05 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es una táctica de su abogado para alargar el plazo de comparecencia y poder solicitar su puesta en libertad inmediata porque ya han pasado dos años

El excomisario Villajero deberá esperar hasta el jueves para ver si se prorroga su prisión preventiva en Estremera

El excomisario Villarejo.
El excomisario Villarejo.
El juez del caso Villarejo, Manuel García Castellón, decidió ayer cambiar la vista oral donde va a decidir la prórroga de la prisión del excomisario, al próximo jueves, después de que el excomisario haya alegado estar enfermo, de baja en su celda, para no acudir este martes a la cita con el juez por videoconferencia, donde se decidirá la prórroga de su prisión preventiva, que según la Ley, puede alargarse otros dos años.

El 5 de noviembre el excomisario Villarejo cumplirá dos años en prisión preventiva por el caso Tándem. El juez había fijado inicialmente para el día 30 de octubre esta vista donde, supuestamente, se decidirá la prórroga de la prisión preventiva, pero decidió adelantarla al martes 22 de octubre.

García Castellón accedió a celebrar este acto por videoconferencia desde la prisión de Estremera, donde se encuentra internado Villarejo, ante los problemas de salud alegados por el abogado del excomisario, Antonio José García Cabrera. Se da la circunstancia de que cuando Villarejo sale de prisión se le dispara la presión arterial y los médicos de la cárcel han aconsejado que no salga de la cárcel si no es estrictamente necesario.

El jueves, una vez celebrada la vista para la prórroga de prisión, el juez le tomará también declaración como imputado en la pieza Land, en la que se investiga un encargo al excomisario de la hija primogénita del fallecido fundador de la urbanización La Finca dentro de la disputa familiar por la herencia de la familia García Cereceda.

Esa declaración había sido fijada previamente para el día 23 de octubre, pero finalmente García Castellón ha decidido aprovechar la videoconferencia acordada para la vista de la prórroga de la prisión para practicar también ese mismo día la toma de declaración en la causa Land.

El excomisario José Manuel Villarejo.

Villarejo ingresó en prisión el 5 de noviembre de 2017 tras permanecer detenido durante tres días antes en el marco de la operación Tándem, por lo que esta medida cautelar debe ser revisada al cumplir el primer plazo de dos años en preventiva y que la ley permite alargar otros dos años como máximo, de acuerdo con el artículo 504 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Antes de que se celebrara este trámite, Villarejo planteó un incidente de recusación para conseguir apartar de la instrucción del llamado caso Tándem al juez García Castellón, alegando dudas sobre su imparcialidad en relación a la custodia de unas grabaciones. El magistrado acordó finalmente, con el visto bueno de la Fiscalía Anticorrupción, rechazar el incidente de recusación y, además de observar una "inexactitud de los hechos que se presentan como fundamento de la recusación" -la ocultación de unas grabaciones que le fueron intervenidas cuando fue detenido-, consideró que esos mismo hechos serían precedentes "al momento de la recusación" con lo que estaría presentada fuera de plazo.

 

La acusación popular que ejerce Podemos solicitará que se prorrogue la situación de prisión provisional atendiendo a la gravedad de los delitos que se le imputan -organización criminal, extorsión, cohecho, blanqueo, revelación de secretos y contra la Hacienda, entre otros- y por entender que concurre elevado riesgo de fuga, reiteración delictiva y destrucción de pruebas.

Esta tesis la ha mantenido tanto el instructor como la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en estos dos años, cuando el comisario ha solicitado una docena de veces su puesta en libertad incluso mediante el artículo 100.2 del Código Penal que permitiría, por ejemplo, un arresto domiciliario con medidas telemáticas, sin que se atendieran sus pretensiones.

En todas estas ocasiones, la Fiscalía se ha mostrado contraria a la puesta en libertad del comisario, argumentando que la gravedad de los delitos que se le imputan y el horizonte de penas que afrontaría por ellos justifican mantenerle en prisión, sumado al hecho de que sigue aflorando patrimonio oculto en el extranjero, que parte de la documentación digital que se le intervino no ha sido aún desencriptada y podría interferir para destruirla.

Su abogado, Antonio José García, remitió el pasado jueves un escrito al juzgado en el que reclama que se suspenda la vista por el estado de salud de su cliente. Considera que sufre un "notorio deterioro" por sus problemas de tensión arterial alta de los últimos meses, donde afirma que en estos momentos se encuentra dado de baja en se celda por decisión de los servicios médicos penitenciarios. El tratamiento médico tampoco está teniendo efecto. Por este motivo, al menos, solicitó que se celebrase esta vista por videoconferencia.

Pineda se persona como afectado

El magistrado Juan Manuel García-Castellón ha admiitido la personación de Luis Pineda como acusación particular en la pieza separada en la que se investigan los supuestos encargos que el BBVA hizo al comisario jubilado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva, para espiar a empresarios, políticos y periodistas.

El Juzgado Central 6 de la Audiencia Nacional afirma, en un auto que tiene fecha del 4 de marzo aunque se ha conocido ahora, que a Luis Pineda se le deber tener "por personado como acusación particular". De esta manera, el juez instructor reconoce así la condición de perjudicado del fundador de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), que ha mantenido pleitos contra productos comercializados por el BBVA, como las cláusulas suelo, bajo la presidencia de Francisco González.

COMPARTIR: