11 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Nathalie Khawam, abogada de la familia, dijo que el cuerpo de la joven fue transportado por su asesino desde la base militar Fort Hood en Texas

Documentos de la investigación revelan que la soldado Vanessa Guillén falleció a causa de múltiples martillazos

La soldado Guillén junto a los dos sospechosos de su asesinato y desaparición.
La soldado Guillén junto a los dos sospechosos de su asesinato y desaparición.
Los detalles de la desaparición de la joven soldado Vanessa Guillén están saliendo a la luz poco a poco. Autoridades de Texas identificaron al compañero que se quitó la vida con un arma justo antes de ser interrogado y que según la investigación, es el principal culpable de la desaparición y presunto asesinato de la militar de origen mexicano.

Durante una conferencia de Prensa este pasado jueves, Damon Phelps, que es parte del equipo de Investigación Criminal del Ejército, confirmó que Aaron David Robinson, de 20 años fue el soldado que se quitó la vida en la madrugada del miércoles, después de huir la noche anterior de la base militar Fort Hood.

Robinson era uno de los principales sospechosos relacionados con el caso de Guillén, quien desapareció en esta misma base militar, el pasado mes de abril.

Conferencia de prensa de Fort Hood

La otra sospechosa del caso es la expareja de un soldado retirado, la misma sigue detenida por presunta conexión con la desaparición. Cabe destacar, en la conferencia de prensa no anunciaron la identidad de la mujer, sin embargo, el Departamento de Defensa la identificó como Cecily Ann Aguilar, de 22 años.

                                                                               Cecily Ann Aguilar y Aaron David Robinson

 No obstante, la abogada de la familia Guillén, Nathalie Khawam, declaró que el cuerpo de la joven fue movido del interior de la base militar a otro lugar, ya que habría muerto dentro de la Armería tras ser agredida a martillazos. En una reunión de cuatro horas, junto a los oficiales de la Investigación Criminal del Ejército, Khawam le dijo al Army Times que Robinson asesinó a la joven hispana en el cuarto de armas de la base militar.

El sospechoso debió necesitar ayuda y acudió a su novia para enterrar los restos de Guillén en una tumba oculta cubierta después con limoneros, cemento y rocas.

Según el testimonio de Aguilar, pareja de Robinson, él fue a buscarla y juntos fueron a un sitio cerca del río León. En ese lugar, el soldado abrió la caja donde había una mujer muerta. En posteriores interrogatorios Aguilar confirmó que el cuerpo era de Vanessa Guillén. Ya se pueden consultar documentos oficiales de la Investigación donde se exponen los turbulentos detalles sobre el caso de la soldado. El agente del FBI encargado del caso,  Jonathan Vargas elaboró un informe de seis páginas con todo lo que se conoce hasta ahora.

                                          La portada del informe firmada por el agente del FBI Jonathan Vargas.

Pese a las declaraciones de Khawam, las autoridades aclararon que aún no han sido identificados los restos humanos que se encontraron en las cercanías del río León, en el condado de Bell por lo que no puede saberse si pertenecen a la desaparecida, aunque la familia de la joven militar está convencida de que los restos pertenecen a Vanessa.

"Todo apunta a que puede ser mi hermana, no estamos seguros todavía estamos esperando la confirmación, pero no entiendo cómo fueron capaces de mentir desde el primer día", declaró Mayra Guillén, hermana de Vanessa en la conferencia de prensa en Washington D.C.

Conferencia de prensa en Washington D.C.        Fuente: KHOU 11

Mientras tanto, el primer oficial de Fort Hood, el general Scott Efflandt y Phelps comentaron que aún no se ha confirmado que Guillén habría sido víctima de abuso o intento de abuso sexual en la base militar.

Durante la conferencia de prensa en Washington D.C., Nathalie Khawam expresó que Vanessa le dijo a su familia los problemas sufridos sobre acoso sexual y no dentro de la base militar porque sentía temor, ya que el abuso provenía de superiores, que eran las personas a quien tenía que notificarlo por reglamento.

El suceso ha estremecido a todo el Estado de Texas y a los miles de militares que prestan servicio en las numerosas bases de la zona.

COMPARTIR: