26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL EXPERTO EN SECTAS LUIS SANTAMARÍA EXPLICA QUE "LOS CHAMANES USABAN ESTUPEFACIENTES NATURALES DE ORIGEN AMAZÓNICO QUE PUEDEN LLEVAR A LA MUERTE"

Cae una secta neochamánica en Asturias: "Facilitaban drogas a los adeptos como terapia contra sus traumas"

El Cierre Digital en Detención de miembros de una secta neochamánica en Langreo (Asturias).
Detención de miembros de una secta neochamánica en Langreo (Asturias).
La Policía detuvo el 30 de septiembre a cuatro integrantes de una secta neochamánica que organizaba ceremonias con estupefacientes por toda España a las que solían acudir menores. Entre los detenidos se encontraba el líder del grupo, de nacionalidad sueca y residente en Venezuela. Los rituales, dirigidos de forma mesiánica por el cabeza de la secta, perseguían fines espirituales y sanadores. El experto en sectas Luis Santamaría explica las peculiaridades de este grupo disuelto.

El 30 de septiembre la Policía Nacional detenía a cuatro personas en el concejo de Langreo, Asturias, debido a su presunta participación en delitos de pertenencia a grupo criminal y contra la salud pública. Estas cuatro personas eran integrantes de una secta neochamánica que organizaba ceremonias con estupefacientes a las que solían acudir menores. Entre los detenidos se encontraba el líder del grupo, de nacionalidad sueca y con lugar de residencia en Venezuela. Tras pasar a disposición judicial, todos los arrestados quedaron en libertad con la excepción del ‘sueco’, el único que sigue investigado al encontrarse en su poder sustancias psicoactivas.

El líder de esta secta celebraba ritos con narcóticos por toda España y en presencia de menores de edad. En los registros se incautaron drogas como el yopo, hojas de coca, la ayahuasca o el rapé. También se intervinieron 5.000 euros en metálico, diversos billetes en divisa extranjera y utensilios para la preparación y el consumo de yopo. 

Con finalidades espirituales y sanadoras esta secta realizaba rituales dirigidos de forma mesiánica en base a las ‘capacidades superiores’ de su líder espiritual, denominado chamán. Durante las ceremonias se suministraban sustancias psicoactivas de manera ilegal y con fines lucrativos. 

Cae una secta neochamánica en Langreo: los miembros se drogaban en las  ceremonias en presencia de menores

Momento de la operación policial contra una secta en Asturias.

Este grupo usaba como base de sus creencias el neochamanismo, fusionado con costumbres ancestrales místicas, alineadas con prácticas premonitorias y considerando el yopo una "medicina ancestral". El chamán del grupo se valía de estas sustancias psicoactivas para promover la captación y el control de los participantes en las ceremonias. En un primer instante se solicitaba el pago de estas sustancias y posteriormente se administraban, siendo la venta de las drogas la forma de financiación de las actividades del líder espiritual y su familia.

El empleo de estas sustancias psicoactivas era utilizado, en algunos casos, como terapia sustitutiva de la medicina convencional, lo que facilitaba la manipulación mental y situaba a los consumidores en una situación de mayor vulnerabilidad ante sus dolencias.

El boom de las sectas neochamánicas

 

Elcierredigital.com ha contactado con Luis Santamaría, experto en sectas, que explica: “Se trata de un chamán que va por libre, no pertenece a ninguno de los grupos más conocidos que trabajan en este campo. En los últimos años está existiendo un boom de estas prácticas neochamánicas, que consisten en la toma de elementos del chamanismo  tradicional. En el caso de España los más comunes son los de origen latinoamericano, en concreto, amazónico. Una de las corrientes del neochamanismo es la relacionada con el consumo de estupefacientes de origen natural vegetal y animal. En este caso, en concreto, lo peor es la presencia de menores que pueden verse muy influidos en sus vidas por estas experiencias”.

Santamaría aclara que “estas sustancias se vienen usando desde hace mucho por parte de pueblos indígenas con un sentido espiritual muy concreto bajo la dirección de los chamanes. Actualmente, el neochamanismo se erige por maestros espirituales y gurús que venden estas sustancias a los miembros de la secta con un propósito que va entre lo psicológico y lo espiritual. Se suele vender como una terapia útil para la solución de traumas y problemas. El consumo de estas sustancias puede provocar problemas psiquiátricos y fisiológicos, y en algunos casos puede llevar a la muerte, como ya hemos visto”.

“Con el uso de estas sustancias hay un fuerte componente lucrativo, ya que se están haciendo negocios millonarios. Los chamanes cobran por el servicio y las reuniones a los miembros, por lo tanto hacen negocio de todo ello y se aprovechan del vacío legal que hay en torno a estas sustancias para librarse de la acción policial y judicial. Todo ello conlleva un peligro sectario, ya que lo más habitual es que se de en un contexto de dinámicas de grupo fuertes de captación y manipulación, propias de las sectas. Personas con enfermedades muy serias acuden a estas prácticas porque se les promete una sanación”, concluye Luis Santamaría.

COMPARTIR: