15 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La agrupación Círculo de Amigos de Bruno Gröning utilizará espacios de la Iglesia "si priorizar la responsabilidad con los enfermos”

Una secta que promete ‘curaciones milagrosas’ organiza “conferencias médicas” en centros católicos de España

El Cierre Digital en
/ Una secta que promete ‘curaciones mágicas’ organiza “conferencias médicas” en España.
La secta del Círculo de Amigos de Bruno Gröning organizará este mes de abril “conferencias médicas” a lo largo de España. Algunas de ellas tendrán lugar en centros pertenecientes a la Iglesia católica. Para el experto en sectas Luis Santamaría, es “inaceptable” que “dentro de la Iglesia católica haya entidades que pongan el beneficio económico por delante de la responsabilidad social”. El lema de la secta, “no existe lo incurable”, supone un peligro para los enfermos, según expertos consultados.

El Escorial, Madrid, Zaragoza, Barcelona y Murcia. Esos son los lugares que el Círculo de Amigos de Bruno Gröning ­—clasificado como secta por una Comisión del Bundestag alemán en 1998— ha elegido para dar sus “conferencias médicas” cuyo lema es “no existe lo incurable”. Los lugares escogidos para dar estas charlas están relacionados en algunos casos con otras sectas como la secta Moon —de la que ya os hablamos en elcierredigital.com, que ha cedido el Centro Cultural Ronda de Barcelona para que tengan lugar. En otros casos, han sido entidades católicas las encargadas de ceder los espacios.

La noticia, difundida por la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) a través del portal InfoCatólica. Elcierredigital.com ha contactado con el miembro de la RIES Luis Santamaría, alerta que le parece “inaceptable” el hecho de que estas conferencias tengan lugar en espacios católicos y que “desde dentro de la Iglesia católica haya entidades que no pongan por delante la responsabilidad social y, sobre todo, la responsabilidad con los enfermos y las personas vulnerables”.

Estos dos espacios pertenecientes a la Iglesia Católica, como alertan desde el citado medio, son la Casa San José, perteneciente a la congregación de los Sagrados Corazones, que se ubica en El Escorial; y Alberg Pere Tarrés, propiedad de la Fundación Pere Tarrés de Barcelona. En el caso de El Escorial, la conferencia tendrá lugar el domingo 23 de abril a las 16.00 y en Barcelona tres días después, el miércoles 26 de abril a las 19.00 horas.

¿Qué es el Círculo de Amigos de Bruno Gröning?

El motivo por el que para los expertos estas conferencias suponen un peligro es el origen del Círculo de Amigos de Bruno Gröning y su propósito. Según un artículo del propio Luis Santamaría en el portal Aleteia, todo comenzó en 1949 en Alemania. Bruno Gröning, cuyo verdadero nombre era Bruno Gronkowski, presuntamente y de manera milagrosa, curó a un niño con el que los médicos habían perdido la esperanza.

Imagen de Bruno Gröning y el lema de su Círculo de Amigos.

Esta curación desencadenó una ola de presuntas curaciones en masa que eran realizadas por Gröning. Para sus adeptos, el alemán era una persona con “dones superiores” que le fueron “otorgados espiritualmente”. Gröning fundó la Asociación para la Promoción de los Fundamentos Naturales y Mentales para la Vida Espiritual que fue el germen de otras asociaciones. La más activa, la que fundó Grete Häusler en 1979: el Círculo de Amigos de Bruno Gröning. La mujer afirmó que había sido sanada por el propio Gröning.

Esta asociación tiene en la actualidad una presencia considerable en España, con centros repartidos en unas 14 localidades de España y su sede central en Valls (Tarragona).

Los peligros del Círculo de Amigos de Bruno Gröning

Que esta secta prometa las ya mencionadas “curaciones milagrosas” supone, para muchos expertos, un peligro. Una de ellas, la fisioterapeuta Ángeles Muñoz, que ha enviado una carta a las entidades que permitirán que tengan lugar estas “conferencias médicas” para detenerlas. Según Muñoz, estas charlas “no tienen nada de inofensivo”.

Muñoz, que también es paciente de oncología debido a un tumor que le diagnosticaron hace veinte años, expresa a elcierredigital.com su malestar con respecto a estas charlas y los peligros que podrían suponer. “Sé lo que se pasa por la cabeza de una persona en mi misma situación porque lo revivo. El miedo es libre y es muy difícil brear con la incertidumbre”, comenta.

“En algunos tumores los tratamientos son muy agresivos y de eso se valen estos embaucadores, de crear falsas esperanzas para coger a gente vulnerable en sus garras y sacar beneficio de ello”, añade en una conversación con elcierredigital.com. Muñoz, además, afirma que “ningún centro católico, ni el centro asturiano en Madrid o una escuela de música debería dar cancha a esta gente”.

Bruno Gröning con personas que acudían a curarse.

En la carta que ha remitido a los centros, además, alerta que esta secta “capta gente vulnerable en giras que hace periódicamente” y que, como dato significativo, se debería tener en cuenta que “el tal Bruno Gröning, que predicaba que lo incurable no existía, no pudo aplicarse a sí lo que él mismo predicaba y falleció a los 52 años por un cáncer de estómago”.

Según Santamaría, dentro de la secta, decir que su “sanador” falleció debido a un cáncer es algo que “no les gusta decir, ya que restaría valor al supuesto poder milagroso del personaje”.

Pacientes que podrían dejar sus tratamientos

El profesor de Radiología y Medicina Física en la Facultad de Medicina de Albacete, Alberto Nájera López, también publicó en el medio Diario Sanitario hace unos años el peligro que suponen este tipo de sectas y charlas que prometen “la curación de lo incurable”.

“Los médicos saben que la Medicina no lo cura todo. Se entrenan para ganar batallas, conscientes de que perderán la guerra pues, la gente, al final, tendremos que morir. Prometer la curación de lo incurable, ofrecer una falsa esperanza, aprovecharse del dolor y de la desesperación de quien ha sido diagnosticado de una enfermedad aterradora que no tendrá más que un terrible desenlace, es miserable”, sentencia.

Para Ángeles Muñoz, además, este tipo de charlas pueden suponer que personas que acudan con “una esclerosis múltiple, un tumor o una ELA que le acaben de diagnosticar, alguien vulnerable que busca esperanza, aparezca por allí y puede acabar dejando su tratamiento y encima en manos de una secta”. Esto, tal y como continúa en la carta que ha remitido a las entidades que alojarán el evento, podría alejar “de un tratamiento eficaz” a los pacientes y “cuando eso ocurre se puede producir lo que se llama pérdida de la oportunidad terapéutica y entonces ya no hay vuelta atrás”.

COMPARTIR: