04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El primer ministro japonés Shinzo Abe, que fue asesinado, tenía vínculos con este grupo de origen surcoreano y anticomunista

La ‘secta Moon’ en España: Discursos de expresidentes del Gobierno y recepciones del Emérito

El Cierre Digital en José María Aznar en el evento World Summit 2022, organizado por la 'secta Moon'.
José María Aznar en el evento World Summit 2022, organizado por la 'secta Moon'.
El asesinato del primer ministro japonés Shinzo Abe y su funeral de Estado recuerda la vinculación de España con la conocida como secta Moon. Exmandatarios españoles como José María Aznar y Felipe González han participado en eventos organizados por la también nombrada Iglesia de Unificación. El experto en sectas Luis Santamaría analiza para ‘El Cierre Digital’ las vinculaciones de los políticos españoles con este grupo, así como su influencia en la sociedad.

Shinzo Abe fue asesinado en Tokio el pasado 8 de julio. El primer ministro japonés se encontraba en plena calle dando un mitin cuando recibió dos disparos que acabaron con su vida. Más de dos meses después, el país asiático se prepara para su funeral de Estado, que está siendo criticado por los ciudadanos, entre otras cosas, por la supuesta relación de Abe con la conocida secta Moon.

Según declaró su asesino, la muerte de Abe era una venganza contra la secta surcoreana, ya que su madre perdió su dinero a causa de esta. Según señala el investigador de la Red Iberoamericana del Estudio de Sectas (RIES) Luis Santamaría, Shinzo Abe no era el único político que tenía relación con esta secta.

Uno de los nombres más conocidos del panorama político es Donald Trump, pero en España destacan nombres como José María Aznar y Felipe González, que han asistido a algunos de los eventos organizados por la secta Moon.

Los políticos y los eventos de la secta Moon

Según relata Luis Santamaría a elcierredigital.com, la secta Moon —que recibe su nombre por el apellido de su fundador, Sun Myung Moon— se conocía también por el nombre de Iglesia de Unificación y ahora por los de Federación para la Paz Universal y Federación Universal de Familias para la Paz y la Unificación. Con estos tres nombres, esta secta de origen surcoreano —liderada actualmente por la viuda del fundador, Hak Ja Han— actúa utilizando diversas entidades pantalla.

El líder Sun Myung Moon y su segunda esposa Hak Ja Han.

“Las entidades pantalla de la Iglesia de Unificación siempre han buscado establecer contacto con determinados colectivos en los que están muy interesados que son, el primer lugar, los políticos; en segundo lugar, los líderes religiosos y, en tercer lugar, las figuras académicas”, explica Santamaría a elcierredigital.com.

Con este cambio actual de nombre, el experto en sectas afirma que lo que “pretenden es asemejarse a una gran ONG, más que a un gran lobby ideológico, con la búsqueda de algo tan bueno y tan efectivo como es la paz”.

Utilizando esta imagen renovada, Santamaría afirma que los miembros de la secta “invitan a grandes personalidades y les ofrecen acudir con todos los gastos pagados. Y es muy atractivo participar en una cumbre internacional en la que van a poder estar con otros exmandatarios”.

De este modo, tal y como explica en un artículo publicado en la web Aleteia, José María Aznar —expresidente del Gobierno con el Partido Popular— participó con un discurso grabado de unos siete minutos en una de las cumbres mundiales organizadas por la secta en 2022: la 'World' Summit de Seúl celebrada entre los días 11 y 13 de febrero. Felipe González —expresidente del PSOE— lo hizo un par de años antes de forma presencial.

La influencia de la secta Moon en España

Según continúa relatando Luis Santamaría a elcierredigital.com, la influencia de la secta Moon en España ha crecido en los últimos años hasta el punto de que “este movimiento ha intentado hacer una sucursal española de su asociación de parlamentarios por la paz”.

Felipe González en un evento de la secta en el año 2020, detrás de la viuda del fundador.

Sin embargo, afirma que el “acto se tuvo que suspender” porque “las dos legisladoras que iban a participar del Partido Popular y del partido socialista, en cuanto investigaron lo que había detrás y se enteraron, declinaron la invitación”.

Aunque estas parlamentarias decidieron no acudir al evento, los políticos anteriormente mencionados sí que lo hicieron. Santamaría cree que los exmandatarios “se asesorarán bien antes de acudir a un evento de estas características”, y explica que su asistencia puede estar propiciada porque “no le den tanta importancia a esta vinculación [la de los eventos con la secta Moon] o piensen que su carácter sectario es algo del pasado”.

En cualquier caso, afirma que “estos políticos no pertenecen a la secta”, no como sucede en el caso japonés, en el que “se ha comprobado una relación más estrecha en cierto número de políticos, legisladores e incluso miembros del equipo del Gobierno”.

No obstante, en España la vinculación de los altos mandos con las entidades pantalla de esta secta no es un asunto del presente. Según explica Santamaría, “Juan Carlos I protagonizó una recepción privada en el año 1986 a miembros y colaboradores de AULA (Alianza pro-Unidad Latinoamericana), entidad pantalla de la secta Moon muy importante en aquella década”.

Juan Carlos I recibiendo a Julio César Turbay Ayala (expresidente de Colombia), José María Chaves (embajador de Colombia) y Luis Herrera Campíns (expresidente de Venezuela).

“¿Por qué la Casa Real dio aprobación a esto? Porque era una reunión de exmandatarios de América latina. Al final era gente con la que se había codeado, y por el importante papel del Rey de España en la política latinoamericana, los recibió. Eso luego fue utilizado por la propia secta para mostrar que personas importantes los apoyan, cuando no es cierto”, comenta Santamaría.

Añade, además, que “fuera de la secta esto puede verse como estrategia de marketing y dentro de la secta sirve para afianzar a los propios adeptos con ese discurso de hasta los poderes de este mundo se rinden ante el nuevo redentor de la humanidad”.

El origen de la secta Moon y sus creencias

Según Santamaría, la secta es “de origen cristiano de tipo mesiánico, porque su fundador, en el año 1954, la inicia después de una supuesta revelación particular que tuvo de Jesucristo, que le encargó ser el continuador de su obra. Es decir, Jesús habría fracasado en su misión de salvar al mundo porque lo crucificaron y no pudo llegar a casarse, que era su misión para salvar a la humanidad y restaurar la familia. Por eso, Moon y su segunda esposa serían los padres verdaderos de esa nueva humanidad. Sería un nuevo Cristo para el mundo”, explica el experto en sectas.

Entre las características más notorias de este grupo, se encuentran las “bodas multitudinarias que ha presidido el reverendo Moon en Estados Unidos y Corea. A ellas acuden adeptos que pueden ser emparejados con personas que no conocen pero que también serán adeptos y lo ofrecen como una forma de llevar el verdadero amor al mundo y de crear familias que van a poder crear una nueva humanidad”, explica Santamaría.

Boda multitudinaria de la secta Moon.

Sin embargo, más allá de las bodas, el experto en sectas afirma que el testimonio de sus exadeptos da muestra de una secta que “llega a controlar totalmente la vida de sus seguidores, marcando todo lo que tienen que hacer, su horario de cada día, la adoración de sus líderes —tanto el que ya está muerto como la que está viva— y bueno, un control total de su vida, de sus finanzas y de su tiempo, sin que quepa la libertad. Porque hay una presión de grupo grande”.

La secta Moon se afianza en unos valores anticomunistas ya que, tal y como afirma Santamaría, “en la doctrina de la secta dicen que el fin del mundo vendrá marcado por una tercera guerra mundial —muestra de la mezcla entre lo geopolítico y lo religioso— en la que al final lucharán las fuerzas del bien contra las fuerzas del mal. Las fuerzas del bien: Dios, sus ángeles y su secta. Y en el campo del mal el demonio con los comunistas”.

Santamaría explica que la influencia de su líder llega al extremo de que “cuenta, entre sus empresas, con la mayor exportadora de Ginseng de Corea a todo el mundo” y que este llegó a ser “bien recibido por los dictadores norcoreanos”, ya que “el Gobierno de Corea del Norte mandó sus condolencias a la viuda del reverendo Moon”.

COMPARTIR: