18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La jueza instructora, Elena Sancho, dio el pésame a los padres del niño antes de escuchar su declaración en sede judicial

Piden la nulidad del caso Julen por "verse comprometido el derecho a la defensa" del dueño de la finca de Totalan

David Serrano junto al equipo de abogados que le defienden.
David Serrano junto al equipo de abogados que le defienden.
La defensa de David Serrano Alcaide, el único investigado en el “caso Julen” y ahora acusado formalmente de homicidio por imprudencia grave, estudia solicitar la nulidad de la instrucción por graves deficiencias que habrían seriamente comprometido el derecho de defensa del acusado, a su juicio. Acusan de imparcialidad a la jueza de Instrucción número 9 de Málaga, Elena Sancho.

"La instrucción empezó muy contaminada. La jueza incluso aseguró que no veía la tele, pero yo no me creo que aquellos días cuando el caso salió incluso fuera de nuestras fronteras que ella se inhibiera tanto como para no escuchar absolutamente nada", explicó Antonio Flores a elcierredigital.com sobre la defensa de su cliente, David Serrano, dueño de la finca de Totalán, frente a lo que considera una instrucción "sesgada" del caso.

El planteamiento de la pretendida nulidad se basa en el análisis de hechos concretos de una instrucción que, a juicio de los letrados de la defensa, se habría diseñado a la medida de los padres de Julen para evitarles el trance de una posible imputación, tanto por Fiscalía como por el propio Juzgado.

Antonio Flores, abogado de David Serrano.

"Se la circunstancia de la titular del Juzgado, Doña Elena Sancho Mallorquín, ya había instruido unas diligencias anteriores contra el padre José Roselló donde este resultó condenado a 3 años de cárcel", según el despacho de abogados Lawbird Legal Services. Es decir, que según la defensa de Serrano, la jueza conocía al testigo que tenía frente a ella. De hecho, Julen Roselló resultó condenado a tres años de prisión, pero cuando su hijo sufrió el accidente mortal él ya se encontraba disfrutando del tercer grado penitenciario.

Los argumentos esgrimidos por Antonio Flores, abogado de David Serrano, hacen también referencia al interrogatorio del dueño de la finca donde falleció accidentalmente el pequeño Julen. "Me llamó la atención que antes del interrogatorio les diera el pésame y se mostrara dolida por los hechos sin esperar a escucharlos por si tenía que imputarlos. Solo les faltó darles un abrazo", sostienen desde la defensa del único imputado.

Procesalmente también resultó llamativa "la maniobra procesal de interrogar a los padres de Julen, en calidad de testigos, para acto seguido realizar el ofrecimiento de acciones como perjudicados", añaden en un comunicado hecho público el martes.

Respecto al interrogatorio de Antonio Sánchez, el pocero, con 30 años de experiencia, que cavó el agujero en la finca de David Serrano, "tanto el Juzgado como Fiscalía se opusieron vehementemente a que aportara a la instrucción un Plan de Seguridad y Salud -del cual manifestó “tenerlo en su casa”- cuando precisamente la implementación de las medidas de seguridad contenidas en el mismo, por lógica, habrían impedido el fatal desenlace del fallecimiento de Julen".

Antonio Sánchez, pocero de Totalán.

La defensa de Serrano dice que la jueza alteró el orden legal de los interrogatorios, "al ser interrogados (los padres de Julen) primero por la propia magistrada la cual, visiblemente, actuaba también como fiscal".

Pero la defensa de David Serrano también cuestiona el papel de la Fiscalía al decir que pide la imputación de su defendido por “no "haber advertido de la existencia del pozo” cuando el padre declara justo lo contrario al afirmar, sobre el sondeo concreto por el que cayó Julen, que “David me advirtió que hay había un pozo y que estaba tapado por dos cantillos”, sondeo que además estaba a varios metros de lugar de estacionamiento del vehículo cuando llegaron a la parcela".

 

COMPARTIR: