25 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El controvertido director de cine para adultos ha sido sancionado por organizar en plena crisis sanitaria un rodaje porno con 50 personas en Madrid

El negocio porno de Torbe: Los chicos pagan 30 euros por sexo y las chicas cobran 10 por recibir eyaculaciones

Exclusiva Torbe
Torbe / Torbe
El productor y director de cine X, Ignacio Allende, conocido como Torbe, ha sido sancionado por montar un rodaje con 50 personas en un local de Madrid con el fin de grabar videos sexuales para su plataforma.Estas personas, si eran hombres, pagaban 30 euros por poder participar en el evento y si eran chicas cobraban diez euros por cada eyaculación que recibieran en su cuerpo. Torbe ha tenido ya más de un problema con la Justicia. En 2016 fue detenido por presuntos delitos de pornografía infantil.

El cierredigital.com ha tenido acceso a la investigación policial abierta al director de cine para adultos, Ignacio Allende Fernández, más conocido con el sobrenombre de ‘Torbe’, tras el intento de una grabación cinematográfica tumultuaria de contenido sexual en un local de un conocido barrio de Madrid. Todo ocurrió el pasado día 14 de octubre en una extensa planta de un edifico de la calle San Romualdo, una cita pública sexual a la que acudieron más de 50 personas.

Todas estas persoanas, aficionadas al sexo, fueron citadas para el rodaje de escenas de cine porno en su especialidad de "Bukkake". Fueron convocadas mediante un panfleto difundido a comienzos del mes de octubre. La policía tuvo conocimiento de este rodaje porno el pasado día 2 de octubre y por eso, ese mismo día 2 de octubre, ya se había personado en las oficinas de la empresa de Ignacio Allende Fernández, más conocido con el sobrenombre de ‘Torbe’, para hacerle saber que de hacerlo infringía la normativa sanitaria, derivada del coronavirus, y que se saltaba lo establecido legalmente. Máximo cuando con el paso de los días se decretó el Estado de Alarma en Madrid, lo que ocurrió el día 9 de octubre.

No obstante, y a pesar de la advertencia policial y de ese Estado de Alarma decretado en la capital de España, el productor de cine para adultos  Ignacio Allende siguió con su convocatoria y lanzó otro planfleto informativo. En el documento que reproducimos, y que obra en poder de la policía, ya se notificaba oficialmente que "el rodaje sería a las 19.30 horas del miercoles 14 de octubre en el local situado en la calle San Romualdo 26 y en la quinta planta".

Folleto del evento recogido por la Policía Nacional.

Ese día 14 de octubre, los agentes de la Brigada Ciudadana de la Policía Nacional llevaron a cabo una operación sorpresa, advertidos de que Torbe seguía con su idea de grabar escenas porno tumultuosas. Todo fue denunciado por un chico contrariado que al parecer había sido eliminado del citado casting.

La Policía Nacional se personó en el lugar de la grabación, en el edificio de la calle de San Romualdo, y se encontró con una escena dantesca, que fue grabada en un vídeo policial al que ha tenido acceso elcierredigital.com.

En él, se ve a decenas de personas masculinas desnudas, algunas con mascarillas, dentro de una amplia sala y todos de pie a la espera de la llegada de las chicas. En una habitación adyacente, permanecían a la espera varias jovenes, también algunas con mascarillas y semidesnudas. Todas ellas estaban sentadas en un sofá a la espera de ser llamadas a la sala para actuar dentro del rodaje porno.

A todos los participantes se les identificó y se les inmovilizó, algunos totalmente desnudos en posición. Las investigaciones policiales determinaron que en ese encuentro las condiciones eran las siguientes: los chicos aceptados, tras el casting, pagaban 30 euros por poder participar en el evento y las chicas cobraban 10 euros por cada eyaculación masculina en su cuerpo, ya que se trataba de rodar y realizar una orgia "Bukkake". Escenas que luego Torbe reproduciría y distribuiría en su conocida plataforma sexual de internet.

Tras observar los reiterados incumplimientos de aviso previo al productor, y tras no cumplir con las medidas sanitarias pertinentes y de confinamiento, los agentes de seguridad levantaron una infracción contra él, aplicando la ley de Seguridad Ciudadana, ya que días antes había sido advertido de no poder realizar este rodaje de cine porno.

La Brigada de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional comprobó que en el interior de esta planta había en torno a medio centenar de personas con intención de realizar y prácticar escenas sexuales diversas, casi todos ellos ya desnudos y preparados. Comprobaron que los responsables no disponían de permisos para llevar a cabo tal actividad, ni que existían medidas de distanciamiento interpersonal. Y tras ser identificados los participantes, se comprobó que no existían menores de edad en el interior del citado local. 

Posteriormente, los agentes desalojaron y precintaron el inmueble, en el que al parecer había hasta colas para entrar, proponiendo para sanción a los tres responsables del local por desobediencia a la Ley de Seguridad Ciudadana ante los graves incumplimientos de las normativas anticovid.

Según lo establecido en la Ley, las sanciones que existen por estas razones presentan un amplio abanico, cuyas cantidades oscilan entre una multa leve de 600 euros a una más grave que puede llegar a los 600.000 euros.

Su paso por prisión en 2016

Esta multa sancionadora significa otro hecho más en el expediente policial del director pornográfico Igancio Allende, conocido como "Torbe". Ya en abril de 2016, el magistrado titular del Juzgado de Instrucción nº 36 de Madrid decretó prisión para él por haber cometido presuntamente los delitos de pornografía infantil, pornografía con fuerza, trata de seres humanos, blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda Pública.

De acuerdo con las investigaciones del caso, Ignacio Allende forzó presuntamente a dos menores de nacionalidad española de 17 años a practicar sexo para grabar las escenas y comercializarlas posteriormente.

Torbe fue señalado por un presunto caso de abuso de menores.

Tal y como informó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, los tres componían una supuesta trama delictiva, en la que Torbe aportaba la infraestructura, mientras que la encarcelaba conseguía las mujeres que eran forzadas a intervenir en las películas de adultos.

En esta operación no solo fue detenido el productor, también fueron arrestados por el suceso otras nueves personas más por estar implicados en la trama. Tres de ellos estaban empleados en la productora del propio Torbe.

Asimismo los agentes de seguridad acusaron a la red, que capitaneaba el director de películas para mayores, de explotar a mujeres ucranianas, que igualmente aparecían en sus grabaciones.

Su paso por la cárcel de Estremera en Madrid solamente duro seis meses. El juez lo puso en libertad en octubre de 2016 tras pagar una fianza de 100.000 euros. Tiempo antes a la salida de prisión de Torbe, el magistrado puso en libertad a sus socios. Entre los tres presuntamente habían creado una trama en la que una de las personas proporcionaba los recursos económicos, el productor se encargaba de la infraestructura y una última, una mujer, buscaba jóvenes dispuestas a dedicarse al porno audiovisual.

Muniain y De Gea exculpados del caso

Recordar que este asunto salió a la luz pública por la presunta implicaron en la red de Torbe de los futbolistas Iker Muniain y David de Gea. Finalmente, se demostró que la involucración de los jugadores era completamente falsa y así lo constató la propia Justicia exculpándoles del caso.

Según informó la revista Interviú “los dos futbolistas no serán siquiera llamados a declarar por el juzgado de instrucción número 29 de Madrid, que lleva el caso, porque ni el juez, ni la Fiscalía ni la Policía ven indicios de delito contra ellos, que no habrían amenazado ni agredido sexualmente a ninguna joven, como apuntaba la declaración de la testigo”.

Los futbolistas Munain y De Egea absueltos en el caso Torbe.

También desde la cárcel el productor, mediante la carta que envió a una famosa actriz, quiso sacar la cara por los futbolistas y defendió su honorabilidad. “Ellos solo querían conocer a las chicas. Ellas eran libres de hacer lo que quisieran con ellos”, aseguraba Torbe en la carta.

Antes de este incidente con la Justicia, según recoge el diario 20 Minutos, en 2012 fue condenado a un año de prisión por estafa, en un caso relacionado con teléfonos de tarificación especial, sentencia que confirmó el supremo en 2013. Y cuatro años antes fue condenado a un año de prisión y 1.500 euros de multa por corrupción de menores.

El Ayuntamiento de Torrelavega y un colectivo de rumanos aludidos por sus comentarios

Incluso los comentarios o las acciones de Torbe han estado bajo lupa. Según refleja el medio de comunicación mencionado anteriormente, en el año 2005, el ayuntamiento de Torrelavega (Cantabria) denunció al director por asegurar en su blog que las mujeres de Torrelavega eran feas.

También por un asunto inapropiado, la Federación de Asociaciones Rumanas en Europa (FADERE) solicitó en 2014 le eliminación de Youtube un videoclip que Torbe había grabado, con una canción sobre los rumanos por "crear la falsa idea de que el grupo de rumanos en España está formado por prostitutas, ladrones y carteristas". 

COMPARTIR: