18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exministro del Interior acaba de ser imputado por la 'Kitchen' por haber liderado presuntamente una operación parapolicial contra Bárcenas

Jorge Fernández Díaz se refugia en Fitero (Navarra) antes de un otoño enfrentado a Pablo Casado

/ Fernández Díaz.
Jorge Fernández Díaz ha regresado en verano al pueblo en el que reside parte de su familia, Fitero (Navarra), para acudir a un evento familiar. El exministro, suspendido de militancia del PP, coge fuerzas tras haber sido imputado por la 'Kitchen' al haber liderado presuntamente una operación parapolicial contra Luis Bárcenas.

Jorge Fernández Díaz no pasa por sus mejores momentos tras haber sido imputado hace unos días por el juez Manuel García Castellón por haber liderado presuntamente una operación parapolicial contra el extesorero del PP Luis Bárcenas.

Esta situación ha llevado al Partido Popular a suspender de militancia al exministro del Interior, que durante casi cuatro décadas estuvo en primera línea política de la formación que lidera Pablo Casado, que le negó la posibilidad de integrarse en la lista de las europeas en 2019 y precipitó su jubilación.

Desde entonces Fernández Díaz, de 71 años, se ha refugiado en sus colaboraciones de prensa; en la religión como miembro destacado del Opus Dei; y en sus seres queridos, ya que este pasado fin de semana acudió a Fitero (Navarra) para participar en una celebración familiar. 

Fitero

En Fitero reside gran parte de la familia de Fernández Díaz, que el pasado fin de semana visitó la localidad ribera para acudir a una celebración familiar y verse con sus amistades. 

De esta pequeña localidad era la madre del exministro, que falleció hace unos años. Y este municipio fue noticia hace unos años porque unos sindicalistas increparon a Jorge en los emblemáticos Baños de Fitero. 

También dio que hablar la decisión de Fernández Díaz de dar luz verde para que se construyera un Cuartel de la Guardia Civil, a pesar de que en la propia Benemérita no eran proclives a ello. 

La Asociación Unificada de Guardias Civiles afirmó desconocer "qué motivos existen para abrir otra vez este cuartel, puede ser que el señor ministro tenga familia en Fitero y amistades, como el alcalde del pueblo, donde veranea todos los años".

Otoño caliente en el plano judicial

El exministro no utiliza sus tribunas en prensa para defenderse después de que el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, le haya imputado tras situarle "en el vértice de la cadena" que ordenó la puesta en marcha de una operación parapolicial contra Luis Bárcenas, que incluía sustraerle documentación que pudiera perjudicar a los intereses de su jefe y protector Mariano Rajoy.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 cree que los mensajes que le envió a su 'número 2', Francisco Martínez, que los llevó ante notario, "son cuanto menos indicios lo suficientemente relevantes como para acordar la apertura del procedimiento" contra el exministro del Interior.

Fernández Díaz. 

El auto señala que Fernández Díaz "con abuso de sus funciones y conocimiento de su ilicitud" instó a su mano derecha a articular una operación "encaminada a la obtención de información y documentación que pudiera estar en el poder del referido Luis Francisco Bárcenas Gutiérrez, con el fin de sustraer dicho material de la autoridad judicial en la investigación" que se llevaba a cabo en el marco de 'los papeles de Bárcenas'.

Los mensajes son indicios de que Fernández Díaz conocía que Sergio Ríos, exchófer de Bárcenas e informante de la 'Kitchen', iba a ser un elemento clave en la guerra sucia contra el extesorero. Ríos, exportero de un burdel, se habría embolsado 50.000 euros por hacer de 'topo' contra su exjefe y habría conseguido facilidades para hacerse con una plaza de Policía con 40 años.

En esta operación, también están procesados José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño, que según el magistrado buscaban "poder obtener algún tipo de beneficio personal; extorsionando o presionando con la misma a cargos públicos o responsables del Ministerio del Interior, o bien simplemente con la finalidad de preservar sus respectivos cargos en la cúpula policial y la impunidad en las actividades ilícitas que, presuntamente, venían desarrollando de forma paralela".

COMPARTIR: