27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El expresidente de CEIM, investigado en el caso de las tarjetas 'black', tendría las franquicias en el barrio madrileño de Salamanca principalmente

Arturo Fernández es el propietario de varios supermercados DÍA del oligarca ruso Mikhail Fridman

Exclusiva Establecimiento Día, Arturo Fernández y Mikhail Fridman.
Establecimiento Día, Arturo Fernández y Mikhail Fridman.
Mikhail Fridman, dueño de la cadena de supermercados DÍA, ha tenido que dimitir de su cargo y, actualmente, tiene todas sus cuentas congeladas como consecuencia de la guerra iniciada por Rusia contra Ucrania. Esta situación puede afectar a su marca, que ya atravesaba una crisis. El exconsejero de Bankia, e imputado por el caso de las tarjetas 'black', Arturo Fernández posee varias franquicias de esta cadena alimentaria en Madrid, según ha podido conocer en exclusiva 'elcierredigital.com'.

Las sanciones por la guerra iniciada por Rusia contra Ucrania han afectado gravemente a los oligarcas rusos asentados en España. Uno de ellos ha sido Mikhail Fridman, el dueño de los supermercados Día, que ha confesado a CBS News que tiene todas sus cuentas bloqueadas. Aunque lo ha negado, la Unión Europea señala la relación del empresario con el “círculo íntimo de Putin”, algo que no favorece a la cadena de supermercados. Según ha podido conocer elcierredigital.com de fuentes cercanas a la negociación, Arturo Fernández, imputado por el caso de las tarjetas 'black' de Bankia, "adquirió hace meses la franquicia de varios establecimientos de la cadena DÍA en el barrio madrileño de Salamanca, principalmente".

Fridman, nacido en Ucrania, se mostró en contra de la guerra iniciada por Putin en febrero, pidiendo detener “el derramamiento de sangre” y afirmando que “la guerra nunca puede ser la respuesta”, según declaró a los empleados del grupo LetterOne. Sin embargo, sus presuntos vínculos con el mandatario ruso y su falta de críticas hacia este han conseguido que el oligarca no pueda retirar dinero de sus cuentas bancarias.

Esta situación, unida a la dimisión del empresario debido al veto de la Unión Europea y a la crisis que ya enfrentaba la cadena de supermercados (que ha cerrado casi 600 establecimientos en tres años), podría afectar a los negocios de la firma, algunos de los cuales pertenecen al exconsejero de Bankia y expresidente de los empresarios madrileños.

Arturo Fernández, exconsejero de Bankia y dueño de supermercados

Nacido en 1945 en Madrid, Arturo Fernández Álvarez se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense. Además, realizó un máster en la Universidad de Boston de Business Administration. Estos estudios hicieron que el madrileño se hiciera cargo, con tan solo 17 años, del Grupo Arturo, empresa fundada por su abuelo que se dedicaba al sector servicios. Desde hoteles hasta restaurantes pasando por locales de ocio, se convirtió en una de las grandes compañías españolas desde el año 1898.

Club de tiro Cantoblanco.

Sin embargo, Fernández también ha sido conocido por los cargos de presidente del CEIM (Confederación Empresarial de Madrid) y de la Cámara de Comercio e Industria de Madrid, por el de vicepresidente de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) y por el de consejero de Bankia.

El empresario, además, recibió la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo y fue condecorado como Caballero de la Legión de Honor de la República Francesa.

Fernández también ha dedicado parte de su trayectoria profesional a causas sociales, como la del Club de Empresarios del Proyecto Stela, una sociedad que promueve la integración de las personas que sufren Síndrome de Down en las compañías. Además, ha sido un vínculo entre estas y las universidades, al ser presidente de la Fundación Universidad Empresa que vela por la integración laboral de los estudiantes de universidades madrileñas.

Absuelto del caso de la salida a bolsa de Bankia

Como consejero de Bankia, el empresario sufrió un gran revés judicial al ser imputado por el conocido caso de las tarjetas 'black' de la antigua Caja Madrid. Fernández gastó, presuntamente, un total de 38.776 euros entre los años 2010 y 2012 con una de estas tarjetas, lo que provocó que se le pidiera un año y medio de prisión.

Finalmente, Fernández fue condenado a seis meses de prisión, según la Audiencia Nacional, se considera empresario que en su vida profesional distingue perfectamente en su ámbito lo que es una tarjeta corporativa y una personal.

El caso de las tarjetas black salió a la luz en octubre de 2014, y denunció el uso de tarjetas de empresa por consejeros y altos cargos de Bankia con las que pagaban gastos personales. Un total de 65 personas fueron acusadas de un gasto de unos 15 millones de euros. Entre ellos, Rodrigo Rato, exvicepresidente económico del gobierno de Aznar.

Rodrigo Rato.

Otro de los casos en los que estuvo implicado fue el de la salida a bolsa de Bankia, por el que la entidad financiera, en un plazo de dos meses, pasó de tener un beneficio de millones a pérdidas de miles de millones. En 2020, después de años de juicios, la Audiencia Nacional le absolvió a él y a otros 33 implicados en este caso. Una victoria agridulce porque, según confesó Fernández al periódico Ok diario, tuvo que dimitir de siete cargos, entre los que se encontraban los de presidente de la CEOE, la CEIM, Empresarios de Europa y la Cámara de Comercio, así como el de consejero de Bankia. “Tuve que dejar todos por esto”, confesó al diario.

Pese a todo, su situación afectó mucho más al Grupo Arturo. El empresario admitió que perdió negociaciones y “200 millones de euros aproximadamente”. La situación se volvió tan insostenible que tuvo que pedir un concurso de acreedores para la empresa e hipotecar su casa para poder sacar adelante a la compañía.

Dos de las instalaciones de su empresa que consiguió mantener fueron el restaurante que tiene en la Plaza de los Delfines de Madrid y Club de Tiro de Cantoblanco. Fundado en 1898 por su abuelo, fue uno de los lugares más emblemáticos de Madrid, donde se reunían reyes y empresarios. En el año 2021, Fernández inició un desembolso de dos millones de euros para modernizar el restaurante de las instalaciones. Desde hace meses adquirió varias franquicias de la cadena de supermercados Día, propiedad del oligarca ruso Mikhail Fridman, en un nuevo negocio en la ciudad de Madrid, donde cuenta con importantes amigos.

COMPARTIR: