20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El apartado tercero del artículo 56 del título segundo de la CE especifica que “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad"

Juan Carlos I y la Constitución: Los recursos de la Carta Magna para proteger al Monarca

Juan Carlos I sancionando la Constitución de 1978.
Juan Carlos I sancionando la Constitución de 1978.
El artículo 56 del título segundo de la Constitución Española especifica que “La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida en el artículo 64, careciendo de validez sin dicho refrendo, salvo lo dispuesto en el artículo 65.2.”

El apartado tercero del artículo 56 del título segundo de la Constitución Española especifica que “La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida en el artículo 64, careciendo de validez sin dicho refrendo, salvo lo dispuesto en el artículo 65.2.” Lo que significa que, en una Monarquía Parlamentaria, como sucede en nuestro país, los poderes son meramente simbólicos. Con lo que siempre se necesita el refrendo de otro órgano y la figura del rey, como jefe del Estado, ésta protegida.

A raíz de las informaciones que cuestionan la honorabilidad del rey emérito Juan Carlos I, sobre las supuestas comisiones que cobró del proyecto del AVE a la Meca, está en duda la posibilidad de que Juan Carlos de Borbón responda ante un juez sobre estos asuntos.

Las investigaciones sobre la presunta fortuna ilícita en Suiza se inician tras un registro en 2018 en uno de los edificios más céntricos de Ginebra. La Policía Judicial, al cargo del fiscal Yves Bertossa, hallaron la gestora de fondos de quién manejo las cuentas opacas de Suiza de Francisco Correa, uno de los principales imputados de la trama Gürtel.

Bertossa descubrió Zagatka, una fundación en Liehtenstein gestionada por el primo del rey Álvaro de Orleans, y Lucum, una fundación panameña cuyos beneficiaros eran Juan Carlos I Felipe VI. Estos hallazgos dieron fruto a un proceso judicial que se abrió en Suiza y se extrapoló a España por las grabaciones del ex comisario Villarejo con la amiga íntima del rey emérito, Corinna Larsen.

Aquí en España las investigaciones sobre las presuntas irregularidades cometidas por el anterior Jefe del Estado las está llevando la fiscalía del Tribunal Supremo, debido a su condición de aforado, a petición de la Fiscal General del EstadoDolores Delgado.

Como consecuencia del proceso abierto del rey emérito en el Tribunal Supremo se ha debatido mucho sobre la condición de inviolabilidad, que la Carta Magna otorga al ex jefe del Estado, y si esta cuestión le ayuda a eludir cualquier tipo de responsabilidades y por lo tanto, no responder ante la Justicia por estos presuntos delitos.

Pero, ¿La Constitución Española garantiza la protección íntegra del rey y le convierte completamente inmune ante la Justicia?

Guillermo Escobar Roca, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Alcalá

Guillermo Escobar Roca, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Alcalá, resuelve esta cuestión. “La Carta Maga recoge la inviolabilidad del rey como figura del rey y no como persona privada. Con lo cual entiendo que está sujeto al enjuiciamiento como cualquier ciudadano, en lo cual es una interpretación sistemática, en relación con el artículo 24 del Derecho a la Tutela Judicial Efectiva, en la que cualquier ciudadano puede exigir acciones legales contra las acciones del rey y el artículo 9.3 de la responsabilidad de los poderes públicos, donde se incluye a la Corona. Con lo que no se entiende que en un Estado de derecho una persona no pueda ser sujeta a enjuiciamiento”.

Hay que reseñar que en la carta que Juan Carlos le manda a su hijo para comunicarle su decisión de marcharse del país, el propio rey elude al concepto de “actividades de su vida privada”. Por ende, si la Constitución únicamente responde ante el papel de Jefe de Estado y no a las acciones realizadas en la intimidad del rey. ¿Cómo se mantiene el concepto de inviolabilidad como un pasaporte de inmunidad vital?

COMPARTIR: