10 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El exsocio de Pablo Escobar tiene obsesión por Adolf Hitler, su padre era simpatizante del nazismo y huyó de Alemania al terminar la II Guerra Mundial

Liberado Carlos Lehder "El nazi", uno de los miembros fundadores del Cártel de Medellín

Carlos Lehder, uno de los miembros fundadores del Cártel de Medellín.
Carlos Lehder, uno de los miembros fundadores del Cártel de Medellín.
Durante muchos años estuvo viviendo en Estados Unidos dedicado al contrabando de vehículos robados. Su gran habilidad para los negocios lo puso en contacto con el traficante Pablo Escobar con quien fundaría el Cártel de Medellín, una de las organizaciones de narcotráfico más prolíficas en la historia de Latinoamérica. No obstante, muchas de sus acciones erráticas lo llevaron a ser traicionado por sus socios, quienes vieron que la mejor forma de librarse de él era entregarlo a las autoridades.

Carlos Lehder fue junto a Pablo Escobar uno de los líderes del Cártel de Medellín. Está considerado por los agentes federales americanos como uno de los socios principales de Pablo Escobar. Fue encarcelado en 1987, tras ser capturado en la ciudad de Medellín, en Colombia, donde tenía su base de operaciones . Fue traicionado por su propio socio Escobar que no se fiaba en absoluto de él.

Ahora este narcotraficante, obsesionado con el nazismo y Adolf Hitler, ha quedado en libertad después de haber cumplido condena en el Estado de Florida, en Estados Unidos. 

El narcotraficante Carlos Lehder.

Una vez cumplida su condena ha sido deportado a Alemania. Partió rápidamente rumbo al país de origen de su padre después de salir de la prisión americana donde estaba recluido en el marco de programa de protección a testigos protegidos del Gobierno Federal de Estados Unidos. 

Actualmente, el ex narco se encuentra ya en Alemania. Llegó a Frankfurt en un vuelo procedente desde Nueva York, escoltado por dos policías norteamericanos. Su pasaporte es provisional por el momento.

Su condena iba a ser originalmente de 135 años, pero en el año de 1991 aceptó un trato para rebajar su condena a cambio de testificar en contra del ex dictador panameño, Manuel Antonio Noriega y dar detalles de sus relaciones con el narcotraficante Pablo Escobar.

En un principio la rebaja de su condena sería de 33 años, pero finalmente se llegó a un acuerdo de rebajarsela en 55 años. No obstante, ha sido liberado después de haber cumplido solo 32 años de su condena de 135.

Según palabras de su abogado a Associated Press, "la idea de Lehder es no regresar a Colombia, su deportación a Alemania fue producto de un trato que involucró el asilo en este país por seguridad del testigo, el cual ha provisto todo lo necesario para asegurar su llegada".

Escobar temía por las acciones de su socio, así que decidió entregarlo.

Mónica Lehder, hija de Carlos comentó que otra de las razones por las cuales se ha concedido el asilo en Alemania a su padre es porque este tiene cáncer. “Lo que me importa es que está bien y está fuera en una cárcel”, confesó la mujer.

Vida criminal

La  vida criminal de Carlos Lehder comenzó muy alejada del narcotráfico, robaba vehículos en Nueva York, pero con el paso de los años se dio cuenta de que era capaz de crear un buen sistema para el transporte de drogas, también mediante aviones. Estos fueron sus primeros pasos para conocer personalmente al líder del Cártel de Medellín, Pablo Escobar.

No obstante, las excentricidades de Lehder llevaron a Escobar a desconfiar de su capacidad para mantener las cosas bajo control. La relación empezó a resquebrajarse hasta que “El Patrón” decidió que lo mejor era librarse de él.

Carlos Lehder junto a "El Patrón", Pablo Escobar.

Las excentricidades a las que se refería Escobar eran nada mas y nada menos que su afición por John Lennon y Adolf Hitler. Lehder nació en la pequeña ciudad colombiana de Armenia. Su padre era alemán y su madre colombiana, este matrimonio no funcionó, puesto que el padre de Carlos, Joseph Willheim era simpatizante del partido nazi y había escapado de su país huyendo de las represalias una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial. Lehder heredó la simpatía de su padre por el Führer.

Traición y encierro

Después de la separación de sus padres cuando tenía cuatro años, vivió en un internado hasta los 14, fue entonces cuando su madre, Helena, decidió llevárselo a Detroit, en Estados Unidos, donde fue violado por uno de sus tíos. Este hecho lo marcó para siempre.

Allí empezó con su actividad robando vehículos, que luego eran enviados a Canadá. Rápidamente se convirtió en el jefe de la red de compraventa y contrabando de coches robados. Con el dinero de su negocio decidió tomar clases de aviación. Después empezó a traficar con marihuana, sin saber que el FBI ya estaba tras sus pasos.

Lehder escoltado por la policía.

A mediados de los 70 fue capturado por distribuir 90 kilogramos de marihuana. Fue enviado a la cárcel del estado norteamericano de Connecticut. Curiosamente compartió celda con algunos de los involucrados en el caso Watergate.

A pesar de haber vivido gran parte de su vida en Estados Unidos, Lehder la odiaba. Se había convertido en un enemigo del estado y años después uno de sus compañeros de celda contaría que Lehder soñaba con “construir un imperio de la cocaína que destruyese la decadente sociedad americana”.

Su plan de negocio consistía en reparar aviones que volasen a bajas alturas para no ser detectados por los radares y establecer rutas de tráfico de estupefacientes con Colombia. Así empezó a importar el producto en Estados Unidos.

Siguió con el tráfico de marihuana hasta que la cocaína se hizo la gran protagonista en los años 80. Así inició su estrategia para establecer relación con los mayores capos de la droga. Los agasajaba con detalles y los recogía en aviones privados para llevarlos a una isla privada en Cayo Norman, en las Bahamas.

Carlos Lehder puso su flotilla de aviones al servicio de quienes entonces mandaban la parada de la cocaína en Colombia, Pablo Escobar y Gonzalo Rodríguez Gacha, el “Mexicano”. Así, los tres crearon el famoso y temido Cartel de Medellín.

Eventualmente las locuras cometidas por Lehder hicieron que Escobar decidiese entregarlo a las autoridades. Entre ellas una gran cantidad de manifestaciones de excentricismo que llamaron la atención de las autoridades, como construir una estatua de John Lennon desnudo con un casco de la Segunda Guerra Mundial.

Finalmente, la gota que colmó el vaso fue una noche en la que Lehder llegó con una chica, se cree que era una amante de uno de los sicarios de Pablo Escobar. Cuando este narcotraficante tocó la puerta, Lehder salió de la habitación y sin dudarlo le disparó en el rostro. A la mañana siguiente “El Patrón” lo entregó a las autoridades.

Hoy ha vuelto protegido a la Alemania de su padre, un simpatizante del nazismo que huyó de Alemania al terminar la II Guerra Mundial.

 

COMPARTIR: