10 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Su cuerpo fue encontrado en junio desmembrado en la isla de Shackleford Banks, en la Costa del Parque Nacional de Cape Lookout (Carolina del Norte)

Enrique Román Martínez, otro soldado hispano asesinado cruelmente en los Estados Unidos

El paracaidista Enrique Román Martínez.
El paracaidista Enrique Román Martínez.
A inicios del mes de junio, el Ejército de EEUU confirmó el hallazgo de unos restos humanos que pertenecían a un soldado desaparecido hacía dos meses, Enrique Román Martínez, desaparecido de su base en Carolina del Norte. Se sabe que su cuerpo estaba desmembrado pero no se conocen muchos otros detalles de su muerte.

El joven militar, de 21 años, desapareció el 22 de mayo de este mismo año, mientras acampaba con varios soldados en el parque Cape Lookout National SeaShore, a 200 millas de la base militar Fort Bragg, en Carolina del Norte (EE.UU), donde trabajaba.

El motivo por el cual asistieron al parque era para celebrar el fin de semana de Memorial Day, la localidad estaba a unas cuatro horas de la base militar. Sin embargo, no fue hasta el día siguiente a las siete de la noche cuando sus compañeros llamaron al 911 (emergencias) para denunciar la desaparición de Román Martínez.

                                                                             El  fallecido soldado Enrique Román Martínez

Griselda Martínez, hermana del soldado de origen hispano, comentó que el grupo que lo acompañaba se había encontrado ese día con un guardabosques del Parque Nacional, pero extrañamente no indicaron nada sobre su desaparición.

Sin embargo, durante la llamada telefónica con el 911, la persona que telefoneó dijo que habían estado buscando un guardabosques todo el día o a cualquier autoridad que les ayudara. Esto le resulta muy extraño a la familia.

 La búsqueda de Enrique Román Martínez

Desde el momento en que se hizo la denuncia, las autoridades comenzaron una extensa búsqueda aérea y marítima para buscar al joven soldado. El helicóptero de la Guardia Costera formó parte de la búsqueda, mientras que los botes de la Patrulla Marina y las autoridades del parque hicieron lo mismo en el océano y en la isla.

Según el informe policial, Román Martínez presuntamente se alejó de sus amistades en la mañana del sábado y no tenía bocadillos ni otros suministros para pasar el día o la noche. Pero la historia daría un giro el 29 de mayo cuando se hallaron restos de un cuerpo humano flotando en la isla de Shackleford Banks, en la costa del Parque Nacional de Cape Lookout.

Debido al estado avanzado de descomposición de los restos humanos, que apareció incluso desmembrado, tuvieron que hacerle una identificación de registro dental por parte del CID (División de Investigación Criminal) del Ejército. De esta forma, se comprobó que sí pertenecían al soldado Román Martínez. Hasta el momento fuentes del CID aseguran que la muerte del soldado está siendo investigada como un homicidio.

Recompensa por parte del Ejército

Mientras tanto, la base militar Fort Bragg, donde Román Martínez trabajaba desde marzo de 2017, expresó que el Ejército de los Estados Unidos está ofreciendo una recompensa de 25.000 dólares a cambio de información que lleve a la captura del o de los responsables de la muerte del soldado.

 

Publicación de Fort Bragg, vía Facebook

El fallecido soldado residía en Chino, California, e ingresó al Ejército de EE.UU en septiembre de 2016. Posteriormente, asistió a la escuela aerotransportada en Fort Benning, Georgia. En marzo de 2017 fue asignado como paracaidista de la 82 División Aerotransportada en la base militar Fort Bragg, en Carolina del Norte.

Claman justicia

La familia del joven soldado de 21 años pide justicia, a dos meses de su desaparición no les han dado detalles de su muerte.  

En una entrevista con Telemundo52 sus familiares expresaron su necesidad de saber que le pasó al joven. “Sentimos que un pedazo de nosotros ya no está”, dijo su hermana, Griselda Martínez.

Mientras que su madre María Guadalupe Martínez expresó que ella no quería que su hijo se inscribiera en el Ejército porque temía perderlo en la guerra, pero tampoco de esta esta manera y mucho menos cuando le faltaba poco tiempo para culminar su servicio militar.  “Mi hijo no es cualquier cosa. Mi hijo tenía familia”, señala su madre.  “Que no saben, ¿cómo no van a saber? Yo solo pido que hablen ellos y diga donde está su cuerpo”, se cuestiona la madre del soldado ya que el Ejército no les ha dado detalles de su muerte.

La desaparición y muerte de Enrique no es la primera en las bases militares de los Estados Unidos. Recientemente, se encontraron los restos humanos de la soldado Vanessa Guillén en las cercanías del río León, quien estaba desaparecida desde abril y fue hallada muerta el pasado mes de junio, tal y como informó elcierredigital.com.

 

COMPARTIR: