady Halcón y al Capitán Navarre a estar separados por la luna y el sol. Por el día, Michelle Pfeiffer será un halcón y por la noche, el capitán será un lobo. Sólo durante un eclipse podrán reunirse.

Por otra parte, también se estrenó la decimocuarta entrega del agente secreto más famoso, James Bond y su 'Panorama para matar', protagonizada por Roger Moore, la última vez que interpretaría a Bond, y dirigida por John Glen.

Muerte de ‘El Yiyo’

"Pali, este toro me ha matado", fueron las últimas palabras del torero José Cubero, 'El Yiyo', el 30 de agosto de 1985 cuando 'Burlero', así se llamaba el toro, le empitonó por la espalda y le atravesó el corazón en el último del festejo que se celebraba en Colmenar Viejo.

'El Yiyo' sustituía a Curro Romero, que no pudo asistir por las lesiones que había sufrido en Linares unos días antes. Le habían contratado de urgencia un día antes y 'el Yiyo' lo dio todo en ese sexto toro. Tras una faena muy completa, el público estaba esperando una buena estocada para concederle las dos orejas. 'El Yiyo' lo sabía y entró a matar con todo.

La premonición de Yiyo: «Pienso que un cuerno me va a arrancar el corazón»

El Yiyo.

Le dio un pinchazo primero y después echó el resto con una estocada con la que parecía que el toro quedaba muerto. Sonriente se dirigió al estribo y, de repente, el toro se arrancó, levantó al torero del suelo por una pierna y cuando se encontraba otra vez en el suelo le volvió a levantar metiéndole el pitón por el costado izquierdo y manteniéndole en el aire durante unos espantosos segundos.

El toro ya le había sentenciado a muerte. 'El Yiyo' cayó al suelo prácticamente muerto aunque logró entrar en la enfermería con un halo de vida. José Cubero tenía 21 años y fue enterrado en el Cementerio de la Almudena de Madrid.

COMPARTIR: