23 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Fiscalía le pedía 96 años de cárcel por la violación continuada de dos mujeres y el intento frustrado de otras dos entre 2016 y 2017

Pedro Luis Gallego, el violador del ascensor, intenta suicidarse por segunda vez en su celda de Herrera de la Mancha, pero sobrevive

Pedro Luis Gallego, el violador del ascensor.
Pedro Luis Gallego, el violador del ascensor.
Pedro Luis Gallego, conocido como el violador del ascensor, intentó suicidarse el pasado lunes en la prisión de Herrera de la Mancha, pero no lo consiguió al ser descubierto sobre el suelo de su celda y recibir asistencia sanitaria. El violador se enfrentaba a un nuevo juicio donde el fiscal pide 96 años de cárcel para él. Gallego fue trasladado a un hospital para su recuperación. Es la segunda vez que lo intenta ingiriendo barbitúricos.

Pedro Luis Gallego Fernández, conocido como el "violador del ascensor", fue encontrado inconsciente en su celda junto a una nota de despedida en el centro penitenciario de Herrera de la Mancha (Ciudad Real), según fuentes penitenciarias.

Un portavoz de Instituciones Penitenciarias, organismo dependiente del Ministerio del Interior, ha confirmado que el preso preventivo excarcelado en noviembre de 2013 tras materializarse la derogación de la Doctrina Parot fue trasladado a un centro penitenciario y que el caso está supervisado por la inspección penitenciaria.

El "violador del ascensor" estaba ingresado preventivamente en un módulo ordinario de Herrera de la Mancha bajo supervisión de un preso de acompañamiento. El pasado mes de junio, la Fiscalía de Madrid solicitó 96 años de prisión por la violación de dos mujeres y el intento frustrado de otras dos que lograron huir de su captor en las inmediaciones del madrileño Hospital de La Paz. El juicio está previsto que se celebre este mes de octubre.

Inconsciente en el suelo

Fuentes penitenciarias han señalado que el preso fue encontrado en torno a las ocho de la mañana de este lunes inconsciente y tirado en el suelo de su celda. El interno de acompañamiento explicó a los funcionarios que habían estado hablando hasta aproximadamente la una y media de esta pasada madrugada. Tras una primera observación del médico de la prisión, ha sido trasladado a un centro hospitalario.

Imagen del hospital de La Paz, donde el violador secuestró a dos de sus víctimas.

Los primeros indicios apuntan a que el "violador del ascensor" consumió algún tipo de pastilla o sustancia para autolesionarse. Su estado de salud reviste gravedad. A Pedro Luis Gallego Fernández se le aplicó el protocolo antisuicidio -que implica vigilancia permanente desde una mampara- hasta el pasado mes de enero, un protocolo que estuvo activo desde su último ingreso en prisión el 16 de junio de 2017.

Condenado por asesinato y violación

El preso cuenta con un amplio historial delictivo ya que había sido condenado anteriormente por dos delitos de asesinato y varios de violación. En esta ocasión, el fiscal le acusa de dos delitos de detención ilegal; dos delitos de agresión sexual continuada; dos delitos de lesiones; y delito de robo con violencia.

En junio de 2017, fue detenido acusado de nuevas agresiones sexuales tras ser excarcelado en 2013 y cumplir parte de la condena por el asesinato de la menor Leticia Lebrato y otros 18 delitos por agresión sexual.

El procesado será juzgado el próximo 3 de octubre en la Audiencia Provincial de Madrid. Su último "modus operandi" consistía en secuestrar a punta de pistola a sus víctimas en una zona próxima al madrileño Hospital de La Paz. Luego se las llevaba a Segovia para agredirlas sexualmente y las dejaba en el mismo lugar donde habían sido raptadas.

Gallego había cambiado su modo de delinquir, ya que anteriormente abordaba con una pistola a sus víctimas y las introducía en un portal, metiéndolas en un ascensor donde consumaba las agresiones, inmoviliando estos aparatos aprovechando su condición de mecánico de ascensores. Por eos fue bautizado como "el violador del ascensor".

Pedro Luis Gallego era un violador en serie excarcelado en noviembre de 2013 tras materializarse la derogación de la Doctrina Parot -que redujo el tiempo en prisión con carácter retroactivo- sobre sus actuaciones entre los años 70 y 90. El "violador del ascensor"  no había sido vigilado de nuevo por la Policía desde su excarcelamiento.

COMPARTIR: