27 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA FAMILIA DEL SEVILLANO presentó NUMEROSAS DENUNCIAS CUANDO se le perdió LA PISTA EN BILBAO hace 18 años SIN QUE SE HAYA ACTIVADO todavía su BÚSQUEDA

La hija de Antonio Móncayo, que desapareció en 2004, denuncia: "Parece que solo yo quiero encontrarle"

Exclusiva
/ Denuncia
El 17 de abril de 2004 Antonio Móncayo Torrejón desaparecía a los 49 años en Bilbao. Había pasado por una separación y perdió el trabajo, cayó en depresión y decidió abandonar la casa de su hermana, donde se alojaba, para ir a vivir a la calle. Su hija Begoña afirma: "No nos realizan las pruebas de ADN ni activan la búsqueda de mi padre. El 14 de julio fui con los dos certificados de defunción al cuartel de la Guardia Civil de Reinosa para activarla pero siguen sin hacerme caso".

Antonio Móncayo Torrejón desaparecía el pasado 17 de abril de 2004 en Bilbao. El varón de origen sevillano, que entonces tenía 49 años y problemas de depresión, no volvió a ser visto por sus familiares, como denunciaron ante elcierredigital.com. La hija de Antonio, Begoña, nos cuenta que tras la separación su padre vivía con una hermana y que un día se fue a buscar tabaco y estuvo varios días sin aparecer por casa. El día que volvió se enteró de que su mejor amigo había fallecido, acudió a su entierro y desde ese día no se ha vuelto a saber nada de él. 

Begoña ha aportado a elcierredigital.com las denuncias que ha interpuesto para intentar dar con el paradero de su padre. Según prueban los documentos, ha acudido a las dependencias policiales de varias regiones –Vizcaya, Reinosa, Osuna y Bilbao– aunque, según dice, todas ellas sin éxito porque todavía no han realizado las pruebas de ADN a la familia y tampoco han lanzado la orden de búsqueda del desaparecido.

La hija de Antonio se queja: “Me han hecho hacer numerosos trámites que me han llevado mucho tiempo y esfuerzo como para seguir todavía esperando a que me hagan una prueba de ADN, que veo que no llega nunca. Me da mucha pena sentirme tan sola y que sea yo la única que quiere encontrar a mi padre, doy muchas gracias a SOSDesaparecidos porque son ellos los que tratan de ayudarme”.

Según nos explica Begoña, su madre “puso una denuncia de desaparición en 2004, ya que no se sabía nada de él pero nadie le hizo caso. Mis padres en aquel entonces estaban separados y yo vivía en Reinosa con mi madre aunque mantuve el contacto con él. Un día me presenté en Bilbao para ir a verle y ya había desaparecido”.

Certificado de no defunción

Pese a que la hija del desaparecido, Begoña, ha aportado los certificados que verifican la no defunción de Antonio, las fuerzas de seguridad “hacen oídos sordos, parece que no les importa que yo pueda encontrar a mi padre, y yo no puedo más”, explica Begoña.

6C93E184-B299-4654-BEB0-324BB8164DC8

Certificado de no defunción de Antonio Móncayo.

La familia confiaba en que con el paso de los años Antonio apareciese, pero eso nunca ocurrió. En julio de este año, Begoña fue al cuartel de la Guardia Civil y les comentó que su padre había desaparecido y que lo último que se sabía de él es que estaba muy deprimido. Begoña decidió intentar dar con alguna pista sobre el paradero de su padre, así que denunció su desaparición y pidió activar la orden para encontrarle.

“Yo desconocía que había estado en casa de su hermana hasta que activé la denuncia y empecé a contactar con gente. Busqué su nombre y sus apellidos y me enteré de que tenía una denuncia por venta ambulante juguetes, y eso es lo último que he sabido de él. Ahora, he pedido el certificado de defunción en Osuna y en Bilbao para demostrar que él no aparecía como fallecido en ningún lado y de esta forma poder activar su búsqueda y que se admita la denuncia de desaparición. La denuncia de venta ambulante apareció en el BOE, también constaba que no le habían encontrado para notificárselo” explica Begoña.

Begona2

Antonio Móncayo

“El 14 de julio fui con los dos certificados al cuartel de la Guardia Civil de Reinosa para activar la denuncia, se puso en contacto SOSDesaparecidos conmigo para hacer el cartel y me comentaron que habían estado hablando con la Ertaintza de Bilbao para hacerme la prueba de ADN. Me dijeron que me llamarían pero sigo esperando a que lo hagan, se pasan la bola de unos a otros y nadie me hace caso. La Guardia Civil de Reinosa me dice que no me la pueden hacer porque está solicitada en Bilbao y la Ertaintza no me ha llamado” cuenta la hija del desaparecido.

Ante la falta de ayuda por parte de las autoridades Begoña indica, “hablé con la Guardia Civil y me dijeron que como ambos éramos mayores de edad no se podía hacer nada porque igual había desaparecido por su cuenta. He intentado buscarlo por mi cuenta pero es imposible, la Policía tiene muchos más medios que yo, pero no me ayudan. Como fue en el 2004 y ha pasado mucho tiempo han decidido no hacerme caso, pero no se dan cuenta de la angustia que tengo yo de no saber nada de mi padre”.

“Pido por favor que me llamen pronto para hacer la prueba de ADN ya que hace mucho tiempo que ha desaparecido. Las autoridades son los únicos que me pueden echar una mano y espero que lo hagan. Si mi padre lee esto que sepa que le sigo buscando, que no me rindo y que estoy aquí esperándole”, concluye Begoña.

Elcierredigital.com ha contactado con Joaquín Amills, presidente de SOSDesaparecidos, que ha contado que “hace más de catorce años desde que la familia busca a Antonio. Pidieron varias veces la prueba de ADN a la Guardia Civil y a la Ertaintza pero no se la hacen. Sin esta prueba, aunque el hombre haya aparecido muerto es imposible identificarlo ya que no hay información genética”. 

COMPARTIR: