30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En España se robaron unos 300.000 bebés desde el final de la Guerra Civil hasta la década de los años 90

Una sevillana exhuma los restos de su hija para comprobar si fue una niña robada

Una mujer sevillana de 68 años ha conseguido el permiso del cementerio de Sabadell para exhumar el cuerpo de su presunta bebé, que nació en 1990, después de ver en el concurso de televisión 'Ahora Caigo' a una chica de la edad que debería tener la niña a la que, supuestamente, enterró hace ya 31 años.

Carmen es una mujer sevillana que dio a luz a una niña en Sabadell en el año 1990. La bebé nació prematuramente, y al poco tiempo, los médicos informaron a la mujer de que la niña había fallecido. Lo único que le entregaron fue un féretro cerrado que ella enterró en el cementerio de Sabadell sin comprobar nunca qué había dentro.

La mujer, que vive actualmente con sus dos hijas en Sevilla, hace entre uno y dos años, mientras veía el programa de televisión Ahora Caigo, vio a una concursante que guardaba un enorme parecido con una de sus hijas.

La joven, curiosamente, tiene la edad que debería tener la niña a la que supuestamente enterró hace 31 años. Fue en ese momento cuando Carmen empezó a plantearse los extraños hechos que sucedieron en torno a la supuesta muerte de su hija. Según cuenta su abogado a elcierredigital.com, Fernando Osuna, la sevillana ha conseguido ahora el permiso para exhumar el cuerpo de su presunta hija para realizar pruebas de ADN y salir de dudas.

Un caso extraño

Al poco de nacer, la bebé de Carmen necesitó que se le hicieran transfusiones de sangre a causa de la extrema prematuridad, y durante tres meses permaneció ingresada en el hospital sin tener apenas contacto con la madre. Un día, la mujer recibe una llamada en la que le informan del fallecimiento de la niña.

Carmen se traslada al hospital de inmediato, y allí no permiten que vea el cuerpo sin vida de su hija en ningún momento, sino que le entregan un féretro cerrado con los supuestos restos de la niña, que serían entonces enterrados en el cementerio de la localidad barcelonesa de Sabadell. Aunque la mujer insistió en hablar con el médico para que le explicara los motivos del fallecimiento de la niña, nunca recibió una respuesta clara, sino que achacaban la muerte de la bebé a la prematuridad.

Manifestación de afectados por el robo de niños en España.

La sevillana ha conseguido el permiso del cementerio para exhumar el cuerpo que, presuntamente, corresponde a su hija. La intención de la mujer es realizar pruebas de ADN entre los restos de la niña y ella misma, pero también con sus otras dos hijas.

Si se diera el caso de que las muestras de ADN no coincidieran y se descubriera que los restos que descansan allí no son los de su hija, la mujer solicitará que testifiquen médicos y matronas implicados, presentará los documentos del sepelio del bebé y el trabajo de un detective, que tratará de reconstruir los hechos.

Una leyenda negra en España

El robo de bebés es algo que ha estado presente en España durante mucho tiempo. Entre 1940 y 1990 se calcula que se robaron aproximadamente 300.000 bebés. Sin embargo, la mayoría de los delitos cometidos han prescrito, y los únicos que podrían llegar a castigarse son los cometidos en la década de los 90.

Cartel visto en una manifestación de afectados por el robo de niños en España.

El modo en el que sucedían los hechos era siempre similar: matrimonios incapaces de tener hijos se ponían en contacto con quienes podían conseguirles uno. Se concretaba la cuantía económica y la manera en la que les sería entregado el bebé. En ocasiones, incluso, se fingía un embarazo y un posterior parto. Además, las víctimas solían ser siempre familias con poca formación o que algún religioso implicado considerara que habían traído un niño al mundo “en pecado”.

COMPARTIR: