27 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El concejal zaragozano perdedor en las primarias ha sido denunciado por Vox tras asegurar que les tendrían que recibir en toda España como en Vallecas

Los 'bandazos' de Enrique Santiago: Ahora defiende a Alberto Cubero, su rival interno en el PCE

/ EnrIque Santiago
Enrique Santiago ha salido en defensa de su compañero de partido Alberto Cubero, que ha sido denunciado por Vox tras haber asegurado que a Santiago Abascal lo tendrían que recibir en todos los sitios de España como lo hicieron en el polémico mitin de Vallecas.

Enrique Santiago continúa con sus bandazos tras haberse alejado de Pablo Iglesias para arrimarse a Yolanda Díaz. El líder del PCE fue relevado de la secretaría de Estado de la Agenda 2030 tras este movimiento estratégico. 

Y ahora también ha vuelto a moverse para firmar una declaración de apoyo a su compañero Alberto Cubero, que insinuó que Santiago le había ganado las primarias a la secretaría general del PCE con olor a pucherazo

Apoyos a Cubero

Cubero se sentará hoy ante un juez tras la denuncia de Vox. El concejal zaragozano pedía recibir a los de Santiago Abascal en todos los sitios de España como lo hicieron en el polémico mitin de Vallecas. Y este hecho podría constituir un delito de odio. 

Santiago, al igual que Alberto Garzón, Lilith Vestrynge, Pablo Echenique o Teresa Rodríguez, ha mostrado su apoyo público a Cubero, que también será arropado por una manifestación celebrada a las puertas del juzgado de la Avenida de Ranillas en Zaragoza. 

El secretario político del PCE asegura que va a los juzgados "con la normalidad política en la que un día estás mirando un expediente, hoy estás en la tertulia y mañana puedes estar en los tribunales si tu forma de hacer política es situar realidades incomodas encima de la mesa como es la naturaleza de la formación política Vox, porque nosotras siempre lo hemos calificado como lo que es: una organización política que promueve ideas racistas, homófobas y machistas". 

Polémica

Cabe recordar que el XXI Congreso del Partido Comunista de España acabó con la centenaria formación descosida e incluso con "riesgo de escisión" después del intercambio de golpes entre partidarios del renovado secretario general Enrique Santiago y Cubero. 

El edil maño venció en territorios como Aragón, Comunidad Valenciana, Canarias o la Comunidad de Madrid, superando finalmente el 45% de apoyos a pesar de que Santiago forma parte del Gobierno y tenía el apoyo de personalidades como el ministro Alberto Garzón, que cerraba su lista. 

Gritos de "pucherazo"

Santiago superó por poco el 54% entre gritos de "pucherazo" en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid por parte de algunos partidarios de Cubero, fuertemente apoyado por la UJCE (las juventudes comunistas). El sector crítico tiene dudas sobre la posibilidad de que pudieran participar en el Congreso algunos compromisarios elegidos por el Partido Comunista de Andalucía (clave en el triunfo del vencedor, ya que esta federación cuenta con alrededor del 40% de los militantes del partido). 

Es cierto que los ocho nombres en duda no decantaron el sufrido triunfo de Santiago, que aun así no pudo evitar mostrar su rostro serio tras vencer por la mínima. Desde el sector oficialista denuncian la guerra sucia mediática de Cubero, respaldado por varios compromisarios que filtraron fotografías, vídeos y datos durante toda la jornada a un medio afín (el digital El Común). 

Santiago2

Alberto Cubero. 

Cubero, por su parte, denunció que el inicio del XXI Congreso se retrasase porque Santiago tenía interés en que la militancia del PCE arropase la presentación del proyecto Sumar de Yolanda Díaz, demasiado transversal para el sector crítico de la formación comunista. 

Vida y milagros de Enrique Santiago 

Enrique Santiago Romero nació el 18 de julio de 1964 en Madrid. Es licenciado en Derecho y Máster en Derecho Financiero y Tributario y Máster en Gestión y Administración de fundaciones y entidades no lucrativas. También es especialista universitario en Derecho del Trabajo y Seguridad Social y en derecho de asilo y refugio.

Fue secretario general de la Unión de Juventudes Comunistas de España entre 1990 y 1992 y asesor de la mesa de conversaciones de paz entre la guerrilla de las FARC y el gobierno colombiano entre 2012 y 2016.

El portavoz de IU en el Congreso fue miembro del Buró de la asociación Internacional de juristas demócratas y presidente del Foro de abogados y abogadas de izquierdas entre 2012 y 2017, cuando fue elegido secretario general del PCE. 

Santiago, orgulloso leninista y criticado desde medios conservadores por tener un importante patrimonio personal (tiene un ático con dos terrazas en Chamberí valorado en casi un millón de euros y una casa en Asturias), asumió el liderazgo del PCE y acopló el ritmo de este partido al son de Podemos. 

Las líneas estratégicas que asumió el PCE hace cinco años fueron las del marxismo-leninismo, sectorialización y construcción de poder y unidad popular para avanzar hacia la III República.

Tres décadas con Enrique Santiago

Cayó el Muro y Julio Anguita intentaba levantar al PCE dentro de Izquierda Unida. 'El Califa' se encontró algunos apoyos para hacerlo. Y entre ellos destacaba un joven Enrique Santiago, que en 1990 se convertía en líder de la Unión de Juventudes Comunistas de España (las juventudes del PCE). 

La caída de Anguita a finales de los noventa situó a Santiago entre los comunistas llamados a sucederle. Pero el PCE apoyó en el 2000 con fuerza al histórico Paco Frutos, que se estrelló en las generales de ese año y perdería las primarias de IU frente a Gaspar Llamazares

Enrique Santiago intentó 'vengar' la afrenta para el PCE en 2004, pero IU eligió a Llamazares que acababa de hundir más aun a la coalición. Pero el triunfo de Zapatero, y la celebrada cercanía del PSOE e IU tras años de guerra entre Felipe González y Julio Anguita, posibilitaron la derrota por la mínima del abogado. 

La elección de Santiago en el PCE en 2017 llegó cuando nadie pensaba que iba a lanzarse a la primera línea política tras haber perdido las primarias de 2004 de IU contra Gaspar Llamazares a pesar de haber vencido al asturiano en voto popular. En 2015, tras haber ayudado a Cayo Lara a tomar el poder en la coalición, dimitió de la cúpula de IU por su desacuerdo con el rumbo tomado por este proyecto. 

COMPARTIR: