22 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Pedro Sánchez se ha reunido con directores de varios medios para pedirles "responsabilidad de Estado" con los audios del excomisario Villarejo

El Gobierno trabaja para minimizar el impacto de las conversaciones grabadas entre la Reina Letizia y el empresario Javier López-Madrid

La reina Letizia y el empresario López-Madrid en un fotomontaje.
La reina Letizia y el empresario López-Madrid en un fotomontaje.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha reunido durante las últimas semanas con los responsables de varios medios de comunicación a los que ha pedido “responsabilidad de Estado” ante la posible filtración de una conversación entre la reina Letizia Ortiz y el empresario Javier López-Madrid, su "compiyogui". Los audios de las conversaciones mantenidas hace años obrarían presuntamente en poder del ex comisario José Manuel Villarejo, ahora en prisión.

Tal y como ya adelantó Elcierredigital.com, el gobierno ultima un plan para hacer frente a una posible crisis de Estado si salieran a la luz las grabaciones entre el empresario Javier López-Madrid y la reina Letizia Ortiz, cuya existencia ya nadie niega. Aunque lo cierto es que en ninguno de los procedimientos abiertos contra el ex comisario José Manuel Villarejo, y que no están bajo secreto de sumario, se constata la existencia de estos documentos, es voz populi que desde hace unas semanas el Gobierno de Pedro Sánchez se prepara para contrarrestar este posible golpe a la monarquía y al Estado.

El presidente Sánchez espera que estas grabaciones se hagan públicas antes o después y prepara un gabinete de crisis para cuando ocurra, por eso está asegurándose el apoyo de la opinión pública. Este grupo de trabajo estaría encabezado por el mismo Pedro Sánchez, presidente del gobierno, junto a Carmen Calvo, vicepresidenta, Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior y Félix Sanz Roldán, el jefe de los servicios secretos españoles.


La Reina Letizia en un acto oficial.

Según ha publicado el diario El Español, hace diez años el empresario Javier López Madrid estaba preocupado por las posibles grabaciones del comisario José Manuel Villarejo. El empresario, yerno del propietario de la constructora OHL Juan Miguel Villar Mir,  encargó entonces a una empresa especializada el “barrido” de dos inmuebles de su filial la compañía Inmobiliaria Espacio, por si hubiera micrófonos instalados, aunque no fue encontrado ningún dispositivo de grabación.

Esas viviendas, propiedad de la inmobiliaria, estaban reformadas y amuebladas para venderlas, pero en ocasiones se usaban para reuniones comerciales de los directivos. Una de estas propiedades, frente a la inmobiliaria de López Madrid, habría sido elegida en alguna ocasión por el empresario para recibir a la reina Letizia en un lugar tranquilo donde tomar un café y hablar. Por eso el empresario solicitó un barrido de las mismas por si hubiera micrófonos, según contaba El Español en su edición de el jueves.

Investigado en el caso Lezo

El yerno de Juan Miguel Villar Mir, propietario de la constructora OHL, también fue investigado dentro de la operación Lezo por la presunta financiación ilegal al PP de Madrid. A su vez, está implicado en otros turbios asuntos. Así, está acusado de acoso por parte de la dermatóloga Elisa Pinto, que le denunció como también al excomisario Villarejo, su presunto complice en el acoso y del que llegó a afirmar que le había "pinchado con un cuchillo" para asustarla con el fin de que se callara. 

En su denuncia la doctora Elisa Pinto indicó que el hombre que la apuñaló en un calle de Madrid era José Manuel Villarejo , mientras le decía: “López Madrid quiere que cierres la boca”. Villarejo siempre ha negado ser el agresor de la doctora aunque sí reconoció haber recibido al empresario, del que siempre se ha afirmado que era su cliente. "Era muy pesado, pero lo aguanté por si había riesgo para la Casa Real”, afirmó el ex comisario ante la jueza que lo interrogó.

La periodista Ana Romero cuenta en su libro "El Rey ante el espejo" parte de este episodio de las grabaciones entre la reina y el empresario, que se hicieron amigos cuando el rey Felipe VI los presentó en 2002. El monarca español y López Madrid coincidieron en un safari en Kenia a finales de los años 90. Pero la relación del empresario –ahora alejado de los círculos reales- con los actuales monarcas, fue muy estrecha, y fue incluso padrino de bautizo de uno de los hijos de la infanta Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarín.

También, la semana pasada, se conoció que los investigadores del caso Púnica habían descubierto un apunte en la agenda del empresario en el que se refería al ex ministro de Justicia del PP, Rafael Catalá, como intermediario en una reunión para favorecer a la empresa Vimac en la concesión de contratos de construcción de la línea del AVE a Galicia. La constructora OHL está siendo investigada en otros casos de corrupción, como Gurtel o el escándalo de Bankia.

En marzo de 2016, con motivo del escándalo de las tarjetas black de Bankia, ya se filtraron unos mensajes entre la reina y el ex consejero López Madrid, que se habrían producido dos años antes. El escándalo de las 'black' desveló que López Madrid figura en la lista de 86 directivos de la antigua Cajamadrid que utilizaron la tarjeta de la entidad, rescatada con dinero público, para efectuar gastos personales. En su caso, fueron 34.807 euros que devolvió inmediatamente cuando estalló el escándalo.

El empresario Javier López-Madrid entrando en los Juzgados.

 El 15 de octubre de 2014, el teléfono móvil del empresario registró el siguiente mensaje de su contacto "Ltzia": “Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso Javier. Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso compiyogui (miss you!!!)”. Las conversaciones desveladas por Eldiario.es dejó clara la amistad entre la reina y López Madrid, que coincidían en clases de yoga.

Ahora, las revelaciones de las conversaciones grabadas entre ambos "compiyoguis", supuestamente en poder del ex comisario José Manuel Villarejo, pueden poner en riesgo la estabilidad democrática del Estado y suponer un serio riesgo para la viabilidad y futuro de la monarquía en nuestro país. El Gobierno de Pedro Sánchez ya ha llamado a la responsabilidad y quiere la ayuda de los medios de comunicación en esta operación dirigida por un comité de crisis desde La Moncloa. 

COMPARTIR: