19 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los timadores reproducen una grabación para que la víctima no cuelgue mientras le aplican una desorbitada tarifa internacional

Wangiri, la estafa telefónica que condena a pagar tres euros por minuto si se devuelve la llamada

Conviene extremar la precaución con las llamadas internacionales.
Conviene extremar la precaución con las llamadas internacionales.
Wangiri es una estafa que consiste en recaudar una tarifa internacional a causa de incitar a la víctima a devolver una llamada perdida. Llaman de otros países, dejando únicamente que suene un tono de espera, para luego cortar de inmediato y aguardar a que el usuario les telefonee. La Policía Nacional aconseja comprobar si el número que ha llamado es internacional y, en ese caso, nunca devolverla. Recomienda no fiarse incluso si el teléfono parece fiable.

Los usuarios tienen que extremar cada vez más la precaución a la hora de usar el teléfono móvil. Cada día surgen numerosas prácticas ilegales que juegan con el desconocimiento o la buena fe de los ciudadanos para ocasionarles un sablazo en su factura telefónica. Una de las más habituales, y dolorosas para el bolsillo, es la técnica wangiri, una estafa que continúa cobrándose víctimas mediante números internacionales. La Policía Nacional ha alertado sobre este timo.

La palabra proviene del japonés y significa ‘llamada y corte’, una traducción que representa a la perfección la metodología de esta estafa. Los timadores realizan una llamada telefónica muy corta, normalmente de solo un tono de espera, para después colgar. El objetivo es que le aparezca a la víctima en su registro de llamadas perdidas, para incitar al usuario a devolverla. Si la persona muerde el anzuelo, llamará al número de los delincuentes y, desde ese teléfono, comenzará a emitirse una grabación. Esta solo busca que corra el tiempo, pues mientras la víctima no cuelgue se le estará aplicando una desorbitada tarifa internacional premium que puede oscilar sobre los tres euros por minuto.

Precisamente, esta estafa se caracteriza por llamar desde números internacionales. La Policía Nacional informa de que la mayoría de estos teléfonos poseen códigos de países extranjeros, como Albania, Papúa Nueva Guinea, Japón, Bélgica o África. También se han dado muchos casos en los que el teléfono tiene numeración de Estados Unidos, aunque realmente la llamada provenga de otro Estado, como alertó el año pasado la Comisión Federal de Comunicaciones, agencia perteneciente al país norteamericano.

Consejos de la policía nacional

Para tratar de evitar caer en esta estafa, la Policía Nacional ha lanzado varios consejos a los usuarios. El primero es el más básico e importante: si nos encontramos en nuestro móvil con una llamada perdida de un número que no conocemos y que parece proceder del extranjero, la mejor opción es no cogerlo. En el caso de que nos veamos abocados a llamar a un número desconocido, ya sea porque esperamos una llamada importante de la que no conocemos el teléfono o cualquier otro motivo, debemos verificar si el código es internacional, con las consecuencias que eso puede acarrear a nuestra factura.

Además, el Cuerpo Nacional de Policía también recomienda tener cuidado siempre, incluso cuando el número parece auténtico. En este sentido, y si no hacemos llamadas internacionales nunca, recuerda que tenemos la opción de pedirle a nuestro operador telefónico que bloquee las llamadas provenientes del extranjero de nuestra línea. Se trata de una opción más drástica, pero que nos puede evitar más de un disgusto.

Prácticas no condenadas por la ley pero inmorales

Aunque esta estafa es completamente ilegal, existen otras prácticas que no llegan a vulnerar la ley, pero en las que la ética brilla por su ausencia. Es el caso de empresas que cobran cinco céntimos por segundo por poner al usuario en contacto con el teléfono de atención al cliente de su compañía telefónica o de la Seguridad Social, entre otros. La Dirección General de Telecomunicaciones y Ordenación de los Servicios de Comunicación audiovisual señaló en una demanda presentada que no es competente para sancionar estas acciones.

Se trata de empresas que ofrecen un servicio que, en teoría, pretende facilitar la vida a los usuarios. A través de un determinado número, mostrado en grande, garantiza al consumidor ponerle en contacto con la administración pública o con su operador telefónico. Debajo de dicho número aparece, de manera discreta y en letras pequeñas, un mensaje que informa de la tarifa por llamar, con precios que pueden encarecer la factura de forma desorbitada.

El portal Tu experto Móvil alerta de otros teléfonos similares que emplean esta práctica y que cobran tarificaciones adicionales. Son el 11828, 11827, 11887, 11816, 11822, 11889, 11865, 11844, 11892, 11870, 11843, 11834 y el 11842. Además, muchos consumidores han denunciado en páginas como Información 118AB o Lista Spam que ni siquiera han llamado a estos números y les han cobrado igualmente, poniéndolo en conocimiento de su operador.

 

COMPARTIR: