25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Continúa la batalla con la red social y el juicio en el que se resolverá la disputa comenzará el 17 de octubre a menos que ellos acuerden otra fecha

El 'Plan B' de Elon Musk por si pierde el juicio con Twitter: Vender acciones de Tesla

Elon Musk
Elon Musk
Elon Musk, consejero delegado de Tesla y multimillonario, en apenas tres días ha vendido acciones de su compañía por un valor de 6.300 millones de euros, según se ha mostrado en los documentos publicados por el regulador bursátil estadounidense. El juicio en el que se resolverá la disputa comenzará el 17 de octubre, a menos que ellos acuerden otra fecha, según los documentos hechos públicos y a los que 'elcierredigital.com' ha accedido.

El multimillonario y magnate Elon Musk, durante las jornadas del 5, 8 y 9 de agosto, se ha deshecho de más de 7,5 millones de participaciones de Tesla, lo que equivale a un valor de mercado de 6.500 millones de dólares aproximadamente. Esta inesperada venta ha sido desconcertante para muchos, pero poco después del primer movimiento ha sido Elon Musk quien ha reconocido que la principal finalidad de ese dinero es hacer frente a un posible acuerdo en el caso de que perdiera la actual batalla que mantiene con Twitter por la fallida compra de esta.

"En el caso (afortunadamente, poco probable) de que Twitter obligue a cerrar este acuerdo y algunos socios de capital no se presenten, es importante evitar una venta de emergencia de las acciones de Tesla" ha explicado Musk en su cuenta oficial de Twitter como respuesta a un tweet de otro usuario.

Sin embargo y después de esta venta, el multimillonario de origen sudafricano, sigue teniendo 155 millones de acciones en Tesla, fabricante de vehículos eléctricos. Esta cantidad que Musk tiene en su poder supone un valor de mercado, al cierre de jornada del pasado martes, de 131.000 millones de dólares.

El fin de semana pasado, Elon Musk reiteró que el acuerdo para hacerse con Twitter por 44.000 millones de dólares, que rompió a principios de julio, se cerraría siempre y cuando la empresa le facilitara detalles sobre cómo estima el número de cuentas spam o falsas. "Si Twitter simplemente facilita su método de muestreo de 100 cuentas y cómo se confirma que son reales, el acuerdo debería continuar en los términos originales" comunicó el magnate en un tuit.

Y recuerda que, si las informaciones que ofrece Twitter a los reguladores son falsas, la operación no se podría cerrar como se pactó en su momento. Añadiendo que, si el acuerdo no se cierra, comprará acciones de Tesla de nuevo.

Elon Musk, la persona más rica del mundo, en abril vendió acciones de Tesla por un valor de 8.500 millones de dólares y dijo en ese momento que no había ninguna otra venta planeada.

El juicio en el que se resolverá la disputa comenzará el 17 de octubre, a menos que ellos acuerden otra fecha, según los documentos hechos públicos y a los que el cierredigital.com ha accedido. La dirección de Twitter ha incitado a sus accionistas a votar sobre la compra el 13 de septiembre, pidiendo así luz verde para cerrar la operación, pero aun así la junta directiva ha reconocido que todo depende del “litigio pendiente” con el multimillonario.

La libertad de expresión de Musk y sus problemas

Uno de los aspectos que más revuelo está causando es la idea del millonario de “libertad de expresión”. Para ello, apuesta por un código abierto que no censure y que, según los usuarios, podría dar pie a algunos de los aspectos contra los que la red social ha estado luchando durante años: desinformación, acoso, 'spam'…

La mayoría de tuiteros se toman la situación con humor, con mensajes copiados unos de otros en los que “no autorizan” al empresario a usar sus “imágenes, información, fotos, mensajes eliminados, archivos, etc”, al más puro estilo de cadenas de Whatsapp, asegurando protección con la redifusión del mensaje.

Otros tantos celebran la compra de la empresa por parte de Musk y, por último, algunos usuarios expresan su preocupación por los cambios. Uno de ellos, que también es objeto de memes, es la posible vuelta de Donald Trump a la red social, cuya cuenta fue suspendida el pasado año.

Aunque lo cierto es que Musk ya se vio envuelto en problemas debido a su idea de la libertad de expresión que impone a sus empleados en Tesla y SpaceX, a los que hace firmar en sus contratos cláusulas para no llevar a la compañía a juicio si hubiese una disputa laboral, según han informado varios medios. Esta postura se une a otras, como cuando se negó, en aras de la libertad de expresión, a cancelar a los medios prorrusos el acceso a Starlink, la compañía de internet por satélite que posee.

Las nuevas medidas

Musk manifestó a través de su cuenta de Twitter algunos de los cambios que él consideraba relevantes para mejorar la red social. Uno de ellos es quizá uno de los más pedidos y rechazados a lo largo de la historia de Twitter: la edición de tuits.

La red social confirmó que ya tenía intención de introducir esta mejora, a la que Musk ha puesto limitaciones. No se podrá editar un tuit en cualquier momento, sino por un periodo de tiempo breve y tendrá, como aspecto negativo, que si el contenido se modifica, será como comenzar de cero: todos los retuits y 'likes' se eliminarán. Esta medida buscaría favorecer a que la corrección se efectúe cuando existan erratas o enlaces equívocos.

El empresario también pretende poner fin a la clásica limitación de caracteres (actualmente de 280) y eliminar los 'bots' de la plataforma autentificando las cuentas auténticas. Sin embargo, si la compra finalmente no se efectúa todo esto puede quedar en solo una idea.

COMPARTIR: