22 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Rey Emérito pasará su aniversario, quizá el último en Abu Dabi, junto a sus más íntimos sin la presencia, en teoría, de las infantas

Juan Carlos I celebra su 84 cumpleaños en el exilio, pensando ya en su pronto regreso a España

Juan Carlos I.
Juan Carlos I.
El Rey Emérito Juan Carlos I celebra en los Emiratos Árabes su 84 cumpleaños, una vez más, lejos de España y su familia. A pesar de que las infantas Elena y Cristina le iban a visitar, sus planes se han cancelado por un posible positivo por Covid de una de ellas, según fuentes cercanas, que afirman que Juan Carlos podría regresar a España a finales de este mes debido a la enfermedad del empresario catalán Josep Cusì, "el hermano no reconocido del Rey Emérito".

El Rey Emérito Juan Carlos I celebra este miércoles 5 de enero su 84 cumpleaños. A pesar de tratarse de una fecha especial para el exmonarca, que continúa exiliado en los Emiratos Árabes Unidos, no la podrá compartir con ninguno de los miembros de su familia. Las infantas Elena y Cristina tenían planeado visitar a su padre en su exilio, sin embargo, como ha podido saber elcierredigital.com, finalmente ese viaje no se ha llevado a cabo por un posible contagio por Covid de una de las hermanas.

La hija mayor del Rey emérito le ha visitado en varias ocasiones durante este año y medio, mientras que la infanta Cristina también lo ha hecho aunque en menor medida. Precisamente, ambas aprovecharon uno de sus viajes para vacunarse contra la Covid-19 a principios del año 2021.

Las infantas Cristina y Elena.

Según expresan fuentes cercanas a la familia Real a elcierredigital.com, el viaje de las infantas podría haberse cancelado por estar acercándose la fecha en la que el Rey Emérito regresará a España. A pesar de la disconformidad del Gobierno de Pedro Sánchez, el Rey Emérito podría volver entre finales del mes de enero y principios del mes de febrero, según ha podido saber de fuentes próximas al monarca elcierredigital.com

Las razones del regreso de Juan Carlos I

Tal y como anunciaba en exclusiva elcierredigital.com en una entrevista de la periodista Belén Campos con Albert Solà –el autoproclamado primogénito del Emérito– “sería un viaje de ida y vuelta, es decir, el Emérito no volvería para quedarse”. La razón por la que Solà afirma que Juan Carlos I adelantaría su regreso a España es principalmente “humanitaria”. Tanto Solà como otras fuentes del círculo más cercano del Emérito, han confirmado las presiones que existen sobre el Rey Felipe VI para que acceda al regreso de su padre a España para encontrarse con su gran amigo el empresario catalán Josep Cusí

Estos motivos humanitarios estarían directamente relacionados con la enfermedad que sufre Josep Cusí –para muchos monárquicos "el hermano no reconocido del Emérito" y la persona más fiel a su figura– que, a sus 87 años, padece una grave enfermedad, según indican fuentes cercanas a elcierredigital.com, y se encuentra "bastante mal", asegura Albert Solà.

Juan Carlos I y Josep Cusì.

"En poco tiempo cumplirá 88 años y don Juan Carlos quiere absolutamente venir a verle y estar con él. Y por ello se ha presionado tanto al Rey Felipe VI, quien de entrada rechazaba su regreso. El Emérito ha aumentado en estos últimos días sus contactos con Cusí por su estado de salud así que Felipe VI, en teoría, habría cedido al final por razones humanitarias y después de muchas presiones", expresa Solà en su última entrevista para elcierredigital.com.

El Rey Emérito, que sufrió una fuerte depresión a raíz de la muerte de su íntimo amigo del colegio, el Marqués de Cubas, y que vivió en el exilio también el reciente fallecimiento del tenista Manolo Santana –con el que compartía una forjada amistad y jugaba con él en el Palacio de la Zarzuela–, no quiere que la escena se repita y dejar de acompañar a su querido Cusí en estos duros momentos para el empresario catalán y su familia.

"Sé que don Juan Carlos hará lo que haga falta para poder venir a ver a Josep Cusí", afirmaba en exclusiva Albert Solà para elcierredigital.com al tiempo que aseguraba que "la familia de Cusí estaría molesta con el Rey Felipe VI por negarse a permitir la vuelta de don Juan Carlos para ver a su íntimo amigo".

Según estas fuentes, Felipe VI se negaba de entrada en firme. "Por ello, las presiones de las familias han sido fuertes, así lo he sabido. Y al final, el acuerdo previsto es que vendrá pronto y se marchará de nuevo y no se quedará en España, porque el Rey no autoriza que se quede", señala Solà.

Se refugiará en una masía en Monserrat, propiedad de Cusí

Según ha podido saber elcierredigital.com a raíz de la entrevista a Albert Solà, don Juan Carlos irá a una masía situada en el Bruc, una localidad situada a los pies del Montserrat (Barcelona): "La masía es una de las que posee Josep Cusí, quien como ya comenté en otra entrevista, tuve confirmación de que era su hermano no reconocido". 

Tal y como confirma a elcierredigital.com una persona muy cercana al entorno de los dos amigos, "ambos mantienen contacto directo, son uña y carne desde que se conocieron. El Emérito ha visitado muchas veces a Cusí en esta masía, venía en helicóptero desde un aeropuerto cercano y pasaba inadvertido por completo".

Es precisamente en esta masía catalana donde el exmonarca encontraba su refugio favorito y a donde, solo o acompañado, se escapaba. De hecho, según fuentes consultadas por elcierredigital.com, podría tratarse del lugar donde el Emérito tenía sus encuentros secretos después de la célebre cacería de Botswana con la empresaria Corinna Larsen.

Además de dejar como refugio su heredad a Juan Carlos I para cuestiones de ocio y otros menesteres, Josep Cusí siempre ha estado al lado del Rey Emérito, tanto en los buenos como en los malos momentos. En especial, cuando su gran amigo se realizaba sus chequeos médicos en el Cima de Barcelona o ingresaba en la clínica Planas para sus tratamientos antiaging.

Josep Cusí, más que un amigo

Josep Cusí y Juan Carlos I mantienen una relación de amistad desde los años de juventud del Rey Emérito, cuando a éste se le conocía como 'Juanito' y todavía estaba a la sombra del General Franco.

La pasión por el mar los unió y fue lo que ocasionó que Cusí se convirtiera en el armador y tripulante del Bribón II, uno de los barcos de Juan Carlos I. Desde muy jóvenes, ambos han asistido juntos a cacerías y viajes privados y también lo han estado en situaciones más delicadas, como los citados ingresos y operaciones a las que el Emérito se ha sometido durante años en la Clínica barcelonesa Planas.

La relación tan íntima entre Cusí y el Emérito, investigada por el periodista James Badcock del diario británico The Telegraph, hizo que se asegurara que “en 2015, Cusí y otros asociados presentaron a Juan Carlos un yate clásico, llevado de Finlandia y llamado Bribón XVI", que permitía al monarca español navegar mientras estaba sentado, ya que su movimiento se vio afectado por una serie de cirugías de reemplazo de cadera después de la caída que sufrió durante su célebre viaje de caza de elefantes a Botswana en 2012.

A pesar de su intensa relación con el exmonarca, Cusí siempre se ha mantenido discreto ante los medios. Una de las pocas ocasiones en las que su nombre apareció en la prensa fue en el supuesto golpe que le propinó a un periodista español en un club náutico en Italia, en 1984, por haber informado de la venta del Bribón IV por 275.000 dólares.

Josep Cusí nacido en Barcelona en 1934, siempre ha tenido una relación muy estrecha con Juan Carlos I. En octubre de 2019, Albert Solà, el catalán de 65 años que asegura ser hijo del ex Rey Juan Carlos, contó en exclusiva para elcierredigital.com que la relación de Cusí con el exmonarca sería mucho más que estrecha, ya que la hija de Cusí le había confesado que "el empresario y el Emérito realmente son hermanos"

COMPARTIR: