04 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Según la magistrada, su libertad se debió a que no había riesgo de fuga o de intento de destrucción de pruebas, pero tras salir de la cárcel huyó

Se busca a Kiko El Fuerte, el último gran narco de La Línea de la Concepción en libertad

Kiko EL Fuerte fue arrestado en el marco de la
Kiko EL Fuerte fue arrestado en el marco de la "Operación Fortín".
Se trata del último miembro de la banda de los Castañas y principal encargado de la entrada de hachís en el Estrecho después de la caída del resto de narcos en las operaciones de la Narcovilla. Fue arrestado en noviembre de 2019 en el marco de la "Operación Fortín" y liberado tiempo después porque no habían pruebas reales que lo vincularan a las operaciones de narcotráfico por las que fue detenido. Ahora se encuentra fugado y las autoridades están convencidas de que sigue traficando en secreto.

Detenido en noviembre de 2019, Kiko El Fuerte es tenido como uno de los narcos más importantes del estrecho. Hace menos de un año los medios se hacían eco de su relación con los hermanos “Castañita”, a quienes parece que sucedería en el negocio de la droga. No obstante, cayó en el marco de la denominada “Operación Fortín”.

Ahora, Kiko El Fuerte ha sido liberado por falta de indicios incriminatorios y se encuentra en paradero desconocido. Para mayor controversia los bienes requisados han sido devueltos a su familia.

Agentes de la Guardia Civil durante los registros de noviembre.

No solo fue detenido Kiko, el cabecilla, sino otros miembros de su banda que también fueron liberados y que se fugaron nada más tener la oportunidad, también por razones relacionadas al narcotráfico. Entre los aliados de “El Fuerte” había también, al parecer, un guardia civil de Algeciras que les aconsejaba y guiaba durante sus operaciones.

Sucesor de los Castañas

Los periódicos hablaban de su sucesión como señor de la droga en La Línea de la Concepción una vez fueron atrapados los hermanos Tejón, conocidos como “Los Castañas”. Kiko era el encargado de introducir toneladas de hachís en la Península a través de narcolanchas.

Se le describió como un sujeto extremadamente violento, no solo contra sus rivales, sino también con sus socios. De hecho, en una persecución por vía marítima, su organización fue la encargada de provocar un accidente que acabó con tres agentes de la Guardia Civil en el agua. Curiosamente, en esa ocasión el helicóptero de la Guardia obligó a los mismos narcotraficantes a salvar a los agentes. Esto ocurrió a principios de octubre de 2019 frente a las costas de Mijas en Málaga. Los cuatro narcos fueron detenidos y requisadas tres toneladas de hachís.

Francisco Tejón, uno de los antiguos jefes de Kiko.

Al parecer actuaba creyendo que se mantenía al margen de la actuación policial y que jamás sería atrapado. Como muchos otros narcos, se confió y eso le llevó a cometer los errores por los que sería atrapado. Durante el tiempo que estuvo operando, su banda era la única encargada de trasladar droga a través de la costa. No obstante, a pesar de tener un patrimonio estimado de 20 millones de euros, se mantenía siempre con los pies en la tierra y no hacía alardes de ostentación. Su única afición conocida era el culturismo, lo que le valió su apodo.

Residía en El Zabal, al igual que muchos otros narcotraficantes del sur, sin embargo, invirtió su dinero de manera inteligente, abriendo gimnasios, comprando propiedades inmobiliarias y terrenos que nada tenían que ver con sus actividades en el narcotráfico.

Durante la Operación Fortín fueron detenidas 15 personas de su organización. El operativo requirió de la colaboración de 150 agentes del GAR, el OCON y las Comandancias de la Guardia Civil de Algeciras y Málaga.

Episodios de violencia

La banda de El Fuerte ha cometido actos vandálicos y violentos que poco o nada tienen que ver con el narcotráfico. El 25 de marzo de este año un grupo de habitantes de La Línea de la Concepción atacó un autobús a pedradas en el que llegaban un grupo de ancianos que buscaban aislarse de las zonas con mayor presencia del coronavirus.

Fueron detenidas nueve personas y según las investigaciones, aquellos individuos pertenecían a la banda de Kiko, también apareció otro nombre “El Cabra”, otro “narcotransportista” que podría ser socio del sucesor de los Castañas.

“Los detenidos forman parte de esas cuadrillas. Viven en El Zabal y La Atunara, por la calle Canarias, en San Bernardo… Son gente conocida y forman parte de los escalones más bajos del tráfico de drogas”, aseguraron las fuentes de la investigación.

Entre los nueve detenidos había personas especializadas en ejercer como “puntos”, el equivalente en España a los halcones mexicanos, personas que a bordo de motos patrullan las calles para dar el chivatazo sobre las ubicaciones policiales. De esta manera los narcos saben cuando y donde pueden descargar su mercancía. Otros de los involucrados en la lapidación formaban parte de la cuadrilla de descarga.

Un hombre libre

En enero Kiko fue liberado sin fianza, así lo dictaminó la sección de Algeciras de la Audiencia Provincial de Cádiz. Estuvo tan solo dos meses en prisión provisional después de haber sido detenido el 21 de noviembre de 2019.

En el auto la magistrada sostuvo que la detención de El Fuerte no puede “relacionarse de alguna forma directa” con el alijo de drogas que la Guardia Civil incautó durante el mes de octubre de ese mismo año, el mismo incidente donde cayeron al agua los tres guardias civiles. Según palabras de la magistrada tampoco puede relacionarse a Kiko con “las embarcaciones ni vehículos presuntamente utilizados para la comisión del delito”.

Durante la operación de narcotráfico de octubre un helicóptero logró que los narcos rescataran a los agentes.

Al parecer las pruebas no son suficientes para garantizar que el sucesor de los Castañas haya estado involucrado con las operaciones por las que se le quiere imputar. De la misma manera la magistrada señaló que “no existe riesgo de fuga o destrucción de pruebas” por lo que no hay razón para mantener cautivo a “El Fuerte”.

No obstante, y mostrando la gran ironía del caso, poco después de ser liberado Kiko huyó de la justicia, sabiendo que las autoridades irían detrás de él. Según algunas fuentes, este hecho que desestima completamente los esfuerzos de los agentes por capturarles ha levantado ampollas y dudas respecto a la burocracia judicial del país. Las autoridades están convencidas que desde las sombras sigue moviendo hachís y liderando su banda.

Llegada al poder

Kiko el Fuerte se dedicaba desde hacía años al narcotráfico más clásico del Campo de Gibraltar, con el traslado de grandes cantidades hachís en fardos, traídos desde Marruecos a bordo de potentes embarcaciones semirrígidas.

Sin embargo, no tenía los medios que tenían "Los Castaña", porque él se dedicaba más de guarderías, es decir, los lugares en los que se esconde la droga y también al control de los puntos donde los informantes avisan de la presencia de policía.

A pesar de su gran patrimonio, El Fuerte no deseaba resaltar mientras residía en El Zabal.

Así fue como se enriqueció. Rápidamente, con dinero en mano, según las investigaciones, Kiko compró terrenos y propiedades inmobiliarias, y abrió gimnasios en La Línea, donde solía residir. Tenía antecedentes, pero se esforzó por ser el típico buen vecino en los conocidos barrios de La Atunara o El Zabal, controlados por él.  Así montó un gran emporio criminal asociado a un gran patrimonio.

Las investigaciones apuntan a que sus bienes los ocultaba de los curiosos en una mansión con altas tapias, situada en una finca en el camino de la Sobrevela, en la barriada linense rural de El Zabal.  Se trata de una finca con cámaras de vigilancia que ocultaba tras el muro diversas edificaciones y viviendas. Actualmente, la Guardia Civil, le atribuye un patrimonio de más de 20 millones de euros.

COMPARTIR: