26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La cabecilla de la segunda rama del clan madrileño fue detenida por otro delito de narcotráfico en 2014, por el que está en prisión provisional

Así trabajaba para 'Los Miami' Ana María Cameno, alias La Rubia, la ‘reina de la cocaína'

El Cierre Digital en Ana María Carmeno durante una fiesta.
Ana María Carmeno durante una fiesta.
Ana María Cameno fue apodada la ‘reina de la cocaína’ después de que se desmantelara la banda de los Miami en el año 2011. Presunta codirigente de la segunda rama de este grupo criminal, Cameno fue detenida en el año 2014 por narcotráfico y actualmente se mantiene en prisión provisional. En marzo de 2023 se espera que se la juzgue por su presunta implicación en el clan de los Miami, que ahora protagoniza la serie ‘El Inmortal’.

Ana María Cameno continúa en prisión por sus delitos relacionados con el mundo del narcotráfico. Apodada como la ‘reina de la coca’ por los medios de comunicación fue detenida en 2014 junto a su expareja, José Ramón Mora, por distribuir 100 kilos de cocaína en España durante el año 2013. Para entonces, Ana María Cameno ya se había convertido en la reina de la cocaína al ser presuntamente codirigente de la segunda rama del entramado del narcotráfico constituido por los Miami.

En 2011 la policía española, en colaboración con el FBI norteamericano, desactivó definitivamente la banda de los Miami, comandada por los hermanos López Tardón. El macrojuicio, con 92 acusados, tiene previsto iniciarse el próximo 6 de marzo de 2023 y podría durar varios meses, como ya informamos desde elcierredigital.com. En él, Ana María Cameno podría sumar más años a la condena actual, de 16 años, aunque todavía no es una condena en firme.

La serie de Movistar + ‘El Inmortal’ ha vuelto a traer a escena a la conocida banda de los Miami. El nombre de la serie —que cuenta la historia de la banda de narcotraficantes que controlaba la noche madrileña en los 90, viajando entre realidad y ficción— viene dado por el apodo que recibía el líder y fundador, Juan Carlos Peña Erano, al que se hace referencia con el alias 'el inmortal'. En la producción se hace referencia a Ana María Cameno, la conocida 'reina de la coca', como 'la rubia'.

Desde elcierredigital.com el periodista Luis Miguel Montero destapó, a través de una exhaustiva investigación, años antes de la vuelta a la actualidad de los Miami, la división en cuatro ramas del complicado entramado, así como el modo por el que blanqueaban el dinero de la droga y los nombres más relevantes de entre los más de 90 implicados. Ana María Cameno resonaba con fuerza entonces y vuelve a hacerlo ahora. ¿Quién es realmente la ‘reina de la coca’?

La vida de lujos de la ‘reina de la coca’

Hija de una familia acomodada de Burgos en la que no faltaban militares o ingenieros, alumna de un colegio privado, educada bajo estrictas premisas familiares, Ana María ya despuntaba entre sus compañeras de aula. La recuerdan divertida, rebelde y decidida, tanto que comenzó sus andaduras al margen de la Ley con la venta de pequeñas cantidades de hachís para sufragar la compra de una imponente motocicleta custom.

Ya entonces Ana María sabía que la apariencia lo era todo. A lomos de su moto se fraguó fama de resuelta y ambiciosa así que, cuando tropezó con la Justicia, no dudó en emigrar rumbo a Madrid para labrarse una reputación y una fama que logró alcanzar. Ninguna de sus compañeras dudaba de que Ana podría alcanzar la notoriedad que ansiaba, pero no imaginaron que se convertiría en la versión española de la 'reina de la coca'.

Durante una década estuvo fuera del radar de la policía. Durante ese tiempo, Ana Cameno logró lo imposible: reinar en el mundo del narcotráfico, un mundo de hombres. Y lo hizo a lo grande, llevando un tren de vida enloquecido en el que la imagen era lo más importante después de las dotes de organización con las que seducía a sus socios narcotraficantes.

De esa época, son sus excesos en el mercado del lujo y la estética. Desde sus cejas, labios o pómulos, hasta su nariz, su pecho o sus glúteos, pocas partes de su anatomía han escapado a la acción del bisturí. Cameno fraguó su propio personaje, el de la 'reina de la coca' a la española, gastando hasta 5.000 euros en una sola tarde de compras en la milla de oro de Madrid, adonde acudía siempre con su bolso de 3.000 euros colgado del brazo.

Ana María Cameno.

Pero si la imagen es determinante para Ana María, sus dotes de organización lo son más. En una “jornada laboral” normal, era capaz de citarse con más de una decena de personas en sus horas libres entre el salón de belleza y el gimnasio. Se citaba siempre que podía en persona, rehuyendo de los móviles, aunque tenía decenas de ellos preparados para usarlos en una sola conversación y luego tirarlos. Son sus compradores y distribuidores, pero lo que más tiempo le lleva es el desarrollo del mayor laboratorio de cocaína de Europa en el pueblo madrileño de Villanueva de Perales y la gestión de la multitud de pisos alquilados en la capital para guardar la droga.

Una joyería que regenta en el barrio de Salamanca ejerce las funciones de “tapadera” y tampoco llama la atención su vivienda habitual, un discreto chalet en las afueras de la capital. El interior de la casa ya es otra cosa, con una habitación dedicada a modo de altar a sus ídolos de santería que no supieron o pudieron prevenirle de la que se avecinaba.

Su actividad en la banda de los Miami

En 2011, después de que se desmantelaran los Miami, Ana María Cameno se ganó el nombre de la ‘reina de la coca’ por su presunto trabajo en esta organización criminal. A Ana María Cameno, alias "pollito", "quesito", "la llorona" –y "la rubia" en la serie 'El Inmortal'–, la Fiscalía de la Audiencia Nacional la acusaba, junto a su marido de entonces, David Vela Navarro, alias "cabezón", "cabezudo" y "Machín" de dirigir la segunda rama de los Miami.

Ana Maria Cameno fue apodada por los medios de comunicación la 'reina de la coca' y entre sus particularidades estaba que eran tan aficionada a la santería que no hacía prácticamente nada antes de consultarlo con un "santón". Es una mujer hecha a sí misma que comenzó su carrera delincuencial en su Burgos natal a bordo de una Harley Davidson donde distribuía la cocaína por el norte de España y que se metió en el negocio de las drogas incitada por uno de sus primeros novios.

Junto a su marido de entonces y tras dar el salto a una organización mayor como la de los Miami llegó a tener el control de seis fincas, chalets y pisos donde guardaban la droga que llegaba a España una vez que el primer sector, liderado por los hermanos López-Tardón, decidía la distribución. Muchos de estos inmuebles eran alquilados a propietarios que eran del todo ajenos y desconocedores de las actividades delictivas que se producían en su interior.  En unos de ellos la Policía encontró 25 kilos de cocaína y material químico para "cortarla".

Artemio y Álvaro López Tardón y Ana María Cameno.

En este segundo sector de la organización habría implicadas 22 personas. Según el escrito de acusación, Ana Cameno "era la persona que en su condición de máxima codirigente de la segunda rama delictiva de la organización internacional, se encargaba de hacer llegar una parte de la cocaína a los diversos adquirientes y distribuidores finales de la misma en nuestro país, entre los cuales se encontraban principalmente por un lado los codirigentes supremos del tercer sector y por otro lado el líder de la cuarta ramificación".

El narcotráfico después de los Miami

Sin embargo, el hecho de que que los Miami fueran desarticulados no hizo que su actividad cesara. Tres años después, en 2014, Cameno fue detenida junto a su pareja y a otros dos acusados. De nuevo, por narcotráfico. Los investigadores hallaron en un vehículo 37 kilos de cocaína, valorados en 5,9 millones en el mercado negro. Cameno entregó a uno de los agentes los 87.000 euros que llevaba ocultos bajo su ropa interior.

En el registro de su domicilio de la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes fueron intervenidos otros 44 kilos de cocaína, 28 móviles y una pistola.

La Fiscalía pidió 25 años de cárcel para Cameno por delitos contra la salud pública, blanqueo de capitales y tenencia ilícita de armas, y para su pareja sentimental, José Ramón Mora, solicitaba 21 años por los mismos delitos. Además, Cameno está acusada de blanqueo de millones de euros en Panamá y tendrá que responder ante la justicia el próximo mes de marzo por su presunta implicación en la banda de los Miami.

Por el momento, Cameno se mantiene en prisión provisional. Ya estuvo anteriormente cuatro años en la misma situación antes de quedar en libertad. A pesar de sus alegaciones para eludir volver a prisión, la Audiencia Nacional lo ha rechazado por el posible “riesgo de fuga”.

COMPARTIR: