19 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este caso recuerda a la famosa “Operación Emperador”, que destapó una macrorred de fraude fiscal y blanqueo liderada por el empresario Gao Ping 

Desarticulada una organización criminal de origen chino que habría blanqueado más de cien millones de euros

Operación anterior contra empresarios chinos.
Operación anterior contra empresarios chinos.
La Guardia Civil ha llevado a cabo una operación contra el blanqueo de capitales en el distrito madrileño de Usera y en la localidad de Fuenlabrada en la que quince personas han sido detenidas y otras quince han resultado investigadas. Este operativo dio comienzo en el año 2018 y, gracias a él, los agentes han podido confirmar la existencia de una organización criminal que habría defraudado más de 105 millones de euros entre 2010 y 2017.

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal de origen chino que presuntamente habría defraudado y blanqueado más de 105 millones de euros entre los años 2010 y 2017. En esta operación han sido detenidas quince personas y otras quince han sido investigadas mediante 29 registros de domicilios, asesorías fiscales, naves industriales y locales comerciales, la mayoría de ellos en el distrito madrileño de Usera y en la localidad de Fuenlabrada. Unido a ello, los agentes han realizado distintos requerimientos de documentación a varias sociedades y a 24 entidades bancarias. Las actuaciones han sido realizadas en el marco de la operación Caisheng, durante la que se han llevado a cabo actuaciones en Madrid y Barcelona para obtener pruebas de delitos fiscales.

La investigación de estos presuntos delitos comenzó en el año 2018 y tuvo su origen en un expediente sancionador que el Comité Permanente del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales inició contra una entidad bancaria por una posible infracción de la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales. En este expediente se denunciaban los ingresos de dinero en efectivo de origen desconocido por parte de cientos de clientes, un capital que acto seguido era transferido principalmente a China. Se calcula que el importe acumulado de estos ingresos supera los 2.000 millones de euros.

Además de las personas detenidas e investigadas, los registros llevados a cabo por la Guardia Civil se han saldado con la intervención de alrededor de medio millón de euros en efectivojoyas y otros efectos de gran valor económico y de interés para la investigación.

Dinero en efectivo encontrado por la Guardia Civil

A lo largo de la investigación, los agentes han podido corroborar la existencia de una organización criminal que, entre 2010 y 2017, transfirió al extranjero más de 105 millones de euros. Para justificar estos ingresos, la organización creó empresas del sector textil sin ninguna actividad para las que presentaban declaraciones tributarias fraudulentas aportando facturación falsa. Al frente de estas supuestas empresas situaban a testaferros que ingresaban el dinero en efectivo recaudado por la organización.

Debido a las dificultades que suponen para los presuntos delincuentes realizar este tipo de operaciones, los investigados también utilizaban el conocido "método de compensación" mediante el cual, la organización entregaba dinero a turistas chinos en España y estos lo ingresaban posteriormente a la organización en China, sin la necesidad de pasar por ningún control bancario. Un ejemplo de este método es la variante conocida como “Shopper”, en la que los investigados compraban artículos de lujo en España para ciudadanos chinos y estos se los pagaban ingresando el coste del artículo en las cuentas bancarias de China.

Por otra parte, la organización contaba con un chalet que presuntamente utilizaban para la explotación sexual de mujeres chinas a las que mantenían hacinadas en una sola habitación y eran vigiladas por sus explotadores las 24 horas del día mediante el uso de cámaras de seguridad. La actuación de las autoridades ha permitido la liberación de estas seis mujeres, que han quedado bajo la tutela de una ONG.

Este caso recuerda a la famosa “Operación Emperador”, que destapó una macrorred de fraude fiscal y blanqueo liderada por el empresario chino Gao Ping y que tuvo lugar entre los años 2010 y 2012, en la que, presuntamente, participaron empresarios, policías y guardias civiles.

El presunto líder de la trama Gao Ping.

En ese caso, los implicados también fueron acusados de otros delitos como contrabando, delitos contra la Hacienda pública, coacciones y amenazas, delitos contra la propiedad intelectual e industrial y contra los trabajadores. En esa macrooperación se investigaron a más de cien personas, convirtiéndose en una de las más importantes contra el crimen organizado de la historia de nuestro país, en la que incluso personas famosas como el actor de cine para adultos Nacho Vidal se vio implicado.

COMPARTIR: