04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cardenal alemán Gerard Müller criticó al Papa en la Universidad CEU junto a prelados ultraconservadores con la excusa de homenajear a Benedicto XVI

Escándalo religioso: Los cardenales contrarios a Francisco eligen su 'antipapa'

El Cierre Digital en Gerard Müller.
Gerard Müller. / El cardenal alemán se ha convertido en la cara visible de los críticos con el Papa Francisco.
Madrid se convirtió el último fin de semana de octubre en sede de una especie de cónclave de cardenales críticos con la línea del Papa Francisco en el Vaticano. Rodeado de prelados españoles ultraconservadores se ha confirmado como cabeza de los críticos con el Pontífice el cárdenal alemán Gerard Müller. Un homenaje a Benedicto XVI era la excusa para la reunión que tuvo lugar en el San Pablo CEU.

El CEU San Pablo de Madrid fue escenario sorprendente de una especie de cónclave de cardenales contrarios al Papa Francisco, del que ha salido ungido como 'Antipapa' el cardenal Gerhard Müller, el alemán que lleva años enarbolando la antorcha contra el Pontífice.

La reunión, que tuvo lugar entre el 26 y el 27 de octubre, tenía la intención de ser un homenaje al Papa Benedicto XVI, que cumplió su 95 aniversario el pasado mes de abril. Müller estuvo rodeado por la plana mayor de la iglesia escorada a la derecha del padre en España.

Ahí estuvo Juan Antonio Reig, obispo de Madrid-Alcalá. Reig es especialmente conocido por sus opiniones homófobas, siendo defensor de las terapias de conversión sexual. Tampoco faltó José Ignacio Munilla, obispo de Orihuela-Alicante y vinculado por algunos medios de comunicación a la aplicación de las citadas terapias. Completaba la terna Antonio María Rouco Varela, el que fuera el hombre con más poder en la Iglesia española y que perdió gran parte del favor de la Santa Sede tras la llegada de Jorge Bergoglio al Vaticano. 

Antonio María Rouco Varela. 

Las jornadas estaban organizadas por la Asociación Católica de Propagandistas (fundadora del CEU), Fundatio Christiana Virtus (alemana) y la Asociación de Teología Eclesiástica. Un posicionamiento por parte del CEU que ha sorprendido e incluso, según ha podido saber elcierredigital.com, ha molestado a algunos miembros del San Pablo CEU. 

Mensajes contra Roma 

Müller en sus intervenciones en Madrid fue directo en sus críticas a la postura del Papa Francisco en algunos asuntos. "La Iglesia no es un programa para establecer una sociedad liberal capitalista o social-comunista, ni para crear un nuevo orden mundial en 2030", aseguró en una clara alusión a una de las etiquetas que persiguen al Papa que lo sitúan en la órbita progresista.

Según el cardenal alemán, el origen de la actual situación de la Iglesia hay que buscarlo en el Concilio Vaticano II al que calificó como "la chispa para la ruptura de la Iglesia". "Estas iglesias secularizadas, ellos se llaman modernos pero son secularizadas, se han transformado en salas de concierto, discotecas, museos… Es el símbolo de que uno ha renunciado a la Iglesia, cuando deja que la estructura se deteriore, y se convierte la catequesis en programas de adoctrinamiento con la locura de la ideología de género", afirmó sobre las consecuencia del Concilio que clausuró Pablo VI. "La Iglesia no puede ofrecer una supraestructura religiosa sin contenido a los estados pluralistas", añadió. 

También hubo recado para la legislación española que ha aumentado derechos sociales en clara referencia a leyes como la del matrimonio igualitario. "Hoy nuestras leyes están en lo contrario a Dios. Las leyes tienen que proteger el matrimonio y la familia, cosa que no está pasando en España. No hay ningún respaldo a la familia y al matrimonio, es un síntoma de una sociedad enferma", expresó en el 'cónclave' conservador. 

Müller fue uno de los hombres más cercanos a Benedicto XVI, llegando a ser Prefecto para la Doctrina de la Fe (la antigua Inquisición) durante el pontificado de Ratzinger. Un puesto del que fue relevado por Francisco a su llegada al trono de San Pedro. Desde entonces, Müller ha sido el más crítico abiertamente, no sólo con las decisiones papales sino con la propia figura del Pontífice, al que ha llegado a definir como hereje. 

Papa Francisco. 

Ahora Müller ha hecho fuerza con los cardenales más conservadores de España.  Estos prelados han sido los más críticos con el cambio en la orientación de la Conferencia Episcopal Española con la llegada a su presidencia del Cardenal Juan José Omella, más del agrado del Papa Francisco y cuyo acceso a la presidencia de la CEE estuvo jalonado de guerras sucias y una campaña de desprestigio como contamos en Elcierredigital.com

Un grupo crítico con los cambios del Papa Francisco en la Iglesia. Unas reformas rápidas con las que muchos intuyen que el Papa, de 87 años, sabe que el tiempo juega en su contra entre rumores sobre su salud y una posible abdicación de la que ya la prensa italiana habla abiertamente. 

COMPARTIR: