25 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El fiscal propone que Daniel de Frutos, tesorero, y Rocío Val, gerente, sean citados a declarar el próximo 14 de julio por administración desleal

La Fiscalía investiga a altos cargos de Podemos por el 'caso de la niñera' de Irene Montero: El ascenso de Teresa Arévalo

María Teresa Arévalo en una imagen de 2016./ La Tribuna de Albacete.
María Teresa Arévalo en una imagen de 2016./ La Tribuna de Albacete.
La fama de Teresa Arévalo Caraballo comenzó en realidad cuando la abogada de Podemos, Mónica Carmona, envió un informe al juez del "caso Neurona" denunciando que el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero usaban a Arévalo, alto cargo en el ministerio de Igualdad, como niñera. Y que además, pagaban sus servicios de dinero procedente de fondos públicos. Esta es su historia.

La Fiscalía de Madrid ha pedido al juzgado que investiga el 'caso de la niñera' de Irene Montero que impute al tesorero de Podemos, Daniel de Frutos, y a la gerente de la formación, Rocío Val.

Hasta ahora, Frutos y Val tenían la condición de testigos en esta causa, en la que se examina el uso como niñera de la exdiputada de Podemos Teresa Arévalo a cuenta de los fondos del partido por parte de la ministra de Igualdad, que llegó a nombrar a Arévalo asesora de su departamento. Los hechos podrían suponer un delito electoral o de administración desleal, según la calificación del Ministerio Público.

La fiscal propone, además, al juzgado 46 de Madrid que convoque a Frutos y Val el próximo 14 de julio, el mismo día que está citada la 'niñera' como investigada.

La fulgurante carrera de Teresa Arévalo

Teresa Arévalo Carballo pasó de presentarse en 2011 en la lista municipal de Izquierda Unida en Miguelturra, su pueblo de Ciudad Real, y no salir elegida, a ocupar un puesto de personal eventual en 2019 dentro de la función pública, con un nivel 30, el más alto en la administración, y un sueldo de 51.946 euros brutos anuales, al que ha accedido sin tener carrera universitaria ni realizar oposición alguna. Nombrada a dedo, naturalmente como personal de confianza, por la ministra de Igualdad Irene Montero. 

María Teresa Arévalo Caraballo nació en Ciudad Real el 27 de octubre de 1980, tiene por tanto 40 años y fue asistente parlamentaria de Podemos-En Comú y Podem-En Marea durante la XI Legislatura. No tiene experiencia laboral reconocida en la empresa pública ni privada. Ahora, además, forma parte del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, el máximo órgano del partido "morado", en el que se encuentran nombres como Pablo Echenique o Isabel Serra entre otros.

Buceando en la historia de Teresa Arévalo se llega hasta Miguelturra, un pequeño pueblo de Ciudad Real, tradicional fuero socialista, donde vivía junto a su hermana Azucena, dos años menor que ella, en un pequeño piso de la calle Carnaval. Azucena sigue allí, tiene 38 años y se convirtió en trabajadora autónoma dedicada al comercio al por mayor de productos alimenticios, bebidas y tabaco.

Allí, en Miguelturra, María Teresa estudió en el IES Campo de Criptana. Luego realizó las pruebas de acceso a la Universidad y fue a Madrid a estudiar Ciencias Políticas, una carrera que no terminó "debido a la situación precaria, que nos afecta a tantos en este país, me obligó a volver al pueblo. Desde mi adolescencia participé de manera puntual en movilizaciones estudiantiles, pero no es hasta mi llegada a la Facultad de Ciencias Políticas de la Complutense cuando comienzo a implicarme activamente en la militancia política y en los movimientos sociales. Mi activismo político siempre ha tenido como objetivo luchar por una sociedad más justa y con oportunidades para todos. Para mí la política es el instrumento con el que hacer y pensar esa vida mejor para la ciudadanía. Además, esa implicación en la política me permitió conocer a los que ya nunca han dejado de ser mis compañeros y compañeras, con los que aprendí que solo las alternativas colectivas y compartidas pueden cambiar las vidas de la gente", escribe ella misma en su propia biografía publicada por la formación morada.

Teresa Arévalo en el Congreso.

Arévalo fue diputada en el Congreso de los Diputados por Albacete entre el 14 de julio de 2016 y el 21 de mayo de 2019. En su primera declaración de bienes, que todavía puede verse en la página de Transparencia de Podemos constaba que en 2015 tenía solo 3,36 euros en una cuenta corriente de ING y un coche de segunda mano, un Renault Laguna 2.2 que costaba 1.500 euros.

Un año más tarde, ya convertida en diputada, y en la única declaración de bienes disponible presentada el 5 de octubre de 2017 aseguraba haber percibido 28.918,69 euros en rentas durante 2016 y haber tributado en concepto de IRPF 4.538,84 euros. La cuenta de ING en 2016 ya llegaba a 3.120,49 euros en ING y había pedido un préstamo al Banco Castilla-La Mancha en 2011 por 40.000 euros de los cuales quedaban sin pagar 33.000 euros.

Arévalo Caraballo fue diputada hasta 2019, cuando se celebraron las elecciones generales del 28-A. En 2016, la candidatura llamada Unidos Podemos logró 45 diputados en la Cámara Baja y ella, un asiento en el hemiciclo. Sin embargo, en los comicios de 2019, los 'morados' sufrieron una caída muy significativa, perdiendo siete escaños, hasta quedarse con 35, y quedando relegados a cuarta fuerza, por detrás de Vox. Entonces, Arévalo Caraballo perdió su acta.

En ese momento, concretamente el 21 de mayo de 2019, María Teresa dejó de ser diputada de la formación, pero ese mismo año nació la hija menor del vicepresidente y la ministra de Igualdad, en agosto de 2019. Sin embargo, en enero de 2019, Irene Montero ya la había nombrado jefa de su gabinete cuando aún era diputada. Con la entrada de Podemos en el Gobierno en 2020, la ministra la convirtió en jefa de gabinete adjunta, con el sueldo ya citado. Además, fue colocada al frente de la Secretaría de de Políticas de Cuidados y entró directamente en la Ejecutiva, algo que no sentó bien a ciertos sectores de la formación.

COMPARTIR: