14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Junta de Tratamiento Penitenciaria de la cárcel de Brieva le ha negado el acceso al tercer grado y no puede intentarlo de nuevo hasta diciembre

Este es el proceso legal que todavía le queda a Iñaki Urdangarin antes de obtener el primer permiso penitenciario

Iñaki Urdangarin.
Iñaki Urdangarin.
La Junta de Tratamiento de la prisión de Brieva reunida el jueves 25 de julio decidió recomendar que no se concediese el tercer grado penitenciario al cuñado de Felipe VI, Iñaki Urdangarin. Con esta negativa el exduque de Palma tendrá que permanecer al menos hasta diciembre en segundo grado y no podrá pedir más permisos hasta entonces. Las fuentes consultadas por elcierredigital.com confirman que es bastante probable que entonces Urdangarin obtenga el primer permiso.

El interno de Brieva Iñaki Urdangarin podría recurrir esta decisión de no concederle el tercer grado ante Instituciones Penitenciarias, algo que no tendría mucho sentido puesto que quienes le han negado el permiso son los mismos que ven y deciden el recurso. También podría acudir el marido de la infanta Cristina al Juez de Vigilancia Penitenciaria, que difícilmente concedería la libertad a un preso que solo lleva un año en la cárcel de los casi seis años de condena impuesta, en concreto cinco años y diez meses por prevaricación, malversación, tráfico de influencias, fraude y dos delitos fiscales.

Iñaki Urdangarin el 18 de septiembre de 2018, entrando en la cárcel.

Ahora, el proceso normal de cualquier preso sería solicitar de nuevo el paso a tercer grado en diciembre de 2019, seis meses después de la primera negativa. Con solo año y medio de prisión lo más común es que la Junta de Tratamiento Penitenciario denegase de nuevo la petición a un preso que tiene con una condena cercana a los seis años y esperase al cumplimiento de los tres años en la cárcel para conceder el primer permiso. Sin embargo, según las fuentes consultadas por elcierredigital.com "es bastante probable que  en diciembre le concedan el tercer grado por la presión de la opinión pública y ser quien es".

Si en diciembre de 2019 la Junta de Tratamiento concediera este beneficio el cuñado del Rey podría pedir un primer permiso de cuatro días, cuarenta días después de haber vuelto podría pedir otro, en esta ocasión de 7 días de duración y otros cuarenta días después, otro permiso de 7 días. "Algo imposible para cualquier otro preso común", añaden las mismas fuentes.

Recurso de amparo al Constitucional

Ya intentó Iñaki Urdangarin obtener la libertad mediante un recurso de amparo presentado ante el Tribunal Constitucional (TC) sólo 5 meses después de haber ingresado en prisión. Entonces el TC inadmitió este recurso, presentado en noviembre de 2018, contra la condena a cinco años y diez meses de cárcel que le impuso el Tribunal Supremo por el caso Nóos.

Sin embargo, el cuñado de Felipe VI todavía guarda un as en la manga: recurrir al artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, un recurso similar en sus efectos a un tercer grado y entrar por la puerta de atrás en el Programa Individualizado de Tratamiento (PIT) una “trampa” legal que ya usaron presos insignes como Luis Roldán, el coronel Galindo, los exministros Corcuera y Barrionuevo y el exsecretario de Estado Jaime Vera, entre otros, para acceder al tercer grado.

Prisión de Brieva.

El artículo 100.2 del Reglamento penitenciario faculta al preso para salir de día de la cárcel y volver a dormir al centro peniteniario. No es un tercer grado "legal", pero de facto sus efectos son los mismos.

El proceso para solicitar este cumplimiento específico es el siguiente: primero el recluso lo ha de solicitar a la propia prisión, en este caso de Brieva, que lo pondrá en manos de Instituciones Penitenciarias a través de la Junta de Tratamiento de la misma prisión, y si se deniega antes de informar al preso se pone en conocimiento del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria que ha de pronunciarse.

Por último, si esta petición es denegada, el reo o su defensa pueden apelar al Tribunal Sancionador por el cual el preso estaría en la cárcel, en el caso del cuñado del Rey Felipe VI, la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca. Para solicitar beneficiarse del artículo 100.2 es necesario, además, alegar unas circunstancias personales particulares, como por ejemplo tener un contrato de trabajo.

COMPARTIR: