21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es una familia ‘’muy agresiva’’ y los dos hijos, Antonio y Sebastián, son los que más denuncias suman por amenazas y tráfico de drogas

Los Tarabito, el peligroso clan delictivo cordobés que tiene amedrentada a toda su comarca y a la Guardia Civil

La Guardia Civil detiene a uno de Los Tarabito.
La Guardia Civil detiene a uno de Los Tarabito.
El clan está asentado en la localidad de Bujalance (Córdoba) y tiene sobre sí varias denuncias por amenazas a agentes de la Guardia Civil. Es una familia formada por un matrimonio con cuatro hijos, a los que se les atribuye también tráfico de drogas.

En Bujalance (Córdoba) habita uno de los clanes más peligrosos que hay en Andalucía, Los Tarabito. El clan está formado por el padre, Tomás León, la madre y los cuatro hijos: Sebastián, Antonio, Tomas y Luis, de entre 35 y 42 años.

Desde la Guardia Civil aseguran que las amenazas son constantes. Todo ello empezó con una operación antidroga en el mismo Bujalance. Los agentes sufren amenazas, acoso y hasta un intento de agresión con un hacha. Tras ello se encuentran Los Tarabito, a los que se les atribuye tráfico de drogas. ‘’Hoy no llegas vivo a casa, la carretera del Carpio cuando te vayas a ser tu tumba’’, explica uno de los agentes.

Por su parte, la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) sacó un comunicado para defender a los guardias civiles. En él, la Asociación afirma que ‘’el mismo individuo que el pasado mes de diciembre se presentaba con un hacha en el cuartel’’, volvió a las dependencias del Instituto Armado en Bujalance el pasado martes para amenazar a uno a de sus agentes.

‘’Hoy te espero cuando salgas, quince tiros te voy a pegar con la pistola que tengo; si no te cojo a ti lo haré a tu mujer y me la follo, pero hoy no llegas vivo a casa, ven a la barriada o a mi casa que te espero, a ver si pasas otra vez que será la última’’, le habría dicho el miembro del clan al guardia civil, según AEGC.

Además, la Asociación relata que los hechos ocurrieron ‘’en presencia de menores’’. En concreto, de ‘’los hijos del delincuente’’. Las amenazas del miembro de Los Tarabito llegaron porque la Guardia Civil había requisado el vehículo de su mujer por tráfico de drogas.

Aumento de las amenazas

Todo empezó a raíz de la operación antidroga de Bujalance y desde entonces las amenazas han ido aumentando. De tal manera, que uno de los pertenecientes del clan fue arrestado en diciembre por presentarse en las dependencias de la Guardia Civil con un hacha y en actitud amenazante.

‘’Desde AEGC solicitamos que se ponga fin a esta impunidad con la que actúan estos peligrosos delincuentes que entran por una puerta del juzgado detenidos y salen en libertad por otra creyéndose intocables’’, señala la asociación.


La Guardia Civil.

Los agentes de la Benemérita piden a la dirección del cuerpo que ‘’se ponga de acuerdo con el Ministerio de Justicia’’ para que toda amenaza a los efectivos ‘’sea considerada atentado a la autoridad’’.

Un clan muy agresivo

Sebastián y Antonio podrían ser los más problemáticos. El primero tiene varias denuncias por violencia de género, por circular sin carné de conducir, por drogas y por blanqueo de capitales, entre otras. Antonio, tiene denuncias similares más orden de alejamiento. Por estos hechos, los dos hijos estuvieron en prisión de mayo a noviembre en 2018.

La AEGC ha explicado a La Razón que sobre ellos pesan entre ‘’10 y 15 denuncias reciente’’, ya que si ‘’por ejemplo se les para por no llevar el cinturón, empiezan a amenazar’’.

De hecho, en una ocasión el yerno de Sebastián, que ahora vive en una casa de los miembros del clan, tuvo un accidente con el coche en 2015 y ‘’nada más salir del coche se puso a insultar y a amenazar a dos agentes con que les iban a rajar de arriba a abajo y a colgar de un olivo y que quedaban avisados’’. En otra ocasión, Antonio siguió a dos agentes que habían terminado su servicio, tal y como quedó grabado en las cámaras de vídeo.

Otra vez se dedicaron a agredirles con piedras a unos guardias civiles cuando estos intentaban llevar a cabo la detención de una persona, siendo esta de otro clan. El problema de aquello es que la Benemérita actuó en lo que se denomina como ‘’su territorio’’.

Desde la AEGC concretan que no saben cómo uno de los hijos de los Tarabito, Sebastián, está en libertad mientras se encuentra pendiente de un juicio. Por ello, la alerta sobre este clan va en aumento porque las denuncias no son falsas, ya que algún guardia civil podría sufrir en sus carnes la ira de los Tarabito.

COMPARTIR: