15 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El canario José Santana fue durante una etapa uno de los entrenadores de boxeo más reconocidos del país y el Tribunal considera que abusó de 4 menores

La vida de "Kid Telde": Todo sobre el exboxeador absuelto de abusos sexuales por prescripción

El exboxeador Kid Telde, rodeado por la prensa.
El exboxeador Kid Telde, rodeado por la prensa.
Tras ser condenado a casi 35 años de prisión por abusos y agresiones sexuales a menores, el exboxeador José Santana, alias Kid Telde, ha salido absuelto. Con vistas al pasado, recopilamos la vida, carrera y condena mediática, que no judicial, del que se convirtió en uno de los entrenadores más importantes de toda España antes de acabar encarcelado y juzgado en Gran Canaria. Ahora la Audiencia Provincial ha tenido que absolverlo por haber prescrito los abusos sexuales de los que fue acusado.

José (Youseff tras convertirse al Islam) Santana, alias Kid Telde, ha tenido una trayectoria sinuosa. Brillante por momentos, el exboxeador canario llegó a consolidarse como uno de los entrenadores más conocidos de toda España, instruyendo a pupilos que, a día de hoy, son conocidos mundialmente. Sin embargo, la cara oscura le llegó cuando fue detenido por cuatro abusos sexuales y una agresión sexual a un menor.

El diario Canarias 7 recoge levemente los que fueron los inicios del deportista. Nacido en 1960, empezó a entrenar y competir con tan solo 16 años. Un ‘hobby’ que intercaló con su trabajo como instalador eléctrico industrial en el Ayuntamiento del municipio grancanario de Telde. Una carrera deportiva que curiosamente, llegaría a su punto álgido con su cese del boxeo, momento en el que Santana se convertiría en entrenador.

Kid Telde era también, de hecho, el nombre de su propia escuela de boxeo, localizada en el pabellón Juan Carlos Hernánez, en Jinámar (Gran Canaria), abierta ya en 1995. Allí pasaría sus días, dando forma a talentosos boxeadores de entre los que destaca, por ejemplo, Pedro Octavio Miranda Rosales, medallista internacional e “hijo deportivo” de su primer y único entrenador, José Santana.

Pero el periplo del conocido exboxeador se acabaría topando con algunos obstáculos, una serie de conflictos que empeñarían su camino y acabarían por llevarle a prisión. En 2013, acaba siendo detenido provisionalmente debido a un presunto delito de abusos sexuales que, 7 años después, vuelve  a ser información de actualidad tras su absolución.

Los principios del Caso Kid

Atrás quedaron los motivos que le ayudaron a triunfar como entrenador, como sus relaciones familiares con políticos vinculados al Ayuntamiento en el que trabajaba u otras amistades que haría tras aquellas paredes corporativas.

La hemeroteca del portal Teldeactualidad almacena información que testifica la existencia de un Pleno, en 2003, en el que le permitieron el incumplimiento de su horario laboral por razón de sus “obligaciones deportivas”. Esto le permitiría pasar años en los que, según recogen, cobraba sin tener que trabajar.

Entonces llegó 2013, y con él aterrizaron una serie de denuncias de abusos y agresiones sexuales que enfrentaban a Kid Telde a sus propios alumnos. Hasta cinco jóvenes menores de edad que fueron pupilos de Santana, vecinos de la zona en Jinámar (Gran Canaria), clamaron que fueron víctimas de abusos sexuales entre 1999 y 2004. Kid es arrestado provisionalmente por el Juzgado de Instrucción 2 de Telde y obligado a prestar declaración.

El ex púgil, Kid Telde.

Encerrado en la Cárcel Salto del Negro (Gran Canaria) con 52 años, José Santana contó con el apoyo de sus amigos y familiares. Junto al exentrenador, todos negaban lo acontecido, e incluso se hablaba de una supuesta “mano negra” que buscaba desfavorecerle. “Él ha manifestado que no ha cometido ningún abuso sexual”, declaraba entonces su abogado, Antonio Reyes.

Según los hechos probados, el acusado se ganaba la confianza de sus alumnos y los invitaba a dormir en su casa, donde ocurrieron los tres delitos de abuso sexual y el de agresión sexual. Esos días también dejaron tras de sí alguna curiosa anécdota, como la del matrimonio de Kid. Aunque estaba en prisión, tuvo la oportunidad de abandonarla durante unas horas para formalizar con su pareja marroquí, Khadija Bem Dalhcen, su casamiento civil. Unos momentos que contrastan con los 35 años de condena que acabaría pidiendo la Fiscalía para el exboxeador.

35 años de condena de los que es absuelto

Siete años después, el caso de Youseff Santana vuelve a ondear. Tras tantos años a disposición judicial, la Fiscalía acabó pidiendo el pasado mes casi 35 años de prisión para el acusado. Al respecto, el Ministerio Fiscal alegó que “con total desprecio por la indemnidad sexual de varios menores, con pleno conocimiento y aprovechándose de ser una figura referente para ellos y de ejercer un papel de cuidador, realizó múltiples actos contra la libertad sexual de ellos con la finalidad de satisfacer sus deseos. Hasta el punto de convertir estas acciones en una forma de vida”.

Unas semanas más tarde, concretamente el pasado miércoles, 9 de diciembre, Kid Telde presenciaría un "milagro". La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas absolvió al famoso deportista de los cuatro delitos de abuso sexual, uno de ellos con penetración, al considerar que habían prescrito, según la sentencia publicada el mismo día.

Se consideraron probados los abusos cometidos por el entrenador a sus cuatro víctimas, alumnos de "Kid Telde", que no fueron las únicas, pues también ya habían prescrito otros delitos similares que sufrieron más menores que se entrenaron en el gimnasio del entonces boxeador José Santana. El Ministerio Fiscal, durante el juicio celebrado contra Youssef, llegó a señalar que algunas de sus víctimas se suicidaron.

La Audiencia entiende que cuando los hechos fueron denunciados, en el año 2013, los plazos de prescripción ya habían corrido, al tratarse de delitos que prescriben a los cinco años (los de abuso) y a los 10 años (el de agresión), según un comunicado remitido por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) en base a lo establecido en el Artículo 131.1 del Código Penal.

COMPARTIR: